www.diariocritico.com

ZP explica su política económica en un acto interactivo con pantallas y música

Un cierre de filas socialista por todo lo grande

Un cierre de filas socialista por todo lo grande

Rodríguez Zapatero protagonizó este domingo el acto central de ‘Nuevas Energías’, el lema grandilocuente de la campaña de su partido lanzada hace unos meses para publicitar la labor del Ejecutivo en la lucha contra la crisis económica. Lo ha hecho en un acto pretendidamente innovador y participativo, pero que no ha dejado de ser puro merchandising un tanto aguado por la información de un diario nacional sobre las subvenciones a la hija del presidente del PSOE y vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves.
En el escenario del Palacio Municipal de Congresos donde se ha desarrollado el acto, Zapatero ha estado arropado no sólo por la plana mayor de su partido, sino por la práctica totalidad de su Gobierno y por un buen número de presidentes autonómicos, secretarios generales regionales y dirigentes históricos del PSOE, entre otros, el ex presidente del Gobierno, Felipe González, y el ex presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Es decir, ha sido la escenificación por todo lo alto de un cierre de filas muy similar al que una semana atrás protagonizó el líder de la oposición, Mariano Rajoy, en Barcelona.

En total, han asistido más de 50 dirigentes socialistas a nivel estatal, a los que no se ha sentado –así estaba previsto- en la ‘fila cero’ frente al escenario, sino que los tres presentadores del acto les han colocado entre el público, en riguroso orden de llegada, en una grada con asientos para 400 personas. De los primeros en llegar fueron el presidente asturiano, Vicente Álvarez Areces, y el de Baleares, Francesc Antich, que lo hicieron al unísono poco antes del mediodía. Espectacular fue la llegada al estilo pasarela, con modelo a lo vaquero –pantalón y chaqueta-  de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Entre los penúltimos en llegar –así estaba también previsto en el guión oficial del acto- se encontraron la secretaria de Organización, Leire Pajín –con un abrigo rojo chillón-, el vicesecretario general y ministro de Fomento, José Blanco, y el propio presidente del Partido, Manuel Chaves, que precedieron a Zapatero. La llegada del presidente del Gobierno fue espectacular: durante el recorrido le siguió una cámara, con lo que los asistentes pudieron seguir su llegada triunfal en los minutos previos a su entrada en el auditorio mismo.

Palabras y cintas de vídeo contra la crisis


La organización no se ha apartado ni un milímetro del guión que los estetas socialistas habían pergeñado para este acto, que se pretendía espectacular. Todo estuvo milimetrado, incluyendo, naturalmente, la proyección en gigantescas pantallas de un vídeo defendiendo que no hay que tener “miedo al futuro”, que eso es lo conservador, sino que el progresismo es “transformador” y que es a los progresistas a quienes corresponde la tarea de cambiar el modelo económico neoliberal que “se ha agotado”.

El vídeo no hacía más que reforzar las intervenciones –a preguntas de los presentadores del acto- de los dirigentes que iban llegando, quienes publicitaron a gritos las reformas sociales realizadas por Zapatero: leyes de igualdad y de aborto, de matrimonio gay, de dependencia… Mención aparte para Chaves: “Rodríguez Zapatero sacará a España de la crisis económica”, tronaba en los altavoces del Palacio Municipal de Congresos. Un acto, por cierto, que fue retransmitido en directo por la web del PSOE en un auténtico alarde medios.

En fin, el vídeo sostenía también que es el PSOE el que ha impulsado las grandes transformaciones desde la etapa del propio Felipe González, como la entrada en la UE, la universalización de la Sanidad y la Educación, el sistema de pensiones, la despenalización del aborto, la Ley de Dependencia, o la Ley contra la violencia de género –esto ya en la etapa de Rodríguez Zapatero-, y que ahora les toca impulsar la “nueva economía”, pero, eso sí, con “nuevas energías”, mientras en otra pantalla se proyectaban mensajes, logotipos e imágenes de planos cenitales.

Un vídeo muy gráfico, con un semáforo con una mano en rojo para destacar “conservador” y un peatón cruzando en verde para definir “progresista”, seguido de un ramo de rosas rojas brotando, creciendo, multiplicándose.

El primero llegó el último

Zapatero llegó el último, como también estaba previsto, a las 12.30 horas y acompañado de su mujer, Sonsoles Espinosa. Besuqueó a una niña que se le acercó y se dirigió ya en solitario al escenario para recibir una más que cerrada, cerradísima ovación, mientras saludaba, mano en ristre a las primeras filas de entusiastas seguidores. Notamos una cierta frialdad en el saludo a Felipe González, con jersey azul: no hubo abrazo ni estrechamiento de mano, pero ZP le pasó el brazo izquierdo por el hombre, mientras que con el otro saludaba a la afición.

El único orador, aparte de Zapatero, claro, fue el secretario general del PSM, Tomás Gómez, que está lanzado en su carrera para que su propio partido le nomine candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. ¿Lo conseguirá? Puede. De momento, ha tenido sus dos minutos y medio de gloria, para decir que tiene “un sueño de un Madrid mejor”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios