www.diariocritico.com

Elecciones presidenciales

Ahmadineyad gana en Irán

Ahmadineyad gana en Irán

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadineyad, fue declarado triunfador de las elecciones en ese país, caracterizadas por una concurrencia masiva, pero también por denuncias de fraude de su contendor, el independentista Mir Husein Musaví, cuyos partidarios piden anular esos comicios.

Según los resultados difundidos por el Ministerio del Interior, al 98 por ciento de los votos escrutados, el Mandatario iraní obtuvo 64 por ciento de apoyo, lo que le permite acceder directamente a otros cuatro años al frente de la República Islámica.

De ese modo, Ahmadineyad superó con el doble de la votación a Musaví, quien —según las cifras oficiales— logró un respaldo del 36 por ciento.

El Consejo de Guardianes, máxima autoridad electoral, anunció ayer que un 82 por ciento de los 46,2 millones de iraníes habilitados para sufragar participó en las elecciones presidenciales celebradas el viernes, una cifra “sin precedentes”.

La victoria de Ahmadineyad fue bendecida por el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, quien, de acuerdo con los medios de comunicación locales, dijo que la reelección fue “todo un logro” y que los resultados eran “un éxito enorme”.

Asimismo, Jamenei aseguró que todas las fuerzas del Estado actuarán contra todos aquellos que se opongan a la victoria del gobernante. “Los enemigos podrían tratar de estropear este momento de gozo con provocaciones malintencionadas”.

Al mismo tiempo que la máxima autoridad de Irán se dirigía al pueblo, miles de seguidores del candidato Musaví se manifestaban en la principal avenida de Teherán para exigir que se repitieran los comicios.

Al grito de “éste no es mi voto”, e identificados con lazos verdes, el color de campaña del candidato opositor, los disidentes llegaron a la plaza de Fatemí en la capital iraní, cercana al Ministerio del Interior, donde fueron reprimidos con violencia por los cientos de policías y milicianos islámicos que desde anoche tomaron la zona.

Agentes de uniforme y otros civiles trataron de amedrentar a la multitud, en su mayoría jóvenes y muchas mujeres, durante el recorrido hasta la sede del Ministerio. Las mismas escenas de enfrentamiento se repitieron en otros puntos de Teherán.

“Nos han engañado. Todo el mundo pudo verlo ayer. Ésta no es la decisión del pueblo iraní”, explicaba a Efe una joven independiente que como muchas otras se había unido de forma espontánea a la marcha “verde” que descendía por la avenida Vali-e Aser.

Musaví proclamó su victoria el mismo viernes, luego de que cerraran los colegios electorales. Pocos después, la agencia estatal de noticias Irna replicó que el triunfo correspondía al ultraconservador Ahmadineyad.

Entretanto, según el diario El Mundo de España, la mayoría de analistas especializados en Irán mostraron su incredulidad ante los resultados de la victoria de Ahmadineyad, y no dudaron en atribuirla a un fraude masivo.

“No creo que nadie anticipara este nivel de fraude. Esto ha sido una selección, no una elección. Al menos los regímenes autoritarios de Siria y Egipto no tienen pretensiones democráticas. Parece que la campaña entera fue un show: el ayatolá Jamenei nunca iba a permitir una derrota de Ahmadineyad”, sostuvo Karim Sadjadpour, analista del think tank Carnegie Endowment for Democracy.

“No me lo creo. Una cosa es que Ahmadineyad haya ganado en la primera ronda con un 51 por ciento o con un 55 por ciento. Pero este número parece muy raro... es difícil entender que esto haya sucedido sin hacer trampas”, declaró Trita Parsi, presidente del Consejo Nacional Irano-Americano.

Esa actitud tan crítica de parte de los analistas contrasta con la cautela mostrada de la Casa Blanca y del Departamento de Estado de Estados Unidos, que prefirieron evitar cualquier reacción pública ante la publicación de los resultados a causa de la controversia que generó entre los candidatos el desarrollo de las elecciones.

Importancia de los comicios

Los comicios en Irán son importantes porque su influencia aumentó en Oriente Medio.

La intervención de EEUU en Irak y en Afganistán fortaleció la presencia iraní en esos dos países.

Una de las razones para ello son los ministros de los gabinetes en Afganistán e Irak.

La mayoría de esas autoridades fueron exiliadas en Irán, por lo que conocen su política.

Por ello, Irán es clave en la política de EEUU para lograr la estabilidad en esos dos países.

Además está la preocupación de occidente por el programa nuclear de Teherán.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios