www.diariocritico.com

Sin acuerdo en torno al ERE

La tensión social se recrudece en General Motors: movilizaciones en Figueruelas

La tensión social se recrudece en General Motors: movilizaciones en Figueruelas

Dirección y comité de empresa de la planta de General Motors España (GM) en Figueruelas (Zaragoza) no han alcanzado un acuerdo sobre las condiciones del segundo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la empresa tras la reunión mantenida esta mañana en la dirección general de Trabajo del Gobierno de Aragón, que estuvo precedida por una primera reunión el pasado lunes.
Ahora, será la dirección general de Trabajo del Gobierno de Aragón la que deberá decidir si acepta o no el ERE, para lo que tiene de plazo hasta el próximo 2 de enero, aunque podría adelantar la decisión, según explicó el presidente del comité de empresa de GM España, José Juan Arcéiz.

  
El representante sindical precisó que han solicitado a la dirección general de Trabajo que no apruebe este expediente, al tiempo que hizo un llamamiento a la participación masiva de los trabajadores de la planta --unos 7.500-- a la manifestación convocada a las 19.00 horas  en Zaragoza en rechazo de este segundo ERE.


   El presidente del comité de empresa de la planta de GM España en Figueruelas matizó que el acuerdo no ha sido posible porque "la dirección ha venido con una posición inmovilista, argumentando que las condiciones del nuevo ERE se han pactado igual para todas las plantas europeas y dicen que mover una pieza supondría romper el puzzle".

   Comité y dirección de empresa se reunieron la pasada semana en la dirección general de Trabajo de Zaragoza tras la ruptura de las negociaciones sobre el último ERE presentado por la empresa. Se trata de un expediente de suspensión de empleo para la totalidad de la plantilla --incluidos órganos de dirección-- durante 17 jornadas a lo largo de 2009.

   Los trabajadores se muestran conformes en el número de jornadas del expediente, así como en excluir a los trabajadores mayores de 55 años del nuevo ERE, dándoles opción a acogerse a una reducción de jornada proporcional --para que no vean afectados su periodo de cotización-- con una retribución del 50% del salario base en esas jornadas.

   Las diferencias entre ambas partes residen en los complementos salariales al desempleo. La compañía mantiene una propuesta del 10% sobre el salario base, mientras que los representantes de los trabajadores, piden un complemento que, sumado a la prestación por desempleo, alcance el 80% del salario base.

   El complemento que solicita el comité es el que se contempla en el ERE actualmente en vigor, que supone la suspensión de 600 empleos hasta el 31 de octubre de 2009. José Juan Arcéiz mantuvo que la postura del Comité es "inamovible" y que no aceptarán una propuesta que no equipare los dos expedientes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios