www.diariocritico.com

Sigue oponiéndose a devolverle el mando a Zelaya

Gobierno facto Honduras busca tiempo

Gobierno facto Honduras busca tiempo

Gobierno facto Honduras busca tiempoEl Gobierno de facto de Honduras gana tiempo en la crisis desatada por el golpe de Estado, pidiendo nuevas conversaciones para salir del conflicto tras fallidas negociaciones con el depuesto presidente Manuel Zelaya, aunque sigue oponiéndose a devolverle el mando.

Roberto Micheletti, nombrado presidente por el Congreso luego de que Zelaya fue derrocado en un golpe de Estado el mes pasado, pidió que un enviado especial viaje a Honduras "para cooperar en el inicio de un diálogo en nuestro país".

Mientras, el descontento continuaba y protestas de cientos de simpatizantes de Zelaya fueron retomadas el jueves con marchas y cortes de carretera en el norte de Tegucigalpa, que fueron dispersadas con gases lacrimógenos por las fuerzas de seguridad causando algunos heridos, según testigos de Reuters.

Uno de los manifestantes fue herido en la cabeza por una bala, de acuerdo con el médico Edwin Vago del Hospital Escuela, que estaba atendiéndolo y que aseguró a Reuters que se encontraba en estado grave.

"Es una tragedia para nosotros, estos soldados están actuando de una manera brutal, esto sólo nos recuerda la dictadura de (el presidente de facto chileno Augusto) Pinochet", dijo Lidia Castro, una comerciante de 40 años.

Bajo la presión de Estados Unidos, Micheletti suavizó su tono y dijo que muchos hondureños podrían jugar un papel en la resolución de la crisis de la nación centroamericana, pero su mano derecha en el Gobierno volvió el jueves a dejar en claro que el regreso de Zelaya al poder no es negociable.

"La posición del Gobierno en ese aspecto es firme, inclaudicable. El arreglo, si alguno ha de haber, pasa porque el presidente Zelaya no puede ser reinstalado en la Presidencia de la República", dijo a Reuters el ministro interino de la presidencia, Rafael Pineda. 

"El presidente Micheletti ha dicho que para evitar el derrame de sangre de Honduras (...) estaría en la posición de renunciar con la única condición que su renuncia no signifique el retorno de Zelaya a la presidencia", subrayó.

Micheletti sugirió al presidente costarricense y mediador en la crisis, Oscar Arias, que envíe a Honduras al ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Enrique Iglesias para dar nuevo aire a las conversaciones. Arias dijo el jueves que Iglesias viajará a Costa Rica el fin de semana.

"Este diálogo debería incluir a todas las partes de la sociedad civil, nuestras iglesias, grupos profesionales, grupos de estudiantes, asociaciones de empresarios, medios, partidos políticos", dijo en un comunicado leído en televisión.

Washington ha pedido que regrese Zelaya al poder para que cumpla su mandato hasta enero, al igual que casi toda la comunidad internacional, y el martes revocó las visas diplomáticas de cuatro miembros del Gobierno de Micheletti.

Pero no sólo el Gobierno de facto ha rechazado la vuelta de Zelaya, la Corte Suprema y el Congreso -que apoyaron el golpe- también se oponen firmemente a su regreso a la presidencia.

Mientras tanto, Honduras sigue con su agenda de celebrar elecciones presidenciales en noviembre -como estaba previsto antes del golpe- pese a que su validez está en duda y a que organismos internacionales como la OEA han dicho que no reconocerán al ganador.

"Poco a poco las personas van a irse convenciendo que es preferible esperar estos seis meses, expresar su protesta por la vía de los votos", dijo Pineda a la televisión hondureña.

El Congreso de Honduras programaba el jueves un periodo de consultas con organizaciones y partidos políticos del país para analizar una amnistía a Zelaya, incluida en la propuesta de Arias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios