www.diariocritico.com

Informe de OIT para América Latina y el Caribe

Panorama Laboral 2009: desocupados podrían aumentar entre 1,5 y 2,4 millones

Panorama Laboral 2009: desocupados podrían aumentar entre 1,5 y 2,4 millones

El desempleo urbano bajó en América Latina y el Caribe por quinto año consecutivo en 2008, pero la crisis internacional ya le puso fin a este ciclo positivo y se estima que en 2009 el número de desocupados podría aumentar entre 1,5 y 2,4 millones de personas, dijo la OIT al divulgar una nueva edición de su informe Panorama Laboral.

“La crisis del empleo ya llegó a la región”, advirtió el Director Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Jean Maninat. “Después de cinco años seguidos de reducción del desempleo hasta 2008, la tasa volverá a subir en 2009”, agregó.

El Panorama Laboral dice la tasa de desempleo urbano registrada entre enero y noviembre bajó de 8,3 en 2007 al 7,5 por ciento en 2008, a niveles que no habían sido experimentados por la región desde 1992. Esta variación se produjo en un contexto de crecimiento económico positivo, de 4,6% del PIB.

Pero los indicadores oficiales “muestran que en el tercer trimestre de 2008 se observaron los primeros efectos de la desaceleración económica regional sobre el mercado laboral”.

Con respecto a lo que podría suceder en 2009, el Panorama Laboral destaca que según los últimos pronósticos el crecimiento económico de la región podría desacelerarse hasta 1,9%, y según los cálculos de la OIT la tasa de desocupación urbana subiría hasta un rango que va de 7,9% a 8,3%.

En números absolutos, esto significa que entre 1,5 y 2,4 millones de personas se sumarían a los 15,7 millones de desempleados actuales, totalizando entre 17,2 y 18,1 millones de desocupados.

Estos pronósticos plantean la necesidad de tomar medidas para reducir el impacto laboral de la crisis con políticas anticíclicas e innovadoras, con programas de inversión, apoyo a empresas productivas y protección a la población más vulnerable. Tras años de resultados positivos, la región está mejor preparada para este desafío”, dijo Maninat.

En diversos países los gobiernos ya comenzaron a aplicar planes anticrisis que tienen al empleo como un objetivo fundamental, y estas son buenas noticias”, señaló.

Agregó que las medidas para preservar y generar empleo requerirán del soporte de un diálogo social más activo entre empleadores, trabajadores y gobiernos, tal y como ya está sucediendo en algunos países de la región.

Situaciones como la baja de ingresos, la pérdida de empleos por parte de los jefes del hogar, y eventualmente el retorno de migrantes, provocarían un aumento de la participación laboral que presionaría aún más los mercados. El Panorama Laboral también advierte que podría aumentar el número de ocupados en el sector informal.

La llegada de la crisis interrumpe un ciclo positivo en materia de tasa de desempleo que se inició después que en 2002 y 2003 fuera registrada la tasa más alta de tiempos recientes, de 11,4%. A partir de 2004 el indicador se fue reduciendo año a año, impulsado por el crecimiento de la economía.

Pero el informe de la OIT ha planteado en diversas oportunidades que hay asignaturas pendientes que se arrastran en los mercados laborales, relacionadas con temas como la modesta evolución de los salarios reales, la persistente desigualdad y un déficit de trabajo decente.

No podemos perder de vista el objetivo del trabajo decente. Ahora es importante concentrarse en uno de sus componentes fundamentales, que es la generación de empleo. Pero la superación de la crisis también dependerá de evitar el deterioro en las condiciones de vida de las personas que mueven las economías”, dijo Maninat.

En el caso particular de Chile, el informe señala que el año 2009 estará marcado por la desaceleración económica y el impacto de ésta en el empleo, aún se está lejos de una recesión. De todas formas, este contexto exige que se preste la mayor atención a los indicadores de empleo, de forma de aplicar las políticas que resulten más adecuadas. Este es el caso, por ejemplo, de las reformas en el seguro de cesantía y el planteo de políticas anticíclicas para enfrentar este contexto. En este último grupo se incluyen políticas de empleo como el Programa de Contingencia contra el desempleo (que se activa cuando la tasa de desempleo supera el 10 %), el programa de bonificación a la mano de obra (que incluye un incentivo específico para jóvenes de menores recursos) y programas de fomento productivo, entre otros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios