www.diariocritico.com
El frenazo

El frenazo

¡Tanta riqueza malversada y repartida!... para que el mandatario le dé la vuelta al mundo presumiendo de salvador de pueblos.  Para que los bribones se enriquezcan escandalosamente, sin pena y sin castigo; para que se construya piedra a piedra, un muro de silencio, en donde aprisionar: palabra, pensamiento y derechos ciudadanos


Se imaginó, que sería fácil ensillar, fustigar y domar, el ímpetu de un pueblo, su fuerza y energía, cuando se meten con sus hijos. Y… por segunda vez falló…  Pretendió burlar el rechazo mayoritario del 2 de diciembre, al Socialismo del Siglo XXI, intentando aplicar un Pensum de Estudios, impregnado con el veneno castro-comunismo. Una reforma educativa castradora, a las legítimas aspiraciones de superación, del ser humano. Un diseño curricular, para exaltar una revolución de comiquitas, borrar los logros de los cuarenta años de democracia, e institucionalizar: la dependencia, la sumisión y la veneración, al líder.  Pésimo ejemplo de las tiranías.  ¡Pero… tuvo que frenar!…

 

Un piso político agrietado y tambaleante, la cercanía de las elecciones regionales, el fantasma del 11 de Abril y la posición firme y decidida del Magisterio, de los Padres, Madres, Representantes y estudiantes, lo obligaron a pisar el freno.  Dice que es  por ahora, pero eso no depende de él sino de nosotros. Entre tanto, nos asfixian los malos aires, de pútridos olores: nepotismo, corrupción,  falsificación y muerte. 

Sin pudor alguno, tribus familiares, copan los espacios en las Instituciones del Estado.  Ya no es la oposición la que denuncia, son oficialistas de la tolda roja que con documentos en la mano, acusan de corruptos a la familia del mandatario y a los amigos del entorno. Hablan de decenas de fincas, de miles de cabezas de ganado, de otorgamiento de contratos de Obras Públicas sin licitación, de sobre precios y de testaferros. El jefe de la “revolución, debería estrenar el anunciado Impuesto a la Riqueza Súbita, aplicándolo a las “súbitas” fortunas que se han forjado a la sombra de su revolución.

 

Un camarada, ex subalterno, del ex Fiscal General de la República, lo acusa de forjamiento de actas y de manipulación de pruebas, en el sonado caso del Fiscal Anderson. Inmediatamente, es designado Conjuez de la Sala Constitucional del T.S.J., otorgándole ilegalmente, la prerrogativa del antejuicio de mérito, que no le corresponde a los Conjueces. Una decisión, que multiplica las interrogantes de un crimen tenebroso y enmarañado, que  arrastró a la tortura y a la muerte a dos jóvenes compatriotas y ha expuesto al desprecio público, el honor y la reputación de otros inocentes. Agobiados por tantas desvergüenzas ya nada asombra… pero nos  asquea.

 

En un país que ha recibido ingresos por más de setecientos mil millones de dólares, la muerte se hace presente en los hospitales públicos, por la ausencia de personal calificado, la falta de insumos y tecnología. Miles de médicos han tenido que emigrar a Norteamérica y a Europa, por la discriminación política y los atropellos. ¡En un sólo día, seis alumbramientos malogrados!... Ni principio… ni vida…sólo fin… y, sepultura. Seis angelitos descoloridos por la muerte, por la desidia y la indiferencia. Y otros cientos de decesos que acaecen cada día, en los devastados hospitales públicos.

¡Tanta riqueza malversada y repartida!... para que el mandatario le dé la vuelta al mundo presumiendo de salvador de pueblos.  Para que los bribones se enriquezcan escandalosamente, sin pena y sin castigo; para que se construya piedra a piedra, un muro de silencio, en donde aprisionar: palabra, pensamiento y derechos ciudadanos. Entre tanto, la familia venezolana llora y entierra a sus muertos. ¡Cuánto desprecio por la vida y por el futuro de  Venezuela!...

 

Los olvidados ya no creen en promesas. El viento de la larga espera, oxidó esperanzas e ilusiones. Sus oídos se cansaron de oír el “VAMOS A HACER” y no el ¡HICIMOS!...  Fatigados están, del veneno de lengua de todos los días; de escuchar el continuo repiquetear de bolívares y dólares cayendo estrepitosamente, en los bolsillos de los engolosinados “revolucionarios”. Hastiados de mentiras y de engaños, le dijeron adiós a la revolución, devolviéndole los únicos bienes que en nueve años recibieron: una franela roja con la imagen del guerrillero cubano y una gorra, empapada de castrismo.

A los medios de comunicación social y a los periodistas, los llaman terroristas y son vilmente atacados, perseguidos y agredidos. Para el régimen, terrorismo, es cumplir con el deber ciudadano de informar, narrando hechos y verdades. Y Libertad de Expresión, es tener controladas a más de tres mil radioemisoras comunitarias y al 85% de las señales televisivas, (cifras de la Escuela de Comunicación Social de la UCV).  ¡Esta es “su” democracia!... Por ello, iracundo ataca al único canal de televisión que no ha podido silenciar. Olvida que el miedo a los tiranos, un memorable 23 de enero, se lo llevó en sus botas, el dictador de Michelena.

 

LA ORGANIZACIÓN Y LA PROTESTA SON LA CLAVE, PARA EVITAR QUE LA DICTADURA AVANCE.

 

Myriam Obadía
[email protected]

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios