www.diariocritico.com

Se persona como acusación particular

El PP recusa a Garzón por 'enemistad manifiesta' y 'animosidad'

El PP recusa a Garzón por "enemistad manifiesta" y "animosidad"

jueves 12 de febrero de 2009, 13:32h

Dicho y hecho: el PP ha presentado este jueves dos escritos en la Audiencia Nacional. En el primero solicita su personación como acusación particular en la causa contra la trama corrupta de Madrid. En el segundo, recusa al juez Baltasar Garzón, alegando que tiene su "interés directo o indirecto" en la causa que instruye y por  "enemistad manifiesta" y "animosidad" contra el PP.

Los dos escritos fueron presentados por el coordinador de Justicia y Libertades Públicas del PP, Federico Trillo, acompañado de la portavoz de su Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, y se han presentado conjuntamente para ganar tiempo. El escrito de recusación no tiene desperdicio: “Viene a instar la recusación del Magistrado Excmo. Sr. Don Baltasar Garzón Real, Juez instructor en el procedimiento penal citado, por entender que concurre en su Señoría ‘interés directo o indirecto en el pleito’ y ‘enemistad manifiesta’ con esta parte, lo que le priva de la necesaria y exigible imparcialidad, todo ello sin perjuicio de dejar expresa constancia de nuestro respeto por el Magistrado ahora recusado”.

El PP ha basado su recusación a Garzón en unos fundamentos que se retrotraen a su etapa como ‘fichaje estrella’ de Felipe González –a quien luego quiso aplicarle la X de los GAL- en 1993. Esos fundamentos no tienen desperdicio, como decimos.

Contra el Garzón fichaje estrella de Felipe González

El escrito señala que desde el primer momento que se hicieron públicas las detenciones, el asunto que nos ocupa fue planteado “como una causa general contra el Partido Popular. No es esta la primera, ni precisamente la única ocasión en la que el Magistrado al que recusamos, exhibe su estrecha vinculación con el Partido Socialista y sus distintos gobiernos de la Nación, y su permanente animosidad contra el Partido Popular”.

Comienzan relatando que “fue público y muy notorio” que, tras una reunión “también campestre”, en esa ocasión en la finca en la Finca Quintos de Mora, y oficiando como intermediario el entonces presidente de Castilla-La Mancha y actual presidente del Congreso, el socialista José Bono, Baltasar Garzón acordó con Felipe González su inclusión como número dos en la candidatura del PSOE por Madrid, inmediatamente detrás del secretario general del partido y presidente del Gobierno. Fue en 1993.

En aquella ocasión “ya mereció abiertas críticas de sus compañeros de magistratura, como evidencia por todos, la efectuada por el entonces portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura, Ángel Calderón, que manifestó que hubiera sido preferible ‘que el candidato al Congreso se hubiera prestado a clarificar su situación administrativa desde el mismo momento en que tenía constancia de que se iba a implicar en la función política, para que no exista el menor asomo de duda entre la ciudadanía’”.

Contra el Garzón diputado socialista

Insiste el PP en que Garzón, tras resultar elegido diputado, se incardinó luego en la disciplina del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso. A pesar de que, “según numerosas fuentes”, Garzón “quedó frustrado al no ser nombrado ministro en el Gobierno subsiguiente, fue compensado con su designación como secretario de Estado Delegado del Gobierno para el Plan Especial sobre Drogas, manteniendo su escaño dentro de la disciplina del Grupo Socialista. Este cargo lo ejerció hasta que, sin solución de continuidad -como acostumbra- volvió a reincorporarse en su puesto en la Audiencia Nacional”.

Contra el Garzón ‘justi-judiciero’

De vuelta a la Audiencia Nacional, del ejercicio de su función jurisdicción el PP destaca aquella otra ocasión –“en no pocos puntos semejante a la presente”- en la que, con el mismo despliegue mediático que ahora, dirigió un procedimiento contra dirigentes del Gobierno del Partido Popular, presuntamente implicados según la investigación sumarial del juez, “reiteradamente filtrada”, en un fraude de aprovechamiento de subvenciones europeas para el lino, y que vino a coincidir con la campaña para las elecciones europeas, en las que encabezaba la candidatura del PP la ex ministra de Agricultura, Loyola de Palacio, “que sufrió durante la campaña y aún mucho tiempo después, junto al delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Carlos Moro, las insidias de un procedimiento del que luego no resultó ninguna responsabilidad para nadie. ¿Quién puede reparar hoy el daño al honor y el sufrimiento inferido a aquellos dos honestos dirigentes del Partido Popular, fallecidos antes de conocer la sentencia absolutoria?”.

Sólo ya de esos fundamentos se desprendería que queda probado el posicionamiento “contumazmente hostil del Sr. Garzón contra el PP, y el interés directo del PSOE y del Gobierno en el sumario”. Pero el escrito de recusación continúa con “la última y más grave puesta en escena de esa animadversión e interés coincidente, el fin de semana cinegético”.

Contra el Garzón ‘cinegético’

El PP alega que el magistrado disfrutó de un fin de semana de caza en compañía del titular del Ministerio de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, de la fiscal de la Audiencia Nacional, Dolores Delgado, y, al parecer, del Comisario General de la Policía Judicial, Juan Antonio González, “en una insólita versión lúdica del principio de ‘unidad de poder y separación de funciones’”.

Para el PP resulta un hecho “escandaloso” que Garzón, que está instruyendo un procedimiento judicial con detenidos, de cuyas actuaciones se están produciendo continuas filtraciones en ruptura del secreto sumarial, “y en grave daño de las personas y afectación de la honorabilidad de terceros”, como es el PP, “se reúna públicamente –‘para hablar de sus cosas’- durante todo el fin de semana nada menos que con el Ministro de Justicia. Pero con ser el hecho tan escandaloso que ha merecido el calificativo de ‘obsceno’ para el líder de la oposición parlamentaria y que ha llevado a hablar al portavoz del PNV que ‘aprovechar las cacerías para resolver los asuntos políticos era típico del Franquismo’, la trascendencia del hecho no alcanza sólo la ética más transcendental y transgrede escandalosamente el deber de independencia que debe acompañar en todo momento a un magistrado, sino que, además, le sitúa directamente en las causas de recusación aquí alegadas”.

VEAN INTEGRAS LA PERSONACIÓN EN EL SUMARIO Y LA RECUSACIÓN DE GARZÓN

VEAN INTEGRA LA DENUNCIA CONTRA GARZÓN PRESENTADA EN EL CGPJ

- Información relacionada:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios