www.diariocritico.com

¿Estamos locos o qué?

La columna de Gema Lendoiro: Y ahora, Bermejo, ¿de qué escribo yo?

La columna de Gema Lendoiro: Y ahora, Bermejo, ¿de qué escribo yo?

Hemos recuperado la cordura aunque sea sólo por un momento. Ha dimitido Bermejo, el cazador que en sus ratos libros ejercía de ministro de Justicia. No era para menos. El pobre ha metido la pata de manera reiterada y al final, no ha podido con la presión (especialmente de algunos medios de comunicación) y ha optado por darse el piro.

Bueno Bermejo, pues ahora que ya no vas a dirigir los destinos del ministerio más atascado que tenemos en España, alégrate porque dentro de las malas noticias siempre se albergan las buenas.

Ahora tendrás más tiempo libre para poder sacarte la licencia de caza en Andalucía y además, no siendo ya ministro de Justicia, podrás, of course, irte de caza con quién te plazca, incluido el juez Garzón. Por cierto, hablando del juez, ahora que está convaleciente y tú fuera de tus obligaciones laborales como ministro (porque de momento tu acta de diputado no la has dejado) podrás ir a verlo y sentarte a la verita de su cama para despacharos a gusto contra Pedro Jota y sus secuaces, mientras le das cucharadas de consomé.

Acabas de decir en la rueda de prensa que estás haciendo en el momento que escribo estas líneas, que llegaste al Ministerio de Justicia con una enorme capacidad de servicio público. Bueno, permíteme que lo dude. Lo que llegaste (creo yo) fue con unas terribles ganas de armar follón. De todas las polémicas que te han acompañado, de ti recuerdo con especial cariño tres: el piso tuneado, la huelga de tus queridos jueces (que también tienen lo suyo, no te creas) y, sobre todo, tu incursión cinegética. Además, esta última tiene un apéndice con el venado, anécdota que a partir de ahora hará que piense en ti cuando en las fiestas de mi pueblo, en lo coches de choque pongan la canción: y que no me digan en la esquina….el venao, el venao, que eso a mí me mortifica, el venao el venao…

En cualquier caso, Bermejo, tú no creas que no has hecho nada como político en todo este tiempo. Para empezar nos has dado conversación en los bares, para continuar ¡cuántas veces no nos habrás ayudado a olvidar nuestras particulares penas cotidianas con tus declaraciones! Y para terminar, y agradecida como te estoy por la parte que me toca, ¡¡¡cómo no estar triste en un día como hoy en el que se nos va a los periodistas uno de nuestro recursos más agradecidos!!! Es verdad que nos queda Maleni para criticar y hacer columnas de opinión, pero cada vez nos quedáis menos.

Así que estoy desolada. Con el juego que me has dado. ¿Cómo es posible que te vayas así? Deberías haber aguantado más y haber hecho de ti el mejor ejemplo del sostenella e no enmendalla. Pero, ya ves, la cordura ha llegado hasta ti. Tarde, pero ha llegado. Qué le vamos a hacer. Las personas sensatas aplaudirán tu decisión, las inconscientes y buscadoras de su propio interés como yo, no.

Te sustituye un tal Francisco Caamaño. Espero y deseo que además de la cartera, por favor, le pases unos cuantos consejos para que meta la pata y bien. Recuérdale que, pese a quién le pese, tú has dejado el listón bien alto. Y el que no te tenga en cuenta esto es un desagradecido, un antipatriota y un antiespañol. A mí me molaba tu chulería, tu estilo de progre para lo que quieres y de señorito de los Santos Inocentes para lo que (también) te conviene. La gente como tú tiene que existir como también existen las meretrices (que hacen su papel a la sociedad). Tu papel de follonero ha sacado (a estas alturas ya debes de saberlo) la nota de matrícula. Te echaré de menos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios