www.diariocritico.com

Artur Mas no quiere la 'sociovergencia'

Los planes de CiU para Cataluña: gobernar con apoyos puntuales y ganar la Alcaldía de Barcelona

Los planes de CiU para Cataluña: gobernar con apoyos puntuales y ganar la Alcaldía de Barcelona

Y mientras tanto, tensión entre los socialistas: Montilla desautoriza a Ernest Maragall por su 'fatiga'

jueves 11 de febrero de 2010, 15:00h
Los 'almuerzos secretos' entre Durán y Rajoy no concluirán con un posible pacto de legislatura en Cataluña para desalojar al tripartit de la Generalitat, sino, en todo caso, en acuerdos puntuales para sostener un Gobierno en solitario del líder convergente Artur Mas. La estrategia de CiU pasa por gobernar la Generalitat en solitario -ni 'socioconvergencia' ni 'marianoconvergencia', es decir, acuerdos con el PP- y por arrebatar la Alcaldía de Barcelona a un cada vez más hundido Jordi Hereu, del PSC.
Desde el Congreso de Valencia, en 2008, que supuso la ruptura con la estrategia anterior, Mariano Rajoy ha instaurado una línea de 'transversalidad' en sus relaciones con otras fuerzas políticas. Se trataba de superar la soledad parlamentaria a la que se vio abocado en la anterior legislatura, y de paso formalizar acuerdos para gobernar, en unos casos, o ayudar a gobernar, en otros, con el objetivo de superar a los socialistas.

Dentro de esa estrategia, y según publicó Diariocrítico en exclusiva, Rajoy ha mantenido con el portavoz de CiU en el Congreso y líder de UDC, Josep Antoni Durán i Lleida, una serie de almuerzos 'secretos' -o 'discretos', según la terminología oficial- a lo largo de los dos últimos años en un conocido restaurante tras los Jerónimos, en Madrid, con la finalidad de tender puentes de cara al futuro electoral.

Se han acercado posiciones políticas -pese a desencuentros puntuales, como, por ejemplo, los debates en el Constitucional sobre el Estatut, que fue impugnado por los populares-, pero no lo suficiente como para formalizar acuerdos estables para la Generalitat catalana o un futuro cambio de Gobierno en el conjunto español. La última cita entre Rajoy y Durán tuvo lugar este miércoles en el despacho del líder de la oposición en el Congreso de los Diputados, con el objetivo expreso de Durán de convertirse en puente entre Rajoy y Zapatero para un imposible pacto de Estado en materia económica.

 
Mas, molt honorable president en solitario

En todo este entramado, CiU ha diseñado una estrategia distinta. Sus encuestas internas ofrecen datos espectaculares. Mientras la coalición catalanista obtiene un grado de fidelidad entre sus votantes del 98 % -increíble, pero cierto- el 'tripartit' se hunde como opción: la ERC de Joan Puigcercós se estanca en un techo que parece descendente, al igual que el apoyo a una candidatura socialista encabezada por el actual president, José Montilla.

Es decir, que el 'tripartit' no va a obtener los mismos resultados, mientras que el PP de Alicia Sánchez-Camacho se estabiliza y la CiU liderada por Artur Mas gana apoyo electoral. Aún así, no habrá mayorías absolutas, pero los convergentes recuerdan que ya Jordi Pujol pudo gobernar en precario, pero en solitario, entre 1980 y 1984. Y ésa es la formula que parece que Artur Mas querría ensayar en Cataluña, descartando tanto la 'socioconvergencia' -pacto de Gobierno con el PSC- como la 'marianoconvergencia' -pacto con el PP-. Pero buscando con unos o con otros pactos puntuales que permitan la acción de Gobierno en solitario.




Posibilidades en las Alcaldías de Gerona y Barcelona
 
Todo eso se verá en octubre, porque en CiU, y pese a episodios como el protagonizado por Ernest Maragall -hermano del expresidentes de la Generalitat, Pasqual- sobre que 'el tripartit está fatigado', nadie duda de que Montilla va a apurar los plazos y no convocará elecciones autonómicas hasta octubre. Ése es el horizonte, en realidad, con el que juegan todas las fuerzas catalanas y sólo un tsunami político -¿acaso una sentencia previsiblemente mala sobre el Estatut?- podría alterar el calendario electoral del tripartit.

Pero más allá de octubre, CiU ha comenzado a trabajar sobre la recuperación municipal, con dos puntos fuertes: Gerona y Barcelona. Las encuestas de los convergentes son de los más optimista. En Gerona, la alcaldesa Ana Pagans -sucesora de Joaquim Nadal- se encuentra en plena curva descendente. A la contra, su oponente de CiU, Carles Puigdemont -un filólogo y periodista que ha ejercido como redactor jefe del diario El Punt, como director de l'Agència Catalana de Notícies y del periódico Catalonia Today- sube como la espuma en las encuestas de 'alcadables'.

El plato fuerte, sin embargo, y de hecho la gran apuesta ya desde ahora de los convergentes, es la Alcaldía de Barcelona, en la que el socialista Jordi Hereu ha perdido tanto fuelle que, ahora sí, ahora el candidato convergente Xavier Trias i Vidal de Llobatera, aspirante a este título desde las elecciones municipales de 2003, puede realmente llegar a gobernar la Ciudad Condal.

En definitiva, el tándem Mas-Durán se ha instalado en una atmósfera favorable de cambio, lo que podría llevar a un giro radical en la composición de las estructuras de Gobierno en Cataluña y… ¿también en España? Ésa es la apuesta de Rajoy de cara al 2012.

Vea también:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios