www.diariocritico.com

Benedicto XVI le preguntó sobre la cumbre del Grupo de los Ocho

El presidente de Estados Unidos Barack Obama se entrevisto en una “franca conversación” con el Papa

El presidente de Estados Unidos Barack Obama se entrevisto en una “franca conversación” con el Papa

El presidente de Estados Unidos Barack Obama se entrevisto en una “franca conversación” con el PapaEl presidente Barack Obama sostuvo el viernes una conversación franca con el papa Benedicto XVI, con quien coincide en cuanto a la necesidad de ayudar a los pobres pero discrepa respecto en cuanto al derecho al aborto y al uso de células troncales.

"Es un gran honor", dijo Obama en su saludo al Papa, agradeciéndole por la primera reunión. Se sentaron frente al escritorio del pontífice e intercambiaron comentarios elogiosos antes que los periodistas y fotógrafos fueran retirados del ornamentado salón de la Santa Sede.

Se oyó cuando el Papa le preguntaba sobre la cumbre del Grupo de los Ocho, la reunión de naciones industrializadas que concluyó antes de que Obama se dirigiera al Vaticano. Obama señaló que había sido "muy productiva".

El Papa y Obama se reunieron durante media hora, a continuación se les unió la primera dama Michelle Obama.

Despúes de la audiencia papal, el Vaticano emitió un comunicado afirmando que los dos líderes hablaron de inmigración, del proceso de paz en el Medio Oriente y de la ayuda a los países en desarrollo. Pero la declaración también dejó entrever las discrepancias.

"En el transcurso de su cordial intercambio, la conversación primero que nada viró hacia temas que son de interés para todos y que presentan un gran desafío ... como la defensa y la promoción de la vida y el derecho de todos de seguir los dictados de su conciencia", dice el texto en una clara alusión al aborto.

Incluso su regalo reveló la intención del pontífice de impresionar al mandatario estadounidense con sus ideas conservadoras. Benedicto obsequió a Obama un ejemplar de un documento del Vaticano sobre la bioética, en que queda clara la oposición de la Iglesia a usar embriones para experimentos con células troncales, clonación o fertilización in-vitro.

"Sí, de eso hablábamos", expresó Obama al contemplar el obsequio, prometiéndole al Papa que lo leería en el avión rumbo a Ghana.

Anteriormente, el secretario del Papa, el reverendo Georg Ganswein, había declarado a reporteros que el documento "ayudará al presidente a entender la posición de la Iglesia Católica".

Antes de partir, Obama volvió a agradecer al Papa. "Vemos con beneplácito una futura relación firme entre nuestros dos países", destacó.

La audiencia papal era muy esperada en medio de un ambiente dividido en que algunos católicos y obispos estadounidenses criticaban a Obama, pero las encuestas de opinión favorecían mayoritariamente al presidente.

Obama es muy popular en Italia y centenares le aclamaron a su paso a lo largo de la avenida hasta la Plaza San Pedro. Obama les saludó con la mano. En el Vaticano le esperaba una escolta de honor de la Guardia Suiza.

La elección de Obama constituyó un desafío para el Vaticano después de ocho años de opiniones comunes con el presidente George W. Bush pese a la oposición del Vaticano a la guerra de Irak.

Pero el Vaticano se ha mostrado muy interesado en los puntos de vista de Obama y programó una inusual reunión vespertina a fin de acomodar su participación en la cumbre del Grupo de los Ocho en L'Aquila, una ciudad devastada por un terremoto, y antes de su viaje a Ghana.

Es tradición del Vaticano sostener ese tipo de reuniones al mediodía. El Vaticano también accedió a una cobertura televisiva en directo de la reunión abierta después de la privada.

La esposa de Obama, Michelle, estuvo presente al concluir la reunión y se intercambiaron presentes. Malia y Sasha, que acompañan a sus padres en esta larga gira, también conocieron a Benedicto. Ambas fueron acompañadas a salir del recinto antes del ingreso de los periodistas.

 


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios