www.diariocritico.com

Declaración institucional del CGPJ por los apoyos del Ejecutivo y el Legislativo al juez Garzón

El Poder Judicial carga contra Zapatero y Bono: les pide 'máximo respeto institucional'

El Poder Judicial carga contra Zapatero y Bono: les pide "máximo respeto institucional"

>> Los jueces conservadores atacan a ZP por su "irresponsable" apoyo a Garzón

Ha sido la gota que ha colmado el vaso: después de que Zapatero defendiera al juez Garzón y, por lo tanto, pusiera en solfa la independencia de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial ha emitido una dura Declaración Institucional en la que pide a los responsables políticos que los comentarios que se refieran a actuaciones judiciales "se realicen desde las coordenadas de máximo respeto institucional que deben presidir las relaciones entre los poderes públicos, sin tratar de influir en los procedimientos judiciales en curso". Nunca antes un Gobierno intentó interferir de forma tan clara en apoyo de un juez que le puede perjudicar con el 'caso Faisán'.
 
Lo que parece una carga de profundidad del propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, contra la independencia del Poder Judicial, ha sido la gota que ha colmado el vaso en el máximo órgano de Gobierno de los jueces. El Consejo General del Poder Judicial, atacado sin piedad desde medios próximos y agradecidos al juez Baltasar Garzón -encausado por el Tribunal Supremo por presuntas corrupciones de prevaricación y cohecho-, ha salido a la desperada: pide a "los líderes políticos" -eufemismo para no hablar del Gobierno y del propio Zapatero- que dejen a la Justicia que trabaje y que no intenten interferir en la labor judicial.

 La Declaración Institucional del CGPJ -en el que se encuentra incluido el máximo valedor del juez Garzón, el abogado José Manuel Gómez Benítez, que accedió a una vocalía en el Consejo tras negociar con ETA- se ha producido un día después de las declaraciones de Zapatero a favor de Garzón -que asociaciones de jueces tachan de "inoportuno" e "irresponsable"- y no deja lugar a dudas: son manifestaciones que producen un "inmerecido efecto deslegitimador de la labor de los Jueces en su conjunto, provocando la desconfianza en un Poder básico del Estado".

La Declaración inicia así su primer párrafo: "En relación con las informaciones, comentarios y opiniones que, en los últimos días, vienen produciéndose relativos a determinadas actuaciones judiciales que se siguen en el Tribunal Supremo y en la Audiencia Nacional, el Consejo General del Poder Judicial, desde la más absoluta defensa de la libertad de expresión, exige también el máximo respeto, nacional e internacional, hacia la independencia y la función jurisdiccional de los jueces y tribunales españoles, que cuentan, y contarán siempre, con todo el apoyo y defensa del Consejo General del Poder Judicial, como muy recientemente ha puesto de relieve el Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar".

Es decir, que sin citarlo, el Pleno del Consejo apoya la labor de los magistrados Manuel Marchea y Luciano Varela que tienen que dirimir las posibles responsabilidades penales de Baltasar Garzón, acusado de prevaricación y cohecho en tres causas distintas. Manifiesta el Consejo la independencia de estos jueces y les brinda su apoyo incondicional para que, sin presiones políticas ni mediáticas de grupos agradecidos al otrora juez-estrella, continúen con su labor judicial.

Sereno clima

En su segundo párrafo, el Consejo General "reitera que el desarrollo de la función judicial precisa de un sereno clima para su más adecuado ejercicio. Este clima resulta difícilmente compatible con aquellas manifestaciones que produzcan un inmerecido efecto deslegitimador de la labor de los Jueces en su conjunto, provocando la desconfianza en un Poder básico del Estado".

Es significativo que esta Declaración salga un día después de que no sólo Zapatero, sino también del presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, amigo personal y principal valedor de Garzón para que Felipe González le metiera de 'número dos' del PSOE en las elecciones de 1993 en una célebre reunión en la finca de Quintos de Mora, haya saltado contra los jueces y en apoyo de su amigo el aún juez de la Audiencia Nacional.

El último párrafo del máximo órgano de gobierno de los jueces es espectacular: "Por todas las expresadas razones, el Consejo General del Poder Judicial entiende indispensable que los comentarios que se refieran a actuaciones judiciales, sobre todo cuando procedan de responsables políticos, se realicen desde las coordenadas de máximo respeto institucional que deben presidir las relaciones entre los poderes públicos, sin tratar de influir en los procedimientos judiciales en curso".

Es decir, que acusan al presidente del Ejecutivo y al presidente del Legislativo de intentar influir sobre los jueces para que no se haga justicia con Garzón, y les recuerda que el Poder Judicial es independiente y que así seguirá siendo, impartiendo justicia contra cualquier presunto delincuente.

Vea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios