www.diariocritico.com
Indígenas dudan entre el diálogo y la movilización

Indígenas dudan entre el diálogo y la movilización

viernes 26 de febrero de 2010, 16:00h
Los dirigentes indígenas de Ecuador analizaron, en una Asamblea extraordinaria en la ciudad andina de Ambato, qué decisión "definitiva" tomar frente a sus diferencias con el Gobierno: si continuar un diálogo que consideran "fracasado" o convocar a un levantamiento a nivel nacional.

El encuentro, organizado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), reúne a unos 300 delegados de los 14 pueblos y 18 nacionalidades indígenas del país, así como a sus dirigentes regionales.

Los representantes de Ecuarunari (sierra) y los de la Confeniae (Amazonía) pugnan por declarar el levantamiento y la protesta nacional, mientras que los de la Costa, agrupados en la Conaice, no coinciden con esa postura.

No obstante, hay una idea general de que el proceso de diálogo, que adelantaban con el Gobierno desde las protestas del pasado septiembre, ha sido "un fracaso", como lo afirmó el presidente de la Conaie, Marlon Santi.

En la reunión, que se extenderá hasta mañana, "principalmente se van a analizar las mesas de diálogo" que se plantearon con el Gobierno "y el fracaso y por qué fue el fracaso", señaló Santi.

Para el vicepresidente de la Conaie, Miguel Guatemal, el proceso de diálogo ha sido "una pérdida de tiempo", porque, pese a la apertura y disposición que, según él, tuvieron los indígenas para "poder salir de los puntos críticos (...), en el equipo de trabajo del Gobierno no estuvieron personas que puedan tomar decisiones".

"Fue una pérdida de tiempo", dijo Guatemal. Quien "daba el visto bueno o no era el presidente, entonces para qué las mesas de diálogo", se preguntó.

Reunidos en un teatro del centro de la ciudad, los líderes indígenas fueron muy celosos de la privacidad de la reunión, y no sólo despidieron a la prensa después del acto inaugural, sino que también expulsaron del foro a un representante amazónico al que acusaron de tener vínculos con el Gobierno y de ser un "infiltrado".

"No vamos a aceptar infiltrados, no vamos a aceptar gente que está aquí y que luego va a estar informando mal", declaró Santi antes de pedir "cordialmente" su salida al iniciar el acto.

El movimiento indígena considera que la política del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, es "neocolonialista" y "neoliberal" y rechaza varios cuerpos legales inspirados por el Ejecutivo referentes a la minería, la gestión del agua, la soberanía alimentaria y la distribución de tierras, así como sus proyectos en materia petrolera.

También denuncia que el Gobierno no respeta la construcción del Estado plurinacional, que se aprobó con la nueva Constitución en 2008, y que viola los derechos de sus comunidades.

"Hay una preocupación grande de las bases (...) que no hay como tapar", explicó Santi, quien se quejó de que las inquietudes de los pueblos ya se han planteado anteriormente al Gobierno, pero que en los diálogos no se ha llegado a consensuar o a establecer acuerdos "de mutuo respeto".

"Creo que aquí el movimiento indígena tiene la última palabra", aseguró.

El presidente de Ecuarunari (dirigentes de la Sierra), Delfín Tenesaca, denunció que el Gobierno intenta dividir a las bases de la organización y hacer "una compra de conciencia", pero afirmó que eso es muestra del desconocimiento del Ejecutivo sobre "la cosmovisión, la cultura, la identidad y el sistema organizativo" de las comunidades.

Tenesaca hizo un llamamiento a que en la asamblea no sólo se discutan los problemas y "la resistencia de los pueblos", sino que también se ofrezcan "alternativas de vida (...) para todos los ecuatorianos".

Sin embargo, se mostró cauto sobre el levantamiento y afirmó que aún no hay una decisión tomada, sino que entre hoy y mañana se decidirá "por consenso".

La búsqueda de la unidad y del fortalecimiento del movimiento también fue uno de los temas principales en las primeras horas de la asamblea, considerada como "el camino" para profundizar en la organizaciones de las comunidades.

Para lograr esa unidad y desechar los "malos espíritus", en el descanso del almuerzo, los dirigentes participaron en una ceremonia ancestral, en la que, alrededor de un círculo de flores y frutas, un chamán invocó a los dioses de la naturaleza y les pidió fuerza para el buen desarrollo del encuentro.

Mañana, al finalizar la Asamblea, que los dirigentes calificaron como "definitiva", las comunidades indígenas anunciarán su decisión y "sacarán una sola voz a nivel nacional".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios