www.diariocritico.com
Bienvenidos a la era Obama

Bienvenidos a la era Obama

Estados Unidos se encuentra en uno de esos procesos que se estudiarán en los libros de Historia. Se trata de la transición del tiempo de Bush a la era Obama, de un tiempo oscuro a uno, que a priori, buena parte de la población ve lleno de esperanza. Ésa es la era Obama, cuando todo lo que prometieron a muchos estadounidenses se hará realidad: se acabarán las desigualdades, las guerras, todo el mundo tendrá acceso a un seguro médico y, por fin, como pasara en los tiempos del "New Deal", el sueño americano se hará realidad.

Todo eso se espera de la era Obama, la que se inaugurará oficialmente el 20 de enero de 2009 en Washington. Es lo que esperan esos millones y millones de votantes que han decidido confiar los próximos cuatro años al hasta ahora senador por Illinois, el hombre del cambio y la esperanza, ese político que se metió en la difícil tarea de prometerlo todo a todos.

A partir de enero, como si se tratara de un nuevo rey mago o -tiremos de imaginario gringo- de un Santa Claus más oscuro de lo habitual, Barack Obama se dispondrá a cumplir las esperanzas que él mismo ha despertado, las que conducen a un mundo más justo, en el que impere la paz y la justicia social, y en el que se acaben las diferencias de raza y clase.

Barack Hussein Obama se enfrenta a esa gran labor en un era que empezó mucho antes del 4 de noviembre, el día en que hizo realidad el sueño de muchos y ganó unas elecciones históricas. Hace falta remontarse a varios años antes, cuando aquel político de Illinois empezó a ganar adeptos hablando de lo que era justo y de lo que no, y situándose como la antítesis de la política de miedo, represión y ostracismo que propagaba el gobierno republicano de George W. Bush.

El presidente saliente pasará a la Historia como el gobernante que no supo actuar ante el huracán Katrina, que optó por aliarse con el miedo, por dar la espalda al mundo en su lucha contra el terrorismo y el que se dejó llevar por el neoliberalismo más acérrimo y permitió que la economía de su país cayera hundida en lo más profundo gracias a una concepción capitalista calentada con fervor religioso.

El que será el primer presidente afroamericano de Estados Unidos ha prometido luchar contra todo ello, por lo que, desde su primer día como Presidente, todo el mundo tendrá la vista puesta en lo que Obama haga con lo referente, por ejemplo, a la economía. Y es que, con la recesión a cuestas, ¿funcionarán las recetas de la nueva Administración Obama? La crisis ha sido una de las razones de su contundente victoria, así que se espera que una mayor transparencia reine en el sector financiero.

La era Obama también será la que acabe con la guerra en Irak lo antes posible e imponga un nuevo ritmo a la de Afganistán, pero sin bajar la guardia ante las amenazas del terrorismo. Para ello, además, el nuevo Presidente marcará sus decisiones en el diálogo y en una apertura de oídos que nada tendrá que ver con las aptitudes diplomáticas de Bush. Estados Unidos se acercará a Europa de nuevo y dejará de dar la espalda a Latinoamérica: se espera mayor entendimiento con la otra orilla del Atlántico y también con las tierra del Caribe hacia el Sur.

De Obama, además, se debe esperar un acercamiento dialogante hacia líderes tan antagónicos a él como el venezolano Hugo Chávez, el iraní Mahmoud Ahmadineyad, así como otra manera de llevar a cabo las relaciones con Cuba que podrían repercutir en el embargo de más de cuarenta años con el que Estados Unidos castiga a la isla caribeña.

El medioambiente y su defensa centrarán buena parte de los esfuerzos de Obama en la Casa Blanca y así se acabará con los oídos sordos de la Administración Bush a uno de los problemas que más preocupan a esos electores jóvenes, de entre 18 y 29 años, que en un 66 por ciento han dado su apoyo al nuevo presidente.

Ese nicho de población, los votantes de iPods, iPhones, Facebook, MySpace y Twitter, la conocida ya como "generación Obama" quieren que, tras las elecciones, sus voces sigan siendo escuchadas, por lo que en esta era Obama van a ser más protagonistas que nunca o al menos que desde los años sesenta. Se trata de unos ciudadanos que por fin parecen interesarse por la política y por que sus convicciones sociales se cumplan, por lo que lucharán para conseguir una cobertura sanitaria universal o que se ponga por fin sobre la mesa el peliagudo asunto del matrimonio entre personas del mismo sexo.

En la era Obama pasará todo eso o, al menos, se espera que pase todo eso. Por esas razones se ha votado por Obama, un candidato mesiánico que se espera que traspase ese halo y actúe rápida y velozmente para hacer creer a tantos que todo esto no fue un sueño.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios