www.diariocritico.com
Hay que reformar (bastante) la Constitución

Hay que reformar (bastante) la Constitución

Que estos treinta años de vigencia de la Constitución aprobada en 1978 han sido privilegiados es ya casi un tópico, verdadero como tantos tópicos. Años de bonanza, de libertades, de cierto consenso en torno a lo fundamental. Años de progreso. Pero ahora estamos ante lo que algunos consideran casi como una segunda transición, con peticiones incluso de nuevos pactos de La Moncloa y de soluciones radicales en lo económico. La Constitución española, escrita “con una línea en tinta roja y otra en azul”, según definición de la época para reflejar el ansia de acuerdo entre las dos orillas que estuvieron enfrentadas en la guerra civil, cuatro décadas antes, era más bien progresista…en su momento. Porque es anterior al crecimiento de Europa y la instauración del Euro (sobre todo, España no era miembro de la Comunidad Económica Europea, luego Unión Europea); es anterior a Internet, al teléfono móvil, a la caída del muro de Berlín y, desde luego, anterior a los estatutos de autonomía de las Comunidades. Por supuesto, anterior a esta crisis económica global que está obligando a replantear los acuerdos de Bretton Woods, vigentes desde 1944. Cuestiones todas que han cambiado sustancialmente nuestras vidas.

Esta Constitución, de pretensiones bastante exhaustivas (no es, por tanto, el modelo anglosajón), nació para salir de una dictadura, de un sistema fuertemente centralista y casi, aún, autárquico. Muy poco que ver con lo que hoy ocurre, con un sistema de libertades, de tolerancia (y de intolerancias) nuevo, con nuevos valores (el tráfico de influencias apenas estaba tipificado entonces) en vigor, con un desigual desarrollo autonómico. Y es precisamente el Título VIII de nuestra Carta Magna, elaborado para instaurar un Estado autonómico, pero no para el desarrollo de treinta años después, lo que primero debería estudiarse de cara a una modificación y actualización; no es urgente, pero sí va apremiando una reforma que dé cabida a unos sentimientos nacionalistas que a veces, ahora, lastran la idea de la unidad del Estado. ¿Acaso no se ha retorcido suficientemente la letra, y quizá el espíritu, de la Constitución para adecuarla a los estatutos autonómicos, cuando debería haber sido al revés?

Lo que sí es urgente es cambiar el artículo 57, referente a los derechos sucesorios en la Corona, para equiparar plenamente a la mujer y al hombre a la hora de heredar la Corona; cuestión especialmente necesaria cuando la sucesión del Príncipe de Asturias ha de recaer en una mujer, la infanta Leonor.

Pero no se trata apenas de cuestiones de fondo, generales, entre las que incluímos el sistema de reforma de la propia Constitución, ahora tan complicado. Hay multitud de asuntos puntuales que ya han caído en desuso: sirva como ejemplo que la Constitución aún proclama la obligatoriedad del servicio militar, o habla de los tribunales de honor, que deben prohibirse. Y para qué hablar de esa disposición ‘transitoria’ sobre Navarra…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.