Nacional

Los ultras de 'Hogar Social Madrid' se atrincheran en su sede y evitan el desalojo policial

Viernes 09 de febrero de 2018


Victoria para los ultraderechistas del grupo 'Hogar Social Madrid', que con su atrincheramiento en su sede ilegal y okupada en el centro de Madrid han evitado el desalojo policial, esperado para la mañana de este viernes.

Este grupo de extrema derecha tomó en abril de 2017 la antigua sede de Banco Madrid, en plena zona del corazón financiero de la capital, en las inmediaciones de la plaza de Colón y en el comienzo del Paseo de la Castellana. La comisión judicial tomó la decisión de aplazar el desalojo para evitar una batalla campal entre agentes de policía y miembros y simpatizantes de este grupo de radicales. Los ultras se concentraron desde antes de la hora programada para el desalojo, tomaron la zona de la plaza y también subieron al tejado del pequeño edificio para reivindicar su posición.

'Hogar Social Madrid' colocó dos grandes pancartas a ambos lados del edificio. Una de ellas enumeraba ejemplos de la sociedad española que denunciaba de manera populista y bajo su ideología: "Corrupción, Prioridad a inmigrantes, familias sin casa, precariedad laboral, islamismo radical y pensionistas pobres". En el otro lado simplemente su otra pancarta ponía: "Culpables de defenderte".

En total, había una cadena humana alrededor de la puerta de la sede conformada por unas 60 personas, aparentemente todos adultos, ataviados con enseñas nacionales y banderas. Intencionalmente evitaron cualquier simbología nazi, franquista o falangista para evitar sanciones o ser reprobados por ello. Algunos de ellos optaron por pasamontañas para ocultar su rostro.

El hecho de que estos ultras se salieran con la suya ha generado una gran indignación entre la sociedad, sobre todo entre colectivos progresistas, que critican que sea fácil desalojar a familias de sus casas por la fuerza, así como a colectivos okupas en instalaciones usadas para la cultura popular, mientras que ha sido descartado el uso de la fuerza para actuar contra estos militantes de extrema derecha.

La antigua sede de Banco Madrid está situada en la plaza Margaret Thatcher, en las inmediaciones de Colón, un lugar recurrente para los que abrazan la simbología ultranacionalista por la presencia de la enorme bandera de España que luce en la plaza de Colón, colocada durante el Gobierno de Aznar en 2001, siendo la bandera española más grande del mundo.

TEMAS RELACIONADOS: