www.diariocritico.com

El desafío de aprender otro idioma durante un viaje de placer

El desafío de aprender otro idioma durante un viaje de placer
Ampliar

Aprender idiomas nunca ha sido fácil, pero las herramientas que existen hoy en día pueden ayudar mucho a esta labor. Los cursos de idiomas presenciales, los cursos intensivos, las aplicaciones de aprendizaje y muchas otras son sólo algunas de esas opciones. Sin embargo, hay una que, a pesar de todo, sobresale por encima de las demás: viajar a lugares en los que esa lengua sea nativa.

Idiomas como el inglés, el francés, el chino, el catalán o el castellano son sólo algunos de los que se pueden tratar de estudiar. ¿Y cuáles pueden ser las razones para aprenderlos? Pues en realidad cualquiera. Cualquier razón es buena para saber más idiomas, desde ampliar el currículum profesional hasta el aprendizaje por simple hobby. Cada persona tiene las suyas.

Descubrir una nueva ciudad mientras aprendes idiomas

En cualquier caso e independientemente de las razones por las que se realice, para lograr dominar una lengua una de las mejores opciones es, efectivamente, viajar a un lugar en el que se hable y explorarlo. De hecho, realizar una inmersión lingüistica en otro país para aprender una lengua es una de las mejores elecciones que se pueden tomar. No sólo se aprende otro idioma, también es una forma de empaparse de la gastronomía, la cultura y la forma de ser de los nativos lingüisticos.

Y es que viajar a nuevas ciudades, descubrir sus recovecos y conocer a nuevas personas pueden ser de una gran ayuda para estudiar un nuevo idioma. Millones de personas escogen cada año viajar a Londres, Buenos Aires y otras ciudades para aprender una lengua. Para el castellano, por ejemplo, Barcelona despunta a nivel global. Una ciudad cosmopolita y acogedora, con una gran historia y cultura, en la que las opciones de ocio se multiplican. El lugar perfecto para aprender idiomas por tu cuenta y divertirse a la vez. Además, es una ciudad que toma lo mejor de España y de Europa para convertirse en un núcleo urbano de visita obligada. Así, escoger una buena escuela de español en Barcelona es un requisito indispensable para que la estancia aquí sea lo mejor posible.

Si además el viaje se realiza sin acompañantes, el aprendizaje se convierte en una auténtica aventura. Sí, es verdad que viajar solo, sin alguien en el que apoyarse, puede dar cierto respeto, o incluso miedo, pero las ventajas de hacerlo superan con creces a las desventajas. Es, en primer lugar, una forma de continuar aprendiendo, no sólo el idioma. Descubrir la ciudad a la que se viaja y el país de la estancia pueden convertirse en un auténtico reto a superar, y más aún si se realiza en solitario.

Aprende idiomas por ti mismo viajando a otra ciudad

Ser capaz de hacer solo ese viaje a una ciudad desconocida, para conseguir una mejor formación, también ayuda al propio crecimiento personal. Enfrentarse a situaciones fuera de la zona de confort suponen un desafío a la forma de ver el mundo. Incluso pequeñas cosas como pedir indicaciones en el idioma que se está tratando de aprender o pedir consejo en una tienda ayudan a romper las pequeñas barreras que tenemos. Todas ellas son una forma de convivir a diario con esa lengua y explorar maneras originales para salir adelante con el idioma. Ponerse frente a frente con personas que hablan una lengua diferente hace que la creatividad para expresarse surja, incluso sin esperarlo.

Puede que también se consiga que esa creatividad se instale y haga ver todo de otra manera. Cambiar la visión que se tiene del mundo.

En estas situaciones es normal encontrarse con palabras que no se conocen, así que aprender ese nuevo vocabulario es fundamental para manejarse en la ciudad cada día. Es más, percibir los diferentes acentos que pueden existir en un determinado idioma puede ayudar enormemente a escuchar mejor y a asimilarlo con mayor facilidad. Y de esta manera se logran grandes avances en el aprendizaje de esa nueva lengua.

Rompiendo esos muros se pueden avanzar grandes pasos en el estudio de una nueva lengua y desarrollar nuevas habilidades personales. Pero además, se gana confianza en uno mismo y de esta forma el aprendizaje se hace más fácil y más fluido. Valerte por ti mismo en una nueva ciudad te ayudará a crecer emocionalmente y cuando regreses de nuevo a tu hogar habrás descubierto que has mejorado notablemente en todos los aspectos, no sólo los lingüisticos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.