www.diariocritico.com

“Una persona como Mario nunca muere, se siembra", dijo Tabaré Vázquez

Los uruguayos se despidieron este lunes del gran escritor Mario Benedetti que 'nunca muere'

Los uruguayos se despidieron este lunes del gran escritor Mario Benedetti que "nunca muere"

Los uruguayos se despidieron este lunes del gran escritor Mario Benedetti que "nunca muere" El cuerpo de Mario Benedetti yacía este lunes en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de Uruguay, donde se montó una capilla ardiente para despedir al laureado poeta y novelista, que será inhumado el martes por la mañana en el Cementerio Central de Montevideo.

"Una persona como Mario nunca muere, se siembra", dijo el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, tras visitar la capilla ardiente para rendir tributo a Benedetti, que murió en la noche del domingo a los 88 años debido a una dolencia intestinal crónica. El Gobierno decretó duelo nacional para este lunes por la muerte del autor de "La Tregua" y las banderas estaban a media asta.

Vázquez llegó al velatorio junto al vicepresidente Rodolfo Nin Novoa, saludó a los deudos y permaneció 15 minutos parado frente al féretro. Varias figuras del Gobierno, de la política, del arte, la música y la literatura, así como gente común y corriente se arrimaba a la capilla ardiente, que estará hasta las 10 de la noche locales para rendir tributo al más prolífico de los autores uruguayos.

Las puertas del Palacio Legislativo se abrieron a las 9 de la mañana, con una guardia de honor en la escalinata de la sede del Congreso. Una alfombra roja llegaba hasta el féretro abierto, rodeado de antorchas de bronce. Las coronas de flores iban poblando los costados de la alfombra roja e inundando el Salón de los Pasos Perdidos con su aroma, dando cierta densidad al ambiente de tristeza y congoja, amortiguada por silenciosos murmullos.

Junto al féretro estaban su secretario Ariel Silva y otros familiares junto al cantautor Daniel Viglietti, entrañable amigo de Benedetti, quien ha musicalizado sus poemas y realizado espectáculos junto al escritor recitando sus propios versos.

Viglietti resaltó la "calidad humana" y el "compromiso de siempre" de Benedetti "por la lucha con lo más justo, porque la humanidad sea más libre, más igualitaria". "El corazón de muchos llora, déjenme decirles que el mío también. Pierdo a un maestro, a un ejemplo, a un entrañable compañero del camino, también en lo artístico", dijo Viglietti.

Mientras, el autor uruguayo Eduardo Galeano consideró en declaraciones que su amigo "Mario Benedetti creía en otro mundo posible y era el raro caso de un escritor generoso que celebraba el éxito de los demás".

Integrante de la denominada "Generación del 45", Benedetti editó en setiembre pasado "Testigo de uno mismo", escrito en verso, y antes de su fallecimiento trabajaba en un nuevo libro de poesía bajo el nombre de "Biografía para encontrarme".

Su novela "La Tregua" (1960) fue llevada al cine -y nominada al Oscar en 1975 como Mejor Película Extranjera- mientras sus poemas han sido musicalizados no solo por Viglietti sino por el catalán Joan Manuel Serrat, quien dijo sentir "pena por la muerte del amigo y la separación definitiva que esto significa, y liberación porque en este caso la muerte se presenta como liberadora".

Nacido el 14 de setiembre de 1920 en Paso de los Toros (250 km al norte de Montevideo), Benedetti fue autor de decenas de libros de poemas, prosa, cuentos, novelas y ensayos, así como de obras de teatro. Fue acreedor de numerosos premios, entre los cuales el Premio Internacional Menéndez Pelayo en 2005, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1999 y el Premio Iberoamericano José Martí en 2001.

Exiliado durante la dictadura uruguaya (1973-1985), Benedetti residió en Argentina, Perú, Cuba y España, regresó a Uruguay con la restauración democrática y residió alternativamente en Madrid y Montevideo hasta la muerte en 2006 de su esposa, Luz López Alegre, con quien se casó en 1946.

España "añora con dolor" a Mario Benedetti

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, envió hoy un telegrama de pésame a la familia de Mario Benedetti, escritor que deja como legado, dice, "el testimonio de una libertad esplendorosa y de una confianza inquebrantable en el ser humano".

"Desde España ya le añoramos con dolor", asegura Zapatero en su misiva.

Para el jefe del Ejecutivo español, la palabra de los grandes poetas no conoce fronteras y por eso hoy ha sido un día triste para todos los pueblos, especialmente para los que comparten la lengua española.

"El fallecimiento de Mario Benedetti nos deja huérfanos de uno de los escritores que mejor ha entendido la fuerza transformadora de la literatura y su capacidad para cambiar el mundo. Benedetti ha conseguido que su voz sea la de muchos y que millones de personas nos hayamos reconocido en sus versos y en su lucha", subraya.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios