www.diariocritico.com

América Latina entrará en recesión

Los expertos exigen reformas estructurales en la zona

A nueve días de que comience la Cumbre Iberoamericana que este año tendrá lugar en El Salvador y bajo el título “Juventud y desarrollo”, la crisis en materia de financiación hace que se produzca un cambio en las agendas y que se haga indispensable analizar en la Cumbre el impacto que tendrá dicha crisis financiera, que en estos momentos acecha de manera inminente a Estados Unidos y Europa, y su futura incidencia en América Latina. Para examinar el ‘balazo’ de dicha crisis en el sur del continente americano, la Secretaría General Iberoamericana ha convocado a Michel Camdessus, ex Director del Fondo Monetario Internacional, y a Carlos Solchaga, Presidente de la Fundación EuroAmérica y ex Ministro de Economía de España, con el fin de examinar y dar una visión futura de cómo afectará esta crisis a América Latina y cuáles serán las principales carencias de sus mercados.

En las últimas semanas se ha lanzado la idea de que posiblemente la crisis financiera global puede afectar de manera positiva a América Latina, e incluso que la crisis pasará desapercibida en los mercados latinos. Pero esta idea se hace esencialmente utópica si tenemos en cuenta que vivimos en una sociedad globalizada donde, de una manera u otra, cualquier movimiento en materia económica de un país incide en los mercados y las economías del resto de naciones. Así, se hace imposible que los mercados latinos se desenganchen de las caídas mundiales de la economía, ya que, y de momento, se han visto afectados tanto en las exportaciones, como en las caídas de sus bolsas contagiadas por el frenesís global, en los tipos de cambios y en la inminente subida del precio de los alimentos, lo que provocará un claro empobrecimiento de las economías domésticas de los hispanos. Desengancharse por tanto, se hace inverosímil en estos momentos en los que América Latina comienza a adentrarse en una desaceleración económica que, probablemente, eso si, se manifieste a finales del año que viene, cuando las potencias ahora más afectadas por la crisis comiencen a recuperarse.


Las remesas preocupan

Que las economías latinas están altamente influenciadas y beneficiadas por las entradas de remesas es un tema incuestionable. El problema en este último mes ha sido el descenso de divisas influenciado por la crisis de los países receptores de migrantes, lo que ya está provocando los primeros ‘aprietos’ de las economías domesticas, y que serán una gota más en el vaso del ‘desastre’ económico que se espera para el continente. A pesar de que América Latina está mejor de lo que ha estado en toda su historia, se teme porque “esta crisis coma terreno en lo que ya se ha conquistado en estos últimos años sobre todo en materia frente a la pobreza” asegura el Secretario General Iberoamericano Enrique V. Iglesias.


Cierto es que los bancos latinos están en estos momentos menos afectados por la crisis, pero este hecho se debe a que su situación y su organización es diferente a la que viven las entidades en Europa y Estados Unidos, lo que no resta ni un ápice la posibilidad de que, más tarde eso sí, su sistema bancario se vea afectado por la problemática global. De momento, los entendidos en la materia aseguran que “el 2009 va a ser un año de recesión para América Latina pero no de caos, no va a ver un deterioro como en España o Estados Unidos, las cosas no estarán tan mal. Aunque las perspectivas para finales de 2009 y principios de 2010 pintan peor, por lo que se hace necesario confiar en que potencias como China continúen con sus evoluciones actuales y que de ellos dependa la ‘salvación’ del continente Latino”, asegura Carlos Solchaga.


Una posible solución

Como humanos que somos erramos, así lo ha asegurado Michel Camdessus, quien ha sostenido que “muchos de los responsables no han entendido qué era lo que pasaba en la crisis. Hemos estado viviendo una época de descontrol, de bonanza, que ha provocado que no hubiera un control y que en definitiva ganaran los pícaros”, es decir, los grandes empresarios se han embolsado cantidades desorbitadas de dinero mientras los pobres han ido resistiendo como han podido. ¿Qué ha pasado?, muy sencillo, el sistema quiebra, las empresas y empresarios se vienen abajo y la clase media y los más pobres sufren de primera mano las consecuencias más severas y el empobrecimiento más claro.

Camdessus propone, para que esto no se repita, la creación de un centro de observación que sea capaz de identificar la tendencia de los mercados, que vigile y cree estrategias, que tenga una buena capacidad de reacción y que sea inmediatamente operacional, esto es, que tenga la capacidad de poner en marcha estrategias para tener un sistema ordenado capaz de atajar, una vez sea necesario, los problemas económicos con rapidez y eficacia. Por otro lado, el ex director de FMI propone una reforma del Fondo Monetario Internacional y un cambio en la manera de enfrentarse a los problemas, dejándose así de “tanto ‘club del G8’ y pensando más en la colaboración mundial, contando con las aportaciones de todos los países que posiblemente den una visión más acertada de lo que debería hacerse ante problemas de este calibre”.

De momento habrá que esperar para ver cómo va a afectar la crisis a América Latina, aunque el futuro de la región en los próximos dos años se plantea, cuanto menos, oscuro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios