www.diariocritico.com

El catálogo de especies amenzadas "duerme en un cajón"

El investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CESIC) Fernando Palacios exigió este jueves a la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid que publique un nuevo catálogo regional de especies amenazadas que, según el científico, el Gobierno autonómico elaboró hace dos años, pero que no ha publicado.
"Se ha elaborado un nuevo catálogo regional de especies amenazadas, que hay que reconocer que es más ambicioso que el vigente y que se ajusta objetivamente a la realidad de la Comunidad de Madrid en términos de la situación de la flora y la fauna, pero ese catálogo no ha sido publicado por la anterior consejera de Medio Ambiente y debe estar en alguna mesa de algún cajón", declaró Palacios en una intervención como miembro del Foro de la Movilidad Sostenible, que este jueves opinó sobre la respuesta de la Comunidad a las alegaciones del Foro por la Movilidad Sostenible a la M-61, nombre que le ha dado el Gobierno regional al cierre norte de la M-50.

El investigador indicó que el Ejecutivo autonómico encargó esta revisión a la empresa consultora 'Estudios territoriales integrados', que posteriormente llamó a su institución y, por ello, él y otros compañeros participaron en la elaboración del estudio. Asimismo, detalló que el catálogo vigente fue redactado a principios de los años 90 y "las cosas han cambiado considerablemte".

"Nosotros esperamos, puesto que hemos participado en la revisión y la elaboración del catálogo y sabemos que es mejor que el anterior y puede servir para tomar medidas que ahora no se están tomando con relación a muchas otras especies para su conservación, que ese catálogo se publique en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) y salga a la luz, teniendo en cuenta el esfuerzo que se ha realizado para su elaboración", agregó el científico.

Peligro para los topillos de Cabrera

La ausencia de este supuesto catálogo podría destruir tres importantes colonias de topillos de Cabrera, una especie amenazada que sólo existe en la Península Ibérica. En la rueda de prensa organizada por el Foro por la Movilidad Sostenible, Palacios subrayó que estos animales viven en los retamares, juncales y pastizales donde se prevé situar el área de peajes y edificios anejos de la M-61.

Según Palacios, el informe de la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid sobre el proyecto de enlace de la A-6, la M-607 y la A-1 mediante la M-61 no tiene en cuenta estas dos poblaciones de topillos y solamente reconoce una colonia de estos roedores situada en Mingorrubio. El motivo de que el informe de la Consejería no incluya esas dos poblaciones de topillos reside en que se basa en el catálogo elaborado en los 90, y no en los datos del actualizado "que duerme en algún cajón".

Alegaciones

En la rueda de prensa, el Foro Movilidad Sostenible también acusó a la Comunidad de rechazar las alegaciones presentadas por esta organización al proyecto de construcción de la carretera M-61, cuyo impacto ambiental "vulnerará", a su juicio, leyes de protección medioambiental, como la Ley de Patrimonio y Biodiversidad o el plan de gestión del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, y el Código Penal.

"En esta fase temprana se pueden tomar medidas para reconducir el proceso, pero la Comunidad de Madrid es probable que no lo haga porque no está reconociendo la información recogida de las alegaciones", explicó el Foro.

La organización aseguró que este plan de infraestructura "destruye el hábitat de especies amenazadas e impide la reproducción de las mismas", prohibiciones establecidas y sancionadas con penas de cárcel en el Código Penal. Entre las especies están el topillo de cabrera, el águila imperial, el gato montés, la liebre o el conejo. Asimismo, criticó que el proyecto da usos a una zona del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares prohibidos por la normativa que regula su protección.

Además, señaló que las "numerosas carencias y lamentables errores" en la documentación presentada por la Comunidad y que la infraestructura "no mejorará la movilidad madrileña, causará un grave impacto sobre el medio ambiente y pondrá en grave riesgo el suministro de agua en caso de sequía", al afectar a la zona que el Canal de Isabel II utiliza para captar agua del acuífero subterráneo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios