www.diariocritico.com
El nombre hace al éxito de la persona, aseguran

El nombre hace al éxito de la persona, aseguran

Según un estudio, todo está en el nombre. No sólo influye en las reacciones de otras personas sino que pueden llegar más lejos: las mujeres con nombres muy femeninos no van con la matemática ni la ciencia

Ahora, los padres están advertidos sobre cómo llamar a sus hijos. Se descubrió que las "Ana", "Ema" o "Elizabeth" tienden menos a estudiar matemática o física después de los 16 años. Esos dos saberes, predominantemente masculinos, son muchísimo más populares entre las chicas con nombres como Abigail, Lauren y Ashley, que fueron evaluados como "menos femeninos" en un examen lingüístico.

El efecto es tan fuerte que los padres pueden diferenciar caracteres de hijas mellizas con sólo ponerles nombres como "Isabella" y "Alex", ambos en los extremos del espectro.
]
Un estudio realizado a mil pares de hermanas de los Estados Unidos descubrió que "Alex" era dos veces más propensa a triunfar en las ciencias duras que su hermana de nombre más femenino.

En parte, los motivos recaen en que los nombres proveen una poderosa imagen e influencian a las personas a reaccionar ante ellos. En ese punto, "Isabella" no estudiará lo que no esperan que una "Isabella" estudie.

"Hay muchas excepciones pero, en promedio, las 'Isabella' son tratadas de distinta manera que las 'Alex'", dijo David Figlio, profesor de Economía en la Universidad de Florida y autor del estudio. "Las chicas con nombres muy femeninos fueron generalmente estereotipadas".

Explicó que se trata efectivamente de estereotipos y que las "Isabella" se sienten presionadas para evitar materias técnicas. Ninguna de ellas, sin embargo, era menos capaz que las "Alex", pues cuando fueron testeadas "Ema", "Ana", y "Elizabeth" podían hacerlo igual de bien que sus congéneres de nombres femeninos más "masculinos".

En el informe, que será publicado en el Journal of Human Resources, Figlio calculó un puntaje de "femeneidad lingüística" para cada nombre. Usó 1.700 letras y combinaciones de sonidos que podían ser asociados a lo femenino o masculino y luego los evaluó con nombres de 1,4 millón de certificados de nacimiento.

Alertó sobre los karmas que los nombres de "bajo nivel" le pueden acarrear a los hijos. En un estudio a 55 mil chicos, las calificaciones en los exámenes de aquellos con nombres de grafía más extraña o con signos de puntuación (común entre anglosajones) marcan tres a cinco puntos porcentuales menos que aquellos compañeros con nombres tradicionales. Una de las razones es que los maestros tienen menos expectativas de los alumnos con nombres difíciles o raros, que de aquellos con nombres comunes.

En su libro Baby Name Report Card, el profesor de Psicología de la UCLA Albert Mehrabian testeó nombres para ver qué atractivo les veía la gente. Algunos disparaban inmediatamente imágenes de éxito, otros de popularidad y otros de bondad. En suma, la gente que tiene nombres más tradicionales suele gozar de más prestigio en las primeras impresiones.

El investigador Figlio advirtió finalmente que las personas debieran estar más atentas al poder de los nombres porque parecen importar mucho más de lo que parece.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios