www.diariocritico.com
El debut parlamentario de Fernández Bermejo

El debut parlamentario de Fernández Bermejo

Todos los ojos estaban puestos en él. Ni siquiera el duelo que Mariano Rajoy mantuvo con Rodríguez Zapatero logró eclipsar su debut. Poco antes de las cuatro de la tarde, el flamante nuevo ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, llegaba al Congreso de los Diputados para someterse en su primera sesión de control al Gobierno a toda una batería de preguntas que le había preparado el PP. Siete, para más señas.

Aparentemente tranquilo, el ministro fue ‘toreando’ una a una las preguntas de los diputados populares dando capotazos, unos más acertados que otros, eso es cierto, con alguna que otra apañada verónica.

El estoque lo reservó para su ‘amigo’ Michavila, con el que cruzó irónicas frases de bienvenida tras aguantar que su antecesor del PP en el cargo tildara su intervención de “bochornosa”, le acusara de haber sido un fiscal “sectario, radical y visceral” y le acusara de iniciar su mandato con “guantes de boxeo” contra el PP.

Su primer enfrentamiento con la oposición le valió de una calurosa ovación de los diputados del PSOE y de la mitad del Gobierno que acudió este miércoles al pleno.

Zapatero escuchó las tres primeras preguntas. Luego tuvo que marcharse corriendo hasta el Senado para votar el dictamen sobre la reforma del Estatuto Estatuto de Baleares.

Pitos (del PP) y palmas (del PSOE)

“Combativo”, “provocador”, “presuntuoso” e “irónico”, fueron algunos de los calificativos al nuevo ministro de Justicia, que este diario recogió entre algunos diputados del PP, que formaron corrillos en los pasillos del Congreso nada más finalizar su batería de preguntas.

En el PSOE estaban encantados. El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, luciendo su sempiterna sonrisa, no disimulaba su satisfacción por el resultado del primero ‘round’ que protagonizaba el nuevo titular de Justicia frente a la oposición. A su juicio, había estado “ponderado”, “sin esquivar ninguna pregunta” y vaticinó que se iba a llevar “muy bien” con la prensa.

Lo cierto es que muchos periodistas que cubrieron la sesión de control sentenciaron al ver salir al ministro arropado por Diego López Garrido y María Teresa Fernández de la Vega: “ha nacido una estrella”.

López Aguilar no aplaudio

Mariano Fernández Bermejo se esforzó este miércoles, en su primera sesión de control a la que le sometió la oposición, en no alimentar demasiado su fama de ‘duro’ y de tener un genio endiablado cuando le ‘pican’. De modo que aguantó estoicamente y sin mover un solo músculo de su cara los ‘cariñosos’ epítetos que le lanzaron desde sus escaños los siete diputados de la oposición que protagonizaron las preguntas, tales como llamarle “ministro de la provocación', 'arrogante” “soberbio”, “sectario”, “incompetente” y un largo etc...

Pero, en algún momento debió estar a punto de estallar porque, según pudieron observar algunas señorías situadas en las filas superiores al banco azul, la vicepresidenta De la Vega, sentada junto a él, le recomendaba ‘tranqulidad’ y sosiego’ con la mano para que evitara caer en la ‘provocación’ de los populares.

Tampoco pasó desapercibido el hecho de que su antecesor, Juan Fernando López Aguilar, no se sumara a la ovación que dedicaron a su sucesor los diputados del PSOE.

Zaplana debió dar 'más nivel'

En el seno del PP, además de las que le dedicaron al ministro de Justicia, se escucharon también algunas críticas internas. Por ejemplo, hubo quien cuestionó la elección de Zaplana de la lista de diputados que preguntaron a Fernández Bermejo.

En opinión de estos diputados, el portavoz del PP debió de dar “más nivel” a las intervenciones.

Una de las cosas que más extrañeza causó fue que el portavoz del Justicia del grupo parlamentario, Ignacio Astarloa, no protagonizara alguna de las preguntas.

Michavila pide paso

Por su parte, José María Michavila, que pidió expresamente a Zaplana ser uno de los que interpelaran a Fernández Bermejo, anunció en pasillos su intención de “repetir cuantas semanas me dejen”.

Al ex ministro de Justicia del PP se le ve especialmente contento por volver a tener cierto protagonismo en el Congreso. “Ya que no gobiernan –señaló en alusión a los miembros del Gabinete de Zapatero-, que nos entretengan”, sentenció a este diario, ufano, Michavila.

Sánchez Camacho 'se pasó'

Algunos –pocos- criticaron que la diputada Alicia Sánchez Camacho había estado excesivamente “agresiva” en el tono empleado contra Bermejo.

El PP estudiará si le conviene repetir otra batería de preguntas al ministro la semana que viene. En esto también hay división de opiniones. “Si hoy ha salido reforzado, terminaremos por convertirlo en una estrella”, opinaba con cierto enfado una destacada diputada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios