www.diariocritico.com
Reapareció el Rey

Reapareció el Rey

   Este dos de mayo del año siete es distinto, sin duda: Ha nevado en muchas cumbres, se ha producido una tragedia en la generalmente muy tranquila ciudad de Palencia por causa de una explosión de gas, por segundo día consecutivo se produjo una batalla campal, en la madrugada, en el barrio madrileño de Malasaña, entre policías y elementos probablemente incívicos y en busca de 'jarana', los diarios dan cuenta de las manifestaciones del primero de mayo, y reparan en las muchas banderas republicanas que se hicieron visibles en las movilizaciones...  Y es noticia no menos relevante y acogida con relieve en los diarios la reaparición en escena del mismísimo Rey don Juan Carlos, "en viaje privado" en los días anteriores, según nos comunicaron fuentes de la Casa Real. Los distintos periódicos y las crónicas de los reporteros en guardia ante la Clínica Rúber, han señalado que "el Rey ya conoce a su nieta Sofía", que "el Rey visita, dos días después, a su nieta Sofía", o que "el Rey y Leonor conocieron a Sofía".

   Con toda probabilidad, la "reaparición en escena de don Juan Carlos" tranquilizó a más de un ciudadano, perplejo por su ausencia. Era sabido con bastante antelación que el parto de doña Leticia era cuestión de días. Ya fue un hecho imprevisible el fallecimiento del violoncelista Rostropóvich, muy amigo de la Reina, que forzó a ésta a viajar a Moscú a rendirle el tributo de su amistad. El celista no había tenido inconveniente en viajar en distintas ocasiones a Madrid para celebrar un cumpleaños de dona Sofía... Aún así, la Reina terminó los sufragios moscovitas y regresó a la mayor brevedad a conocer a su más reciente nieta, que precisamente tendrá su mismo nombre.

   Pero, ¿el Rey? ¿Dónde podía estar el Rey? Finalmente, reapareció en la tarde del martes, y sólo después de él, por cuestiones protocolarias, pudieron acudir a la clínica a felicitar a los padres de la infanta Sofía otras personalidades políticas: el jefe del Gobierno y esposa, el alcalde de Madrid, el principal jefe de la oposición...

   No es improbable que, más bien temprano que tarde,  desde la Casa Real se vean en la necesidad de romper "el gran secreto". Siempre hay una "razón de peso" que pudiera quebrar el misterio sobre la ausencia sorprendente del Rey: Las especulaciones acerca del jefe de la Casa Real pudieran alcanzar cualquier clase de asunto, y muchos de ellos resultarían particularmente delicados, y hasta graves. Por ejemplo, sería sumamente fácil sospechar que pudo estar en una cacería, pero, ¿cómo justificar esa ausencia de un par de días? Mucho más grave y trascendente: ¿ha podido el Rey estar sometido, esos días "perdidos", a alguna clase de tratamiento o contemplación médica?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios