www.diariocritico.com

¿Se pudo haber evitado el atentado de Burgos contra la Guardia Civil?

Notas internas de la Guardia Civil alertaban de la 'furgoneta-bomba' que ETA puso en Burgos

Notas internas de la Guardia Civil alertaban de la 'furgoneta-bomba' que ETA puso en Burgos

martes 08 de septiembre de 2009, 17:33h
¿Se pudo haber evitado el atentado de Burgos contra la Guardia Civil? Diariocrítico ha tenido acceso a dos notas internas de la Dirección General fechadas el 3 de julio -26 días antes del atentado de ETA contra la casa-cuartel burgalesa- y el 30 de julio, un día después del mismo. En ambas se reiteraba la necesidad de la “inspección de vehículos susceptibles de utilización como furgonetas-bombas”. Entre los cuatro vehículos relacionados en los citados correos –y no tres, como se dijo-, se encontraba, precisamente, la furgoneta que ETA hizo estallar en Burgos. Un día después del atentado, la Dirección General volvió a pasar otro correo reiterando el anterior. En definitiva, el atentado de Burgos pudo haber sido evitado.
A las 14.00 horas del 30 de julio, un día después del atentado contra la casa-cuartel de Burgos, las comandancias de la Guardia Civil recibían una nueva nota interna con el tema: “Recordando y reiterando inspección vehículos susceptibles utilización como furgonetas-bombas”.

    La nota, a la que ha tenido acceso Diariocrítico, decía textualmente que “como continuación al mensaje de esta Jefatura número 17.298 de 3 de julio del presente año, sobre extremar medidas de seguridad tanto de personal e instalaciones propias ante la posibilidad de que la banda terrorista ETA utilizará los vehículos reseñados en dichos mensajes para atentados, se recuerda y reitera el contenido de dicho mensaje y, además se tendrá en cuenta que, deberán ser inspeccionadas toldo tipo de furgonetas de las marcas y modelos indicadas, independientemente del color de la misma teniendo en cuenta muy especialmente las matriculas. Y si estas utilizan remaches o tornillos para su fijación, comprobando su número con el del bastidor”.

    Añadía la nota que “ante la posibilidad de que la banda terrorista ETA intente cometer un atentado durante el presente verano mediante el empleo de furgoneta bomba, se extremarán la medidas de seguridad tanto de personal e instalaciones propias como de objetivos susceptibles de sufrir este tipo de atentados”.

    Finalizaba la nota informando de las características de los cuatro vehículos –y no tres, como se dijo- que habían sido sustraídos en Francia y que suponía que podrían ser utilizados contra ‘objetivos’ en España: dos Citroen Berlingo de colores verde y blanco, una Mercedes Vito de color verde (que fue la que explotó en Burgos) y una Renault Kangoo sin precisar color.

    La nota ordenaba que se intensificaran las “inspecciones selectivas de vehículos de estas características en los Dispositivos Operativos en vías públicas, así como las indagaciones sobre aquéllos desconocidos o sospechosos de este tipo, detectados con ocasión de cualquier otro servicio”. 

Así preparó ETA el atentado

Según esas notas internas de la Guardia Civil, a las que Diariocrítico ha tenido acceso, el vehículo que hizo explosión en Burgos estaba perfectamente identificado por las fuerzas de seguridad. Es decir, que el atentado se pudo haber evitado. Pero, ¿qué ocurrió para que ese vehículo en concreto hiciera explosión después de estar 14 horas aparcado frente a la casa-cuartel de la Guardia Civil?

    Diariocrítico ya contó en su día cómo fue el modus operandi de ETA, pero lo que no aún no resulta fácil de digerir es cómo los servicios de vigilancia del cuartel no se dieron cuenta del color del vehículo.

    Tras el brutal atentado de Burgos, los servicios de información de la Guardia Civil analizaron las cintas de vigilancia del cuartel y se encontraron con algunas sorpresas. Según ha sabido Diariocrítico de fuentes solventes, la furgoneta-bomba, marca Mercedes Vito de color verde, fue aparcada a las 14.00 horas del martes en la parte trasera del cuartel y allí permaneció hasta que hizo explosión a las 4.00 de la madrugada del miércoles. La furgoneta Mercedes que explosionó era uno de los cuatro coches robados por ETA en Francia.

    Las cintas han revelado que la furgoneta fue aparcada en el lugar que hizo explosión por dos hombres jóvenes, los cuales salieron de la misma y subieron a otro coche parado en frente y conducido por otro hombre. ¿Cómo es que nadie sospechó?

    Lo cierto es que los guardias civiles de vigilancia sí sospecharon: examinaron la matrícula y, según sus datos, esa furgoneta, con esa matrícula, pertenecía a un vecino de la zona. Ya no hubo dudas: el vehículo era seguro. Pero no lo era, como se pudo comprobar trágicamente, entre otras cosas porque el vehículo original del vecino de la zona era blanco y el sustraído en Francia era verde, como indicaba la nota interior del 3 de julio a la que hemos hecho referencia.

Un único modus operandi

El modus operandi para el atentado de Burgos fue el mismo que en otras ocasiones, pero esta vez con una terrible precisión. Un ‘comando informativo’ de ETA había recorrido la zona con anterioridad: se había fijado en la disposición de la casa-cuartel, en los servicios de vigilancia, cámaras, etcétera. Luego, había recorrido la zona, se supone que durante varios días, hasta localizar un vehículo que sin duda fuese de un residente próximo y, por lo tanto, que no despertara recelos en los servicios de vigilancia.

    Toda esa información habría sido trasladada a la organización mafiosa en Francia, en donde se planificaría el atentado. Fue en Francia donde los etarras buscaron y robaron una furgoneta idéntica a la del vecino de la casa-cuartel de la Guardia Civil de Burgos. Ya en España, doblaron las placas; es decir, quitaron la matrícula original y colocaron otra falsa –troquelada por la propia organización- con las cifras y letras de la del vecino de Burgos, que fue la que colocaron frente al cuartel.

    Así, cuando los guardias civiles de vigilancia comprobaron la matrícula del vehículo allí apostado pudieron observar que coincidía con las características del original y que, por tanto, ‘era’ del vecino de la zona. No pudieron sospechar nada, lo cual explica que permaneciera 14 horas en esa posición hasta que explosionó.

Vea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios