www.diariocritico.com
Análisis del cara a cara: Miente usted, señor Rajoy; miente usted, señor Sánchez... ¡bochornoso!
Ampliar
(Foto: EP)

Análisis del cara a cara: Miente usted, señor Rajoy; miente usted, señor Sánchez... ¡bochornoso!

lunes 14 de diciembre de 2015, 22:22h

Diálogo de besugos. Pero con descalificaciones e insultos. No es que esperáramos mucho, en las formas y en el lenguaje, que es de lo que se trata en este análisis, de dos políticos tan baqueteaddos en debates y enfrentamientos como los líderes del PP -sin olvidar su catadura de presidente de Gobierno-, y del PSOE. No. Y, claro, acertamos. Porque, entre otras muchas descalificaciones mutuas, el denominador común fue ese bochornoso 'miente usted', que se echaron en cara ambos. En las formas, suspenso para los dos.

Ya lo cantaba Mina: "Parole, parole, parole". Pues eso. Muchas palabras, entre ellas no sólo las de 'miente' o 'mentira' y similares; también ese 'mire usted', repetido hasta la náusea por ambos. Muchas palabras enredadas y pocas conclusiones que aclaren a los votantes indecisos. O sí, no votar a ninguno. En este aspecto, el de las expresiones, Rajoy, que nunca se ha caracterizado por su riqueza verbal -a veces ni siquiera cuando lee, recuérdese ese ya mítico 'fin de la cita', anduvo peor y más vulgar que Sánchez. Tiene mérito. Lo tiene.

De la boca del presidente del Gobierno fluyeron en multitud de ocasiones frases y palabras como 'por tanto', 'hacer', 'oiga', 'de ninguna de la maneras', 'es decir', 'cosas' -y le voy a decir una cosa'-. Sánchez se apoyó menos en expresiones y palabras vulgares, aunque repitió mucho 'permítame', y 'corrupción' que, claro, ésta le venía bien, como nombrar siete veces a Bárcenas y cinco a Rato. Eso sí, además del bochornoso 'miente', ambos empataron en el repetidísimo 'mire usted'.

Tuvo su gracia y fue casi 'trending topic' en las redes cuando Rajoy, defendiéndose de los ataques de Sánchez acusándole de menitoroso, le atacó a su vez con la durísima palabra de 'Ruiz' ¿...? Quería decir ruin, pero tuvo su gracia, como también cuando presumió de haber "defendido el plan Ibarretxe", textual, por lo que Sánchez, no sin cierta ironía, le espetó: "Será en contra, ¿no?".

En cuanto a la gesticulación, cada uno estuvo en su papel, ya que Sánchez, que lo tenía más fácil en su función de atacar desde la oposición que no gobierna al Ejecutivo, anduvo más incisivo también en la mirada. Mientras que Rajoy, aunque su famoso ojo izquierdo se le cerró compulsivamente ante alguna de las afirmaciones de su rival, salvo excepciones mínimas, no perdió los nervios. Y en cuanto a los apoyos de textos escritos y gráficos, el líder socialista fue al debate mucho más preparado y con ellos atacó lo que pudo al líder popular.

Por cierto, también se 'lució' el moderador, dejando que hablaran los contendientes a la par en demasiadas ocasiones sin que, lógicamente, se les entendiera nada. El ejemplo más meridiano fue en el tiempo que se iba a dedicar teóricamente a Cataluña, tras plantearlo el propio Manuel Campo Vidal, un asunto del que pasaron ampliamente Rajoy y Sánchez, enzarzados en las descalificaciones mutuas sobre corrupción durante casi media hora. De modo que la cuestión soberanista se fue al garete y se quedó después en tres o cuatro minutos.

Y un último detalle, del que el moderador se supone que es reponsable: aceptó -no se sabe porqué- cuatro preguntas enviadas por periódicos conservadores, ABC, La Razón, La Vanguardia y El Mundo, y solo una de uno progresita, El País. A veces las formas, que es lo que analizábamos, son más importantes y delatoras que el fondo.


>> Encuesta: ¿Quién está ganando el 'cara a cara' Rajoy-Sánchez?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios