www.diariocritico.com

En Palma no todo son regatas, ni en agosto, descanso

En verano, no todo es paz y descanso, al menos en política: hay maniobras orquestales en la oscuridad aprovechando que la gente anda algo más distraída. Ni en Palma de Mallorca todo son idílicos paseos de los Príncipes con sus encantadoras hijas por las calle de la ciudad; la bella capital balear se ha convertido en la última cita de las tensiones políticas, tan abundantes este verano. La crispación entre ‘populares’ y socialistas podría no limitarse a los mutuos ataques verbales: los sectores más radicalizados de cada uno de los partidos piensan incluso en llevar algunas actuaciones del otro a los juzgados. Lo dicen en el PSOE, donde han exigido a la secretaria general de los ‘populares’, María Dolores de Cospedal, que rectifique o podría resultar denunciada por calumnias a cuenta de sus manifestaciones atacando a la policía por los ‘pinchazos’ telefónicos contra dirigentes del PP. Y lo dicen en el PP, donde podrían llevar este mismo asunto de los presuntos controles telefónicos a una denuncia ante el juez. La política, de nuevo judicializada.

Este sábado surgió un nuevo conflicto entre ambas partes: la difusión de las fotografías de los detenidos en el ‘caso Palma Arena’ (corrupción en el Gobierno balear en los tiempos de Jaume Matas) ha provocado una oleada de indignación en la sede del Partido Popular, cuyos abogados hablan de una ‘pena infamante’ impuesta sobre unos detenidos que no son sino presuntamente culpables y alguno de los cuales, aun en el caso de ser condenado, ni siquiera entraría en prisión. Se trata de que estos detenidos, entre los que se encuentran el portavoz del PP en Palma, Rafael Durán, el publicista Miguel Romero –que promocionó el velódromo ‘Palma Arenas’--, el ex director general de Deportes y medallista olímpico José Luis Ballester o el ex director del citado complejo deportivo, Jorge Moisés, pudieron ser fotografiados a placer por los medios de comunicación cuando, esposados de dos en dos y con dificultades para moverse, eran conducidos por la policía a declarar tras pasar tres días en los calabozos sin haber podido siquiera asearse.

Todos ellos son muy conocidos en la sociedad palmesana, y sus detenciones ‘preventivas’ por orden de la Fiscalía Anticorrupción han ocasionado un considerable revuelo. Un revuelo sin duda incrementado con la difusión de sus imágenes ‘infamantes’, que se publicaron en las portadas de muchos periódicos este domingo, tras haber sido exhibidas el sábado en las televisiones y en Internet. Colectivos de abogados, no necesariamente vinculados al PP; dijeron a quien suscribe que se planteaban presentar una protesta contra “un vicio excesivamente extendido: fomentar la exhibición de los detenidos, e incluso de los imputados, cuando van a declarar al Juzgado”. Ello causa una pena suplementaria, no prevista en el Código Penal, esa llamada ‘pena infamante’, especialmente lesiva para las familias de quienes aún ni siquiera han llegado a ser procesados y más todavía cuando, incluso de ser hallados culpables, su pena se reduciría a una multa.

En el PP, partido al que el PSOE ha acusado de estar “carcomido por la corrupción” han interpretado la facilidad para obtener estas imágenes como una ‘maniobra más’ del Gobierno y del fiscal contra el principal partido de la oposición. Y han ‘filtrado’ algunas actuaciones irregulares de partidos baleares que hoy forman parte del conglomerado del gobierno autonómico que preside Antich, actuaciones que, sin embargo, no han merecido ni la décima parte de publicidad que el ‘caso Palma Arena’, que lleva un año instruyéndose y que ha reaparecido “muy oportunamente”, dicen en el PP; precisamente este agosto.

El asunto traerá cola, sospecho, porque tanto los ‘populares’ como los socialistas están muy irritados los unos con los otros, especialmente a raíz de la sentencia archivando el ‘caso Camps’ y tras las posteriores declaraciones de Cospedal acusando implícitamente a la policía de grabar a dirigentes del PP, un tema que amenaza con convertirse en la serpiente de este verano. Una serpiente que, no obstante, puede acabar en los tribunales. ¿Qué más nos deparará este agosto ‘horribilis’? Hay mucha expectativa, por ejemplo, por saber el contenido exacto de ese Consejo de Ministros extraordinario del próximo jueves, donde algunas cosas que no pudieron aprobarse en otras pausas vacacionales tal vez vuelvan a la palestra. Y es que a río manso agosteño de oposición despistada y sesteante, ganancia de avispados pescadores en el poder.

blog:
Cenáculos y Mentideros
e.mail: [email protected]
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios