www.diariocritico.com

La mayoría de medios y analistas entienden así su designación

Un Papa que renovará la Iglesia, piensan casi todos: así se presenta el papado de Francisco I

Un Papa que renovará la Iglesia, piensan casi todos: así se presenta el papado de Francisco I

El Papa debutante o el primer Papa en casi todo: Francisco I es el primer pontífice con ese nombre, primer argentino e incluso primer latinoamericano en convertirse en el centro de la Iglesia Católica. También ha sido el primer jesuita en llegar a este importante puesto religioso a nivel mundial, por lo cual ha conseguido mover una corriente opinión bastante favorable que piensa que Bergoglio renovará por dentro la Iglesia católica.

- Editorial: Un tal Bergoglio
- Por primera vez, la Iglesia la liderará un latinoamericano
- Los discursos más controvertidos del nuevo Papa (vídeos)
- Vea la agenda del nuevo Papa Francisco I

El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, jesuita de 76 años, será el sucesor de Benedicto XVI y afrontará duros retos, como los documentos turbios de 'Vatileaks', la financiación del Vaticano y distintas cuestiones pendientes de renovación de la religión católica. El hasta ahora arzobispo de Buenos Aires se convierte en el primer Papa latinoamericano y en el primer miembro de la Compañía de Jesús al frente de la Iglesia Católica, según destacan todos la prensa mundial, lo cual puede abrir una nueva era en el Vaticano, sobre todo porque para elegirle a él se han pensado todo este tipo de condicionantes que le rodean.

En la prensa nacional, EL PAÍS se atreve a augurar cambios y dice en su titular de apertura que "la elección del jesuita argentino Bergoglio augura un giro en la Iglesia". Según este diario, el nuevo Pontífice se llamará "como el santo de los pobres" y tiene "un perfil ortodoxo en lo doctrinal y flexible en las cuestiones sociales". Además, EL PAÍS se refiere a los "retos de gigante" que deberá afrontar "un Papa distinto".

"Jesuita y argentino" son los rasgos que EL MUNDO destaca del nuevo Pontífice en su titular principal. En páginas interiores, señala que "el objetivo" del Papa Francisco será "hacer limpieza en una Iglesia sacudida por los escándalos". "Argentino y jesuita" son también las palabras utilizadas por EL PERIÓDICO en su titular. Asimismo, este diario refleja que "el primer Papa no europeo hereda el gran reto de reformar la Iglesia".

Para LA RAZÓN, la elección del nuevo Pontífice merece el siguiente titular: "Papa Francisco: Un hombre humilde que reza en español". Por su parte, ABC saluda al nuevo Papa con un "Bienvenido Francisco I". Este diario también le define como un "Papa humilde" encargado de "la nueva evangelización". LA VANGUARDIA destaca que se trata del Papa del "nuevo mundo".


Editoriales de la prensa

Importantes son también los editoriales de la prensa de hoy. El país sostiene que "La elección de un Papa dialogante y no europeo puede señalar el cambio que necesita la iglesia". Y sostiene que "tales novedades pueden interpretarse como el mensaje de renovación que tantos esperan para la Iglesia católica". Además de la apertura territorial, "al nuevo Gobierno vaticano le va a resultar difícil ignorar la fuerza innovadora de la curia americana, que en los días previos al cónclave ha reclamado protagonismo y aboga por la apertura hacia nuevos planteamientos". El perfil de Bergoglio "es lo suficientemente moderado y está suficientemente apartado de las intrigas vaticanas como para poder emprender ese camino". "La sencillez y el estilo directo de su primer saludo anoche dan idea de un talante distinto". "Nadie esperaría un papa revolucionario, pero las credenciales de Francisco I de hombre recto y dialogante, unidas a su condición de jesuita, pueden ser una baza decisiva para la evolución requerida".

En el Mundo también creen en la renovación: "Un Papa fuera de los moldes para renovar la iglesia", dice en el titular su editorial. Y añade: "Desde luego, Bergoglio no era el preferido por la Curia ni los cardenales italianos. Todo indica que el bloque latinoamericano, cada vez más influyente en la Iglesia católica, ha logrado sacar adelante a su candidato, probablemente con apoyo anglosajón". La manera con la que Francisco se presentó ante el balcón vaticano "marca una importante ruptura con sus predecesores". Bergoglio puede dar algunos pasos a los que no se atrevió Benedicto XVI, que al final de su mandato lanzó abiertos mensajes de repudio a algunas actitudes de la Curia. El nombramiento de un jesuita no deja de ser una revolución interna en la Iglesia. "Jesuita y argentino, una gran sorpresa".

En ABC insisten: "Un Papa para la nueva evangelización". Bergoglio, ya Francisco I, "representa el nuevo rostro de la Iglesia católica, que tiene en Iberoamérica cerca de la mitad de los creyentes". Su trayectoria es intachable al frente de la Diócesis de Buenos Aires y se le atribuyen una austeridad de vida y una moderación de formas que fueron bien visibles cuando se asomó al balcón del Vaticano para saludar a las decenas de miles de fieles que lo aclamaban. Se intuye que impondrá una nueva forma de ver a la Iglesia católica, más servicial y humilde. Su labor pastoral en Argentina lo avala en el conocimiento de los problemas sociales, por los que siempre ha expresado una intensa preocupación. El nuevo papa es la expresión de la universalidad de la Iglesia católica, que ha superado el eurocentrismo para impulsar decididamente la evangelización, propósito reiterado en la primera intervención de Francisco I. Alejado de la Curia vaticana y sin relación alguna con los escándalos de abusos sexuales que han golpeado a la Iglesia en otras partes del mundo, Francisco I se presenta con la independencia necesaria para abordar la política reformista que habrá de implantar en aspectos sustanciales de la vida eclesial y vaticana. "No es un 'progresista' en el sentido que esperan algunos sectores de opinión, pero tampoco un inmovilista".

Desde La Razón, "Un Papa que reza en español". "Con la elección del primer Pontífice hispanoamericano, el peso de la Iglesia que reza en español, casi el 42% del orbe católico, se ve justamente reconocido. Significa también que el eje medular de la Iglesia católica se desplaza desde la cansada y debilitada Europa hacia la joven y emergente Iberoamérica, en la que cabe incluir a la comunidad hispana en Estados Unidos, que ya supera los 50 millones. Otra de las tradiciones que rompe la elección de Bergoglio es la de ser jesuita, con lo que "se envía un mensaje de equilibrio al resto de órdenes religiosas. "También rompe moldes el nuevo Papa al elegir el nombre de Francisco, un claro homenaje a los franciscanos y un bello gesto de quien, siendo jesuita, quiere abrazar por igual a otra de las grandes órdenes religiosas. "La vuelta a los carismas de más honda raigambre en la historia del catolicismo es un dato nada desdeñable". No hay que soslayar la dimensión humana y profundamente espiritual del papa Bergoglio, que por otra parte nunca se ha callado ante el poder político. Los adjetivos 'conservador' o 'progresista' no cuadran con su forma de ser y de pensar, porque su ejemplo evangélico y su insobornable compromiso con la dignidad y la dimensión espiritual de las personas están muy por encima de las etiquetas ideológicas".


Lea también:
- El Papa Francisco I: por primera vez, la Iglesia la liderará un latinoamericano
- El nuevo Papa argentino llega con polémica: Videla; matrimonio homosexual, aborto...
- Las Madres de Plaza de Mayo acusaron a Bergoglio de darles la espalda
- ¿A qué se enfrentará el nuevo Papa? Escándalos de pederastia, 'Vatileaks'...
¿A qué se enfrentará el nuevo Papa? Escándalos de pederastia, 'Vatileaks'...

¿A qué se enfrentará el nuevo Papa? Escándalos de pederastia, 'Vatileaks'...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.