www.diariocritico.com
Más de una década en la oscuridad

Más de una década en la oscuridad

El 21 de diciembre de 1997, exactamente hace 12 años, el soldado Pablo Emilio Moncayo fue secuestrado junto con el también militar José Libio Martínez, en un ataque de las FARC a la base de Patascoy.

Desde entonces las familias de ambos uniformados han pasado años y años luchando por su libertad sin hallarla. Hoy, más de una década después, reconocen con dolor que la guerra ha sepultado los mejores años de la vida de sus hijos. 

Justamente con ocasión de esta triste conmemoración, el presidente, Álvaro Uribe, reiteró que el Gobierno Nacional ha cumplido con las exigencias hechas para liberar a los secuestrados, sin que este hecho se haya cumplido.

“Estamos en mora de que los liberen. Ustedes saben que el Gobierno ha atendido todas las exigencias. No los han liberado. ¿Por qué? Estamos en mora de que los liberen”, dijo.

Entre tanto, el profesor Gustavo Moncayo, padre de Pablo Emilio, aseguró que el mejor regalo sería poder disfrutar esta navidad en compañía de su hijo, luego añadió: “No se imaginan lo que siento, saber que mi hijo es sometido a toda clase de torturas. Exijo la libertad de mi hijo”.

De otro lado, el menor Johan, hijo de Libio José Martínez, aseveró: “Le quiero decir, si él me escucha, que estoy luchando por su libertad para que no se sienta solo”.

El pasado abril, las FARC anunciaron su disposición a poner en libertad a Moncayo y poco después se ofrecieron a entregar también al soldado Josué Daniel Calvo y los restos del capitán Julián Guevara, muerto en la selva en 2006 tras ocho años de secuestro.

Familiares de los rehenes y los propios guerrilleros han acusado en los últimos meses al Gobierno de entorpecer esas liberaciones prometidas con su exigencia de que las FARC deben entregar a todos los uniformados de su lista de "canjeables".

Uribe aceptó facilitar las liberaciones de Moncayo y Calvo "por consideración" con sus familias y hoy insistió en que su Gobierno ha atendido "todas las exigencias" de las FARC.

Entre esas exigencias está la de que la senadora Piedad Córdoba participe junto con el Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, y la Iglesia Católica en la misión humanitaria que se ha puesto en marcha para coordinar las entregas.

La logística de esa misión comenzó y ya se encuentra en Colombia un grupo de técnicos del país que facilitará los medios para recibir a los rehenes. El nombre de ese país todavía no se ha dado a conocer, aunque se especula con que se trata de Brasil, que ya colaboró en anteriores liberaciones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios