www.diariocritico.com
¡Pobre inocente!

¡Pobre inocente!

El día 28 de diciembre de cada año, en que se recuerda el Día de los Santos Inocentes, nuestro pueblo dedica algunos momentos a hacer lo que tradicionalmente llamamos "inocentadas".

Se trata de relatos de situaciones imaginarias que se plantean en grupos de amigos, para comprobar si es que la ingenuidad los lleva a creer como real una situación que no lo es. Y entre unos y otros, algunos caen en el engaño con infantil credibilidad. Y, cuando alguien descubre el engaño, se dice: "Pobre inocente"... y todos ríen. Así se divierte, aunque por poco tiempo, nuestra gente.

Se dijo que con una Asamblea se transformaría el marco institucional del Estado y dictaría una nueva Constitución, y con ello se daría a todos: salud, educación, vivienda y trabajo, para poder decir con satisfacción… "la Patria ya es de todos", pero luego de ver la realidad, tenemos que exclamar… ¡Pobre inocente!

También se hizo creer que en este Gobierno se respetaría las instituciones democráticas del país, aunque luego grupos armados de palos, garrotes y banderas de partidos aliados al Régimen arremetieron contra algunos diputados y vocales… hasta que se logró concentrar todos los poderes, pero la propaganda oficial dice que eso es "la revolución ciudadana"... ¡Pobre inocente!

Y así, al presidente Correa se le ocurrió hace algunas semanas proclamar con mucha firmeza y solemnidad, para lograr el aplauso y respaldo de sus ingenuas bases de izquierda dentro del país y de sus tutores de fuera, que no pagaría la deuda externa, por ser ilegítima e inmoral… y porque el suyo es un Gobierno digno y soberano. Luego, cuando hace pocos meses se preveía en los países desarrollados que vendría una crisis financiera global, el presidente ecuatoriano declaró con mucha seguridad y orgullo que a él "no le importaba" lo que otros hicieran, porque nuestro país estaba asegurado frente a cualquier crisis del imperio… y porque su Gobierno, además, es digno y soberano.

Pero nos fuimos acercando al 28 de diciembre (que es hoy), y en días recientes el presidente declaró que sí pagará la deuda que contrajo con un banco de Brasil, y, además, ha ordenado que se pague un dividendo pendiente por capital e intereses a la Corporación Andina de Fomento, que son parte de la deuda externa.

¿Y lo que dijo antes?... ¿y la dignidad y soberanía del país y su gobierno?... ¿y quienes ingenuamente le creyeron?... ¡Pobres inocentes !

Al terminar el año hay que dejar de lado los engaños en la conducción del Estado tratando de lograr votos, obsesiones y fantasías, que terminan planteando cualquier cosa imaginaria para ver si todavía caen los ingenuos, y luego decir hoy, entre risas... ¡Pobre inocente!

[email protected]

Artículo de opinión tomado del diario Hoy

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios