21 de octubre de 2021, 19:38:57
Nacional


La incidencia se aproxima a los 100 casos tras un fin de semana con 7.804 contagios y 103 fallecidos

Por Diariocrítico


La incidencia encadena otro fin de semana de descenso y baja a 116 casos, tras sumar 7.804 nuevos contagios y 103 fallecidos desde el pasado viernes. Estos datos consolidan la evolución favorable de la pandemia en la etapa final de la quinta ola, y si bien no se descartan nuevas olas, el Ministerio de Sanidad espera que no tengan el impacto de las anteriores, gracias a la vacunación.

La incidencia acumulada ha bajado 15 puntos durante el fin de semana y se sitúa en 116 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra que se enmarca en el nivel de riesgo medio de transmisión. El Ministerio de Sanidad ha comunicado 7.804 nuevos casos y 103 fallecidos, de forma que el balance registrado desde el inicio de la pandemia asciende a 4.915.265 contagios y 85.393 muertos.

La mejora de la situación es generalizada y todas las regiones, salvo las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, presentan tasas inferiores a los 200 casos. Ya son tres las regiones que han dejado atrás el centenar de casos, Asturias muestra el mejor dato de incidencia en este momento, con 42 casos, seguida de Canarias, con 80, y la Comunidad Valenciana, 83. Además, Andalucía, Castilla y León y Galicia rozan el umbral de los 100 casos.

La evolución favorable de la incidencia ha permitido que baje la ocupación hospitalaria de forma notable en todo el país. En este momento, son 4.652 los ingresados, de los 1.172 se encuentran en UCI. Con estos datos, la ocupación es inferior al 4% en camas convencionales y al 13% en camas de UCI. En lo que respecta a las UCI, la situación sigue siendo preocupante en Madrid y Cataluña, con ocupaciones en torno al 24% y al 22% respectivamente, así como en Aragón, Baleares, Navarra, La Rioja y Melilla, donde supera el 15%.

La evolución de la quinta ola

El 1 de julio, la incidencia apenas superaba los 100 casos, debido al impacto de la vacunación y las restricciones, pero con el inicio de las vacaciones de verano y la expansión de la variante delta, esta tasa comenzó a dispararse. A mediados, la incidencia superó los 400 y 500 contagios por cada 100.000 habitantes, y entre los jóvenes de 12 a 29 años alcanzó tasas superiores a 1.000. Y en la última semana del séptimo mes, la incidencia alcanzó el pico máximo de la quinta ola, con más de 700 casos.

Desde principios de agosto, la incidencia comenzó a caer, pero a mediados de ese mes repuntó la cifra diaria de fallecidos, y comenzaron a sucederse semanas con más de un centenar, e incluso en alguna jornada dos centenares, de muertes al día. Además, se produjo en ese momento un incremento de la ocupación hospitalaria, que en algunas comunidades ascendió al 40% en las UCI. El fin de agosto trajo consigo el inicio de la senda descendente en los indicadores de fallecidos y presión asistencial, que han comenzado a notarse en la segunda semana de septiembre.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com