www.diariocritico.com
La reforma sanitaria que anunció De Guindos

La reforma sanitaria que anunció De Guindos

lunes 09 de abril de 2012, 09:25h
Después de que Luis de Guindos sorprendiera, en declaraciones a la prensa alemana, con el anuncio de próximas reformas en Sanidad y Educación -se supone que recortes en el gasto en estos capítulos  básicamente autonómicos-, que habían quedado "olvidados" en la relación de las reformas pendientes anunciado por Rajoy, hay desazón e incertidumbre sobre lo que significarán esas modificaciones "guindianas". Para no quedar en evidencia, el otro "superministro", Montoro, ha intervenido también sobre las reformas que cabe esperar en el ámbito autonómico:  'Las autonomías van a cumplir el déficit sí o sí... En un caso extremo, añadió Montoro,  una delegación (del Gobierno central, se supone), irá allí para hacer una gestión directa'". Y ha apuntado a la que sospecha que podría ser la autonomía ·"díscola": Andalucía no tiene margen para ser radical en términos presupuestarios... tendrán que hacer una gestión impecable'. Vamos a lanzar un plan contra el fraude durísimo, porque se va a limitar por primera vez el uso de efectivo'... Por su parte, el PP ha asegurado que los "ajustes" en materia sanitaria-autonómica serán en gastos "improductivos e innecesarios" y no en recortes de los servicios que se prestan. Ésa ha sido la respuesta del responsable de Sanidad y Asuntos Sociales del PP, José Ignacio Echániz, consejero castellano manchego, quien ha dicho en rueda de prensa que los ciudadanos pueden estar "tranquilos", y ha rechazado los augurios de los partidos de izquierda que pronostican un recorte en las prestaciones sanitarias o la implantación de medidas que incluyan el copago en la sanidad. "No va haber recortes, sí ajustes porque hay margen para ello", ha subrayado el dirigente 'popular' en declaraciones en rueda de prensa y a varias emisoras de radio, tras señalar que existe un "profundo problema" para financiar la sanidad, que ha atribuido a la "herencia" de más de 15.000 millones de euros de deuda a los proveedores que ha dejado el PSOE. El dirigente del PP ha explicado que prepara un cambio del modelo sanitario porque considera que es insostenible el actual, por el elevado nivel de déficit que arrastra. Donde el Gobierno ve reforma, el PSOE ve recorte de prestaciones. Echániz insistió en que los ciudadanos pueden estar "tranquilos" porque no va haber recortes en los servicios que se prestan, sino "ajustes" en gastos "improductivos e innecesarios". El primer punto de esa reforma será la igualación de la cartera de servicios que prestan las comunidades autónomas. Esa igualación se producirá eliminando algunas de las prestaciones, lo que para el PSOE supone un claro recorte, por más que el Gobierno eluda esa palabra. Por eso, la secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, aseguró ayer que los socialistas defenderán "hasta el final" los derechos públicos sanitarios. "Es de los servicios públicos más valorados por la ciudadanía y con mayor solidez y calidad", aseguró la exministra de Sanidad y Exteriores. "No va haber recortes, sí ajustes porque hay márgenes para el ajuste. Hay márgenes de eficiencia que, bien resueltos, generan holguras para hacer las cosas mejor", afirmó, en cambio, el dirigente del PP. El también consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha ha insistido en que la difícil situación de la sanidad se debe a las deudas del pasado y a los 5,3 millones de parados de "herencia" que han dejado los ocho años de Gobierno socialista, y ha recordado que la sanidad se financia con los impuestos de los trabajadores y que la situación actual de desempleo, de la que ha culpado a José Luis Rodríguez Zapatero y a Alfredo Pérez Rubalcaba, han puesto en una situación "complicada" a la sanidad desde el punto de vista de la sostenibilidad. Sin embargo, Echániz ha evitado aclarar si el Gobierno tiene intención de implantar el copago sanitario, al señalar que es algo que se tiene que discutir entre las comunidades autónomas. Para preservar el sistema actual, que ha definido como la "joya de la corona" envidiada por muchos países, es necesario hacer ajustes en el presupuesto y eliminar "gastos improductivos e innecesarios", sobre todo en este momento de crisis económica. El responsable de Sanidad del PP ha puesto como ejemplo las duplicidades que existen en el ámbito sanitario y determinadas cuestiones que se pagaban y que, en un momento de crisis, hay que dejar "temporalmente" de financiarlas hasta que el país vuelva a tener capacidad financiera para ello. Pese a ello, ha enviado un mensaje de "tranquilidad" a la población, toda vez que "ahora hay un Gobierno serio" que quiere "revertir" la situación y que peleará para que siga habiendo un sistema sanitario que funcione, "en esencia, exactamente igual los próximos 30 ó 40 años". Echániz ha incidido en que la creación de empleo que persigue la reforma laboral de Mariano Rajoy permitirá financiar mejor la sanidad gracias a la previsión de aumento de los ingresos de las arcas públicas. Y ha dado algunas pistas de por dónde puede ir parte de la reforma en sanidad: impulsar la capacidad de financiación para ahorrar costes, mejorar la organización y una cartera única de prestaciones. Las reformas, según subrayó, "pueden tocarlo todo".
 
De manera que, con toda probabilidad, esta batalla llegará esta semana al Congreso, ya que el PSOE tiene previsto introducir en la sesión de control al Gobierno preguntas sobre los próximos recortes planteados y anticipados por el ministro Luis de Guindos.. También se centrarán en la amnistía fiscal, apoyados por el resto de partidos de la izquierda parlamentaria. El jueves, además, el pleno del Congreso rechazará las enmiendas de totalidad a la reforma del mercado laboral. En principio, el PP no tiene previsto admitir más que sus propias enmiendas y, en todo caso, negociar el apoyo de CiU, ya que los nacionalistas catalanes respaldan el contenido básico de la norma que provocó una huelga general el pasado 29 de marzo. El miércoles, el PSOE hará presente en la Cámara el rechazo social a la reforma con la pregunta del líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el pleno: "¿Va a iniciar el diálogo social sobre la reforma laboral?".
 
Y mientras tanto, la nube negra de una eventual intervención de España no termina de disolverse. Es lo que quita el sueño a Rajoy, como antes lo quitó a Zapatero.

Lea también:
- España arranca una nueva semana de infarto: ¿nos darán su confianza los mercados?
- Educación y Sanidad, los dos nuevos campos de batalla: ¿hasta dónde llegarán los recortes?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios