www.diariocritico.com
De cómo Rajoy se vio superando a Zapatero…por ahora

De cómo Rajoy se vio superando a Zapatero…por ahora

Mariano Rajoy, el presidente del Partido Popular, no era, ni es, precisamente el campeón de la popularidad en las encuestas; de hecho, sus enemigos internos esgrimen precisamente los bajos índices de apreciación que cosecha en los sondeos para, a sus espaldas, preparar complots para reemplazarlo, incluso antes de 2012, si posible fuere. Pero cada vez lo va siendo menos: lo cierto es que, aunque poco, la aceptación de Rajoy entre los electores crece, mientras la de su principal rival, José Luis Rodríguez Zapatero, decrece. Y, según algunos estudios –que no todos- , el líder de la oposición conservadora supera por alguna décima al inquilino de La Moncloa.

Queda aún mucho partido y no resulta demasiado significativo que Rajoy coseche 4,3 puntos en el ranking de valoración, mientras Zapatero tiene 4’1: ambos suspenden Pero sí se ve ahora que el PP tiene posibilidades de llegar a La Moncloa, si los propios ‘populares’ no destruyen esta hipótesis y si Rajoy mantiene el ritmo de actividad creciente que últimamente se ha impuesto, venciendo la que parecía cierta inclinación a la atonía.

El año 2009 ha sido, en todo caso, frenético para ambos, como no podía ser de otro modo. Zapatero ha tenido que afrontar las consecuencias de la crisis económica y las críticas a su gestión en este terreno. Pero ha remontado el vuelo en su política exterior, ha sorteado algunas crisis puntuales –como la del Alakrana--, aunque no sin dejarse algunas plumas en el proceso. Sin embargo, las medidas en el terreno económica han suscitado no pocas críticas, suspicacias y hasta socarronerías: la subida de impuestos, el proyecto de ley de economía sostenible y algunas evidentes discrepancias y disonancias en el Gabinete han lastrado la confianza de la ciudadanía. La enigmática sonrisa de Zapatero, su talante inalterable –que mantiene contra viento y marea--, ya no surten el mismo efecto.

Igualmente inalterable, y en ello se parecen, se muestra Mariano Rajoy. Y eso que ha tenido que capear tormentas internas que hubieran bastado para hundir barcos menos marineros que el suyo. El ‘caso Gürtel’, sin duda uno de los temas que más titulares ha acaparado, le ha pasado, hasta ahora, una factura no demasiado onerosa, pero ahí sigue, como una amenaza con convertirse en el ‘juicio del año’…precisamente en vísperas de las elecciones de 2012, o en plenas elecciones municipales y autonómicas (mayo de 2011).

Las disidencias entre la presidenta de la Comunidad madrileña, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, es lo único que, dicen quienes le frecuentan en privado, es capaz de descomponer a Mariano Rajoy, que sabe que las fracturas intestinas en los partidos es lo que más los devalúa ante los electores. Por eso se apresuró a ofrecer la candidatura de Rodrigo Rato para la presidencia de Caja Madrid. Por eso, y porque así mantiene ocupado al carismático ex vicepresidente del Gobierno y ex director del Fondo Monetario Internacional.

Con todo, es posible que Rajoy haya tenido un 2009 algo mejor que Zapatero. El combate entre ambos sigue en tablas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios