www.diariocritico.com

¿Estamos locos o qué?

'La Barbie ministra: Bibiana Aído'

"La Barbie ministra: Bibiana Aído"

Definitivamente Bibiana Aído se ha propuesto no pasar sin pena ni gloria por el gobierno y desde luego que lo va a conseguir. La ya llamada ministra de Igual-da ahora quiere que las niñas no lean a Blancanieves ni a la Bella Durmiente ni a Cenicienta porque son mujeres pasivas que dejan que el hombre lo haga todo. Ja.


Yo me pregunto cuántos niños de cero a tres años conoce esta mujer y me cuestiono realmente si ha tenido tiempo alguna vez de observarlos detenidamente. Es la naturaleza, no los estereotipos. Hagan la prueba: coloquen a varios niños y niñas de esas edades en una sala de juegos y vean cuántos niños van a coger las muñecas o a jugar con las cocinitas y cuántas niñas van detrás de la pelota o a jugar con coches y camiones.

Los cuentos que la ministra defenestra no sólo hablan de lo memas que son esas princesas (que, efectivamente lo son) sino que hablan de otros muchos valores como la maldad el egoísmo, la mentira, el odio y la prevalencia de la bondad sobre todos ellos. Recuerden, en Disney siempre ganan los buenos. Ya sabemos que la vida no es así, que las mujeres no nos dedicamos a acicalarnos el pelo y a cantar a dúo con los pajaritos y las ardillas mientras sacamos agua del pozo. Pero tampoco contamos con los Reyes Magos a partir de cierta edad y no por ello vamos a dejar de contarles a los niños la milonga de cada navidad.


¿Qué es lo que quiere exactamente Aída? ¿Que Blancanieves se convierta en una tipa dura que va con el látigo por el bosque hablando de la igualdad y recordando a las ardillas que pueden abortar porque nosotras parimos, nosotras decidimos? ¿Qué a las niñas de cuatro años se les cuente que los hombres son muy cabritos y que hay que mantenerlos a raya desde el principio? ¿O acaso quiere Aída prohibir la venta de las muñecas porque entonces las niñas van a ejercer de mamás y amas de casa?


Aída, deja en paz a la infancia que bastante tiene la pobre con durar poco y olvidarse enseguida.  Deja a los niños en su inocencia y si una niña dice que de mayor quiere ser mamá, no hay que llevarse las manos a la cabeza porque eso significará que la naturaleza sigue funcionando. No te preocupes que tal y como estáis dejando el país ya la niña cuando crezca se dará cuenta de que para ser mamá también hay que, por narices, trabajar. A ver si ahora va a ser un tema de debate de estado la preocupación que nos genera lo que los niños dicen que quieren ser de mayores.


Yo no sé qué será lo próximo que pida esta mujer. Han llegado a tal extremo de modernidad que dentro de poco propondrán que los nacidos bajo el sexo masculino se puedana llamar María, Laura o Carmen. Y las niñas, Manolo, Pepe o Paco. Por aquello de no discriminar. Parece raro, pero yo de esta ministra y de sus ideas peregrinas me espero cualquier cosa.

PD. Una pregunta, Bibiana. ¿Tú a qué jugabas de pequeña? Dime que a la Barbie ministra y me matas. Porque de ser así, has cumplido tu sueño, eres mona, quedas muy bien de florero pero no sirves para nada

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios