www.diariocritico.com

Casares Costa Golf, el reto de la Costa del Sol

En un rincón de Málaga, en Casares, existe un hoyo testigo de grandes apuestas. Se trata de un par 5 de 472 metros desde amarillas, estrecho, con agua y con fuera de límites. Es la estrella de este campo de 9 hoyos.
El objetivo de este recorrido es entretener, y lo consigue. Sus 9 hoyos se presentan en un terreno llano, en un valle recogido con un diseño variado en el que ante todo se presentan unas calles estrellas donde la precisión debe ser una de las claves.

Con tres hoyos pares 3 y un par 5, el campo ofrece la posibilidad de practicar todo tipo de golpes. No es un campo largo, su par es 68 y mide en total 2.238 metros desde amarillas. El par 5 encabeza la clasificación de distancia con 472 metros, mientras que el hoyo 4 es el más corto. Sólo 100 metros con el tee en alto y con la obligación de superar un barranco antes y después de green.

Los otros pares 3 son el 6, que también es corto, con 110 metros, con la dificultad de tener agua a la izquierda y tres búnkers antes de un green con mucho movimiento. Y el hoyo 1, intimidatorio para empezar el recorrido. De 147 metros cuenta con un lago antes de green y dos profundos búnkers junto al green. El viento puede jugar una mala pasada.

De los pares 4, el hoyo dos y el hoyo tres son los más amables para el drive. Se puede usar con más valentía y sin preocupación porque las calles son algo más anchas. Son un alivio con respecto a los demás hoyos. En cuesta arriba parecen más largos de los que son, con 290 y 314 metros respectivamente. Además los greenes son también algo peligrosos.

El hoyo 5 es otro de los más interesantes del campo. Con 268 metros se puede jugar a alcanzar green. Pero cuidado, a la derecha hay fuera de límites y precisamente el hoyo tiene un pequeño dog leg a ese lado. Si no se salta la pendiente se sale fuera. Además, a la izquierda también hay también peligro. El segundo golpe, si no se ha llegado a green,  es un aproach muy atractivo, que puede hacer ganar o perder el hoyo.

Es el hoyo 8 el más bonito, algo reconocido por la mayoría de los socios. Quizá porque sea un hoyo de recuperación, totalmente recto, de 298 metros. Su green, rodeado de vegetación, hacen de este hoyo uno de los más atractivos.

En el 9, cuesta arriba y con dog leg a la izquierda, también se puede recuperar. Deja un buen sabor de boca porque con 240 metros se llega a green o se puede uno quedar muy cerca. Un buen aproach y put asegura el birdie.

Los 9 hoyos combinan un día de golf con la familia o lo amigos con variedad de golpes y un reto: llegar a la Casa Club con un buen resultado en el hoyo 7. En la cafetería, con una terraza muy agradable, el jugador puede descansar preparando la estrategia del día siguiente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios