www.diariocritico.com

Sarkozy asegura a los sindicatos que no es el "candidato del inmovilismo"

Promete a los franceses un "servicio mínimo" en los días de huelga, pese a las críticas sindicales

 

El candidato a las elecciones presidenciales francesas del partido gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP), Nicolas Sarkozy, señaló esta mañana en una entrevista en la cadena France 2 que "aplicará de manera escrupulosa el programa" presentado en su campaña presidencial "a través de la concertación sindical" sin que ello signifique que él sea el candidato del "inmovilismo" ni del "conservadurismo".

 

Sarkozy defendió sus propuestas en materia socioeconómica, especialmente su iniciativa consistente en regular el derecho de huelga que instaurará los "servicios mínimos". "Hace 20 años que se habla de esto", manifestó el aspirante de la UMP. "Cuando hay una huelga, quienes viven en las afueras no pueden acudir a sus trabajos ni volver a sus casas", prosiguió, asegurando que este tipo de movilizaciones sindicales suponía hacer "rehenes de los usuarios a los que la huelga no concierne".

Contra este tipo de situación, el candidato de la UMP defendió nuevamente su propuesta sobre el derecho a la huelga. "Digo a los franceses que si yo soy presidente de la República, construiré el servicio mínimo", a saber, que "contarán con 3 horas de trabajo en los transportes públicos por la mañana para acudir al trabajo y 3 horas por la tarde para volver" a sus casas, aseguró.

Sobre esta medida los sindicatos franceses se han mostrado abiertamente contrarios. Ayer mismo, el tercer sindicato más representativo de Francia, Fuerza Obrera (FO), aseguró a través de su secretario general que "FO no firmará un acuerdo que quiera instaurar el servicio mínimo". Más allá fue, François Chérèque, el secretario general de la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), el primer sindicato del país, quien previno ayer de que, en caso de victoria de Sarkozy, si éste lleva a cabo sus proyectos sin concertación con los sindicatos franceses, "habrá movilización social".

Sarkozy contestó estas afirmaciones asegurando que "no son los manifestantes los que hacen el programa electoral" de un aspirante a la jefatura del Estado galo. "Son 44 millones de franceses los que van a votar", recordó Sarkozy, insistiendo en que si le eligen a él, "aplicará de manera escrupulosa el programa y con concertación sindical".

Según Sarkozy, si Chérèque no está de acuerdo con él, "sólo hace falta que él", u otros "descontentos como Bernard Thibault --secretario general de la Confederación General del Trabajo, el segundo sindicato galo-- sean candidatos a las elecciones presidenciales".  

De este modo, Sarkozy insistió en que hará "tranquilamente" lo que ha prometido a los franceses en su campaña presidencial. En materia de empleo, junto a la regulación del derecho a la huelga destaca otra medida del aspirante a la carrera hacia el Elíseo de la UMP. Se trata de la exoneración de impuestos de las horas extra que tendrán que pagarse un 25% más caras, una medida que busca acabar con la ley que establece en Francia la jornada laboral de 35 horas semanales, calificada en su momento por Sarkozy como "el peor error que jamás haya cometido Francia". 

Sarkozy mantuvo que está "a favor del diálogo social". En consecuencia, si es elegido presidente de la República organizará hasta "cuatro conferencias sociales" para que los actores sociales jueguen plenamente su papel en materia de "contrato de trabajo, la duración del contrato de trabajo, las condiciones del lugar de trabajo, el nivel adquisitivo y la igualdad entre hombres y mujeres", según afirmó el aspirante favorito en la carrera hacia el Elíseo según los sondeos de opinión.

EL VIRTUAL GANADOR EN LA CARRERA HACIA EL ELÍSEO

A falta de cinco días para que tenga lugar la segunda y decisiva votación de las elecciones presidenciales francesas, Nicolas Sarkozy sigue siendo el virtual ganador de la votación, según todos los estudios de opinión.

Como todos los sondeos sobre la intención de voto que ya a mediados del mes de enero lo situaban por encima de Ségolène Royal, la candidata socialista a la elección presidencial, hoy el instituto de opinión Ipsos y Dell presenta un nuevo estudio de opinión, según el cual, el 53 por ciento de los votos se atribuye al candidato de la UMP, dejando el 47 por ciento restante a la candidata del Partido Socialista francés.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios