www.diariocritico.com
Ouka Leele denuncia las violaciones del Congo

Ouka Leele denuncia las violaciones del Congo

martes 29 de abril de 2014, 13:34h
Ouka Leele, nombre artístico de Bárbara Allende, es una grandísima artista -fotógrafa, pintora y poeta - que nos brinda, a través de su exposición ¿Puorquoi? ('¿Por qué?'), la oportunidad de conocer la salvaje violencia ejercida contra la mujer en el Congo: 160 mujeres son violadas cada semana. La muestra estará abierta al público en Madrid en el Círculo de Bellas Artes hasta el 18 de mayo. Con esta exposición, Ouka Leele pretende concienciarnos de la terrible guerra que tantos estragos está causando desde 1996 en este país.
Aunque la artista trata un tema tan terrible, ha suavizado su dureza, equilibrándola con la enorme belleza que desprende esta instalación. Trescientas flores blancas sujetas con hilo transparente cuelgan del techo de la sala simbolizando la anhelada protección del cielo. La sala está impregnada de la fragancia de ylang-ylang, una flor que se utiliza en aromaterapia y que, a su vez, está considerada como antidepresivo. Una mesa de más de 15 metros de largo de porcelana y cristal sostiene los manteles de lino alumbrados por candelabros. Vino, huesos, cenizas, un cerdo y 14 calaveras centrales se disponen sobre la mesa. Por el suelo rodeando toda la mesa se amontonan 4 toneladas de microchips y placas de ordenador. Sobre las paredes de este comedor se muestran 6 fotografías de gran tamaño a color representando en ellas a la muerte.

En 2010, Ouka Leele coincidió en Madrid con Caddy Adzuba- una de las pocas periodistas que dan voz al Congo, estando por ello amenazada de muerte -  en un banquete en el hotel Palace. Estaban sentadas enfrente, cuando Caddy contó la tragedia de la violación de una mujer congoleña con unos detalles de una crueldad inimaginable que conmovió a  todos los allí presentes hasta el punto de no poder contener sus lágrimas. Ouka Leele se sintió horrorizada y sintió que debía ayudar a Caddy Adzuba a difundir su historia. Por este motivo, grabó el vídeo que protagoniza esta maravillosa y conmovedora exposición.

El vídeo narra una de las historias más atroces que he oído en mi vida a cerca de la violación de una mujer, donde la deshumanización y la crueldad se llevan a límites extremos. Milicias y guerrilleros utilizan a las mujeres como un campo de batalla en el que experimentan el mal absoluto. El nivel de maltrato que sufren las mujeres mientras se está perpetrando tal atrocidad es tan grande que ellas suplican que se las mate de un tiro y los hombres se niegan a matarlas puesto que la muerte pondría fin a su sufrimiento, y el anhelo de estos salvajes es prolongarles la tortura.

A parte del maltrato a la mujer, otro de los grandes problemas de esta guerra es la explotación de sus minerales, como el coltán, que ha causado casi 6 millones de pérdidas humanas y de otros animales, como, por ejemplo, la desaparición de gorilas. Del coltán se extrae el tantalio y el niobio, minerales que son utilizados en distintas industrias de aparatos eléctricos, centrales atómicas, misiles y fibra óptica, pero la mayor parte de la producción se destina a la elaboración de condensadores y  de otras partes de teléfonos móviles.

Todos estamos involucrados en lo que está ocurriendo en el Congo con el coltán porque utilizamos muchos aparatos electrónicos fabricados con este mineral. No por utilizar un objeto, como puede ser un móvil o un ordenador, tiene que estar muriendo gente con tal violencia y tal crueldad. Por ello debemos de exigir que todos los artículos de venta, incluidos los teléfonos móviles, deberían proceder de manos limpias y no de sangre, muerte y destrucción.

Leonardo da Vinci (1452-1519) ya nos advirtió, en uno de sus cuadernos, sobre los peligros de la destrucción de los bosques tropicales y de sus moradores, hecho que coincide plenamente con el conflicto ocasionado por el coltán. Escribió Leonardo: "Los metales saldrán de oscuras y lóbregas cavernas y pondrán a la raza humana en un estado de gran ansiedad, peligro y confusión...¡Qué monstruosidad! ¡Cuánto mejor sería para los hombres que los metales volvieran a sus cavernas! Con ellos, las inmensas selvas serán arrasadas, desaparecerán sus árboles lo que conllevará la extinción de un número  infinito  de animales."

Ouka Leele ha realizado una valiosa aportación dándonos a conocer esta terrorífica situación a través del arte, ya que éste tiene el gran poder de impactar y concienciar a las personas. La artista ha declarado en una entrevista realizada en el círculo de Bellas Artes que "nos hemos creado un caparazón, un escudo protector ante la violencia, porque somos capaces de comer mientras vemos en las noticias bombas explotando y gente sin brazos, porque en definitiva, hemos conseguido distanciar nuestra alma y nuestro corazón de la realidad que está en la pantalla, haciéndonos cada vez más insensibles ante la violencia".

Las palabras de Ouka Leele demuestran una enorme sensibilidad, una sensibilidad que ha conseguido plasmar en esta exposición, ya que, cuando sales de ella, con el corazón encogido, es probable que haya un antes y un después en tu vida.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios