www.diariocritico.com

Rajoy sale a flote

Mariano Rajoy lleva casi 30 años en el primer plano de la política española y es registrador de la Propiedad por oposición. Nadie consigue algo así por casualidad. Durante todo ese tiempo, otros aparentaron ser mucho más listos y fuertes que él, si bien la realidad indica que la mayoría de ellos están fuera de juego, y no precisamente por decisión propia. Mariano Rajoy puede hacerse el despistado pero no lo es, de manera que algunos confunden su tranquilidad con torpeza. He ahí uno de los grandes errores de sus adversarios y adversarias, sobre todo dentro del PP. Fuera, por curioso que parezca, lo conocen mejor y por eso temen sus jugadas políticas, que también sabe hacerlas, a su manera.

   La carrera de Rajoy le ha permitido ser casi de todo en política, tanto en el PP --y antes en la vieja AP-- como en instituciones de ámbito local, provincial, autonómico y estatal. Le queda, eso sí, la gran asignatura pendiente de ser presidente del Gobierno de España, objetivo en el que todavía no está dicha la última palabra. Para lograrlo tendrá que convencer a la gente en las próximas generales, superando los fracasos de las dos últimas convocatorias, pero sobre todo deberá deshacerse de sus enemigos internos, que son poderosos, y de toda esa gente extraña que pulula a veces alrededor del Partido Popular.

    No es fácil doblegar a Rajoy, pero tampoco es Supermán. Aunque a veces lo parece. Como botón de muestra ahí está su determinación de no ceder a la extorsión que sufrió hace seis años con una supuesta cinta en la que se escucharía cómo él y Xesús Palmou, entonces secretario general del PP gallego, criticaban a Manuel Fraga en los pasillos de una convención del PP. Aquella cinta "nunca existió", según dice Palmou. Lo que sí existieron fueron extrañas manos meciendo la cuna de la corrupción que ellos alejaron del PP, entre otras cosas para poder contarlo ahora desde el poder en su partido. Como subraya el auto del juez Baltasar Garzón, "la organización dirigida y creada por Francisco Correa se gestó a partir de una relación directa con responsables del PP a nivel nacional y que convirtieron a su empresa, Special Events, en la que acapararía la mayor parte de los actos de promoción de dicha formación política". La diferencia estuvo entre quienes se cargaron a Correa y su gente --entre ellos Rajoy y Palmou-- y aquellos otros que no lo hicieron y que ahora se las ven y se las desean para seguir vivos en la política.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios