2 de diciembre de 2021, 11:45:52
Economía

Sebastián Molina


Manuel Morales Olivera



Manuel Morales Olivera ha sido recientemente posesionado como Presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Es el tercer presidente de YPFB en lo que va de la gestión de Evo Morales.

Los anteriores fueron:

Jorge Alvarado - Renunció luego de denuncias de corrupción de las cuales se defendió con el alegato de que "fueron errores administrativo, pero no delitos". Hoy es encargado de negocios de Bolivia en Venezuela.

  • Juan Carlos Ortíz - Se trataba de un presidente de YPFB de lujo. Renunció por presiones de dentro del M.A.S. que no lo dejaron hacer su trabajo. Manoseo político e incomprensión del gobierno fueron las razones que dió a la prensa.
  • Manuel Morales Olivera no es profesional en el rubro petrolifero, no cumple los requisitos mínimos de dicho cargo, pero al gobierno no le importa. Igual dirigirá la empresa pública de mayor facturación y manejo de fondos del Estado Boliviano.

Su designación viola el artículo 24 del estatuto de YPFB que estipula que el presidente de dicha institución debe tener 10 años como mínimo de experiencia en el sector petrolero.

El gobierno ya ha anunciado que elaborará un decreto para legalizar dicha ilegalidad; el vocero del gobierno Alex Contreras alega que como todos los miembros del gobierno "son gente nueva", ningúno podría ser presidente de YPFB con las actuales normas. También dice que "dichos reglamentos y estatutos son neoliberales", ergo, no deben respetarse y/o atacarse.

La razón que da el gobierno para justificar la ilegalidad de su designación, es que el ciudadano en cuestión viene de una familia de luchadores sociales (?). Su padre era diputado nacional por el M.A.S. y es uno de los principales colaboradores del presidente Evo Morales. Su hermana (sorpresa, sorpresa) es Presidenta de la Aduana Nacional, la segunda mayor entidad en materia de manejo de recursos del Estado Boliviano, luego de YPFB.

Las críticas no se han hecho esperar ante lo flagrante de esta ilegalidad. Con el cambio de Juan Carlos Ortíz por Morales Olivera, algunos analistas han preveído que de un YPFB técnico y moderno, como se iba perfilando bajo la batuta del primero, devenga un YPFB peguista, manejado a la vieja usanza, como un mero botín político. Ojalá estén equivocados.


Hay cientos de profesionales bolivianos capacitados para dicho cargo, sin duda, inclusive dentro del M.A.S.. Pero al gobierno no le importa.


Desde un militante de la izquierda democrática, con firmeza y los principios bien claros -no con cálculo, ni gambeta política de coyuntura-, van estas palabras.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com