www.diariocritico.com

CUENTA POR PRIMERA VEZ CON MÁS MUJERES QUE HOMBRES

Zapatero cierra filas: nada de apertura fuera del PSOE

Zapatero cierra filas: nada de apertura fuera del PSOE

La crisis de gobierno tenía más carga de profundidad que lo que inicialmente se pensaba: Zapatero ha introducido cinco caras nuevas en su Gobierno para hacerlo más ‘político’, para “cambiar el ritmo” y para dar “un nuevo impulso” ante la crisis económica. Como se esperaba, ha prescindido de Pedro Solbes -con una “decisión compartida”, reconoce Zapatero- para sustituirlo por una gestora, Elena Salgado, y ha situado a Trinidad Jiménez en Sanidad y Asuntos Sociales, a Ángel Gabilondo en Educación y a Ángeles González Sinde en Cultura. Junto a ellos, los ‘seguros’ de Manuel Chaves como vicepresidente tercero y ministro de Cooperación Territorial, y de José Blanco, en Fomento. “El Gobierno estás pensado en función del proyecto político”, ha dicho Zapatero en rueda de prensa.
Primero fue la visita obligada al Rey; luego, la comunicación al principal partido de la oposición, y, por fin, la rueda de prensa para hacer público su nuevo Gabinete. Una rueda de prensa en la que aparecieron más altos funcionarios de los que suelen ser habituales. Durante la misma, Zapatero ha reconocido que ha nombrado un nuevo Gobierno fuerte y político para “vencer la crisis económica, preparar la recuperación y emprender un nuevo modelo” de la cara la Presidencia española de la UE en 2010.

En el nuevo Gabinete aparecen cinco caras nuevas, salen cinco ministros, se mantiene la paridad (nueve mujeres y nueve hombres, incluido el propio Zapatero) y continuar los 17 departamentos ministeriales, aunque algunas competencias cambian de área, como la Política Social, que será gestionada desde Sanidad, o las Universidades, que vuelven a Educación. Además, el Consejo Superior de Deportes pasará a depender directamente del propio presidente del Gobierno de cara a la candidatura española a los Juegos Olímpicos.

Dejan el Gobierno Mercedes Cabrera (Educación), sustituida por Ángel Gabilondo, que asume además la competencias de Universidades; Pedro Solbes (vicepresidente y ministro de Economía y Hacienda), sustituido por Elena Salgado (hasta ministra de Administraciones Públicas); Magdalena Álvarez (Fomento), sustituida por José Blanco; Bernat Soria (Sanidad), sustituido por Trinidad Jiménez, sobre la que recaerán también las políticas sociales, y César Antonio Molina (Cultura), sustituido por la cineasta Ángeles González-Sinde, actualmente presidenta de la Academia de Cine.

Se mantiene a María Teresa Fernández de la Vega como vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia -pero asumiendo, además, la función pública- y se crean dos vicepresidencias nuevas: la segunda, para Elena Salgado, la nueva pata económica del Gobierno, y la tercera, una más política para el hasta ahora presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, quien será también ministro de Cooperación Territorial (menos las competencias de la función pública, que pasan a Fernández de la Vega) y sobre quien recaerá la negociación para la financiación y la cohesión territorial
 

“Autoridad y sensibilidad política”

“La situación política y económica demandaba un cambio de rumbo”. Es la explicación de Rodríguez Zapatero para los cambios que ha llevado a cabo, más profundos de lo que parecía en un principio. Zapatero ha tenido que reconocer -con mucho humor, eso sí- que las filtraciones periodísticas le han aguado la sorpresa y que era para este martes, justamente, para cuando pensaba hacer su crisis de Gobierno ya desde antes de asistir a la cumbre del G-20 en Londres. Es decir, que ya en ese momento Solbes estaba sentenciado.

Los últimos cambios -la entrada de Jiménez, Gabilondo o González-Sinde- se han perfilado en las últimas horas. Zapatero achacó las ‘filtraciones’ a los medios a que algunos cambios -concretamente, los de Blanco y Chaves- implicaba mover a muchas personas. Implícitamente, por tanto, ha reconocido que fue desde esos ámbitos desde donde se produjeron los chivatazos. Y, claro, también, de la constatación de que “hay muy buenos periodistas en este país y tenemos una clara vocación para la transparencia”. Risas generalizadas.
 


El cansancio de Pedro Solbes

En diversas ocasiones, Zapatero recalcó que la crisis ahora llevada a cabo lo era por necesidades imperiosas de un “cambio de ritmo”, de “salir a vencer” definitivamente a la crisis. ¿No era Pedro Solbes, pues, el hombre adecuado para cubrir esas necesidades? Lo cierto es que Zapatero ha tenido palabras de elogio para el hasta ahora vicepresidente económico, pero no ha dejado de reconocer explícitamente que su cese ha sido ‘compartido’: “Éstas siempre son decisiones compartidas”.

De Solbes ha dicho que “de él todos hemos aprendido tenacidad y dedicación a los intereses generales”, pero que era necesario el ya aludido “cambio de ritmo”. Un cambio que, según él, puede llevar a cabo perfectamente Elena Salgado para desarrollar una política económica integral con miras al futuro, para poner todos los recursos económicos “al máximo rendimiento y en la misma dirección”.


Gobierno fuerte para el futuro

Pero la anterior pregunta se mantiene: ¿No servía Pedro Solbes para esa nueva situación? Evidentemente, no, porque Zapatero ha reconocido que ha querido hacer “un Gobierno fuerte para ganar el futuro”. Así se explica la entrada de nada menos que el presidente del PSOE, Manuel Chaves -sobre el que recaerá el cierre de la financiación autonómica y el diálogo territorial, un diálogo que Zapatero considera ahora “tan importante como el social”- y el vicesecretario general socialista, José Blanco, para lavar la mala imagen que ha dejado el vendaval Magdalena Álvarez en Fomento, pero, también, para ‘vender’ ahora gestión socialista en todas las comunidades autónomas. Es decir, que el papel de Blanco podría representar el de la ‘nueva sonrisa del régimen zapaterista’.



He ahí la razón de incorporar la cúpula del PSOE al Gobierno: fortalecer el ángulo político del Ejecutivo, lograr un cambio de ritmo en el desarrollo de las medidas económicas puestas en marcha y fortalecer las políticas en educación, infraestructuras y cohesión social.

A la largo de la rueda de prensa, Zapatero lanzó algunas píldoras dignas de mención, como la relativa a Obama: “La entrevista fue muy bien. Ha dado sus resultados, que se van a ver en el tiempo”. La política exterior española en la última semana ha sido “extraordinariamente positiva para España”. O como sobre iniciar un nuevo rumbo con Rajoy: hay un diálogo abierto con el PP, con equipos, que puede convertirse en un diálogo social.

Por otra parte, Zapatero anunció que la jura de los nuevos ministros ante el Rey tendrían lugar en la misma tarde, a las 18:00 horas, en el Palacio de la Zarzuela. Este miércoles tomarán posesión de sus carteras en los respectivos ministerios. Una vez que cada uno se haya hecho cargo de su nueva cartera, el Gobierno celebrará una reunión del Consejo de Ministros.


- Más información:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios