www.diariocritico.com

Los socialistas debatirán las medidas la próxima semana

División y gran preocupación en el PSOE ante el 'tijeretazo' de Zapatero

División y gran preocupación en el PSOE ante el 'tijeretazo' de Zapatero

Izquierda Socialista exigirá un impuesto especial para las grandes fortunas y que el presidente impulse en la UE la reforma financiera

La preocupación por el impacto social que han tenido las duras medidas antidéficit anunciadas por el presidente del Gobierno este miércoles en el Congreso, no se disimula entre los diputados del PSOE. Durante el debate, muchos de ellos se quedaron ‘de piedra’ porque nadie les había advertido de lo que se les venía encima. Algunos ni aplaudieron a Zapatero.
Ahora ven difícil explicar por qué el presidente ha incumplido su promesa y ha decidido cargar el coste del recorte sobre los sectores más desfavorecidos – funcionarios y pensionistas- mientras no se han tomado medidas ni sobre las grandes fortunas ni sobre el sistema financiero, algo que planteará Izquierda Socialista en la reunión que  mantendrá el próximo martes el Grupo Socialista. El lunes será también el principal asunto de la Ejecutiva del partido. El debate se prevé tenso, aunque la mayoría de los diputados y dirigentes del PSOE  llamarán al cierre de filas con el Gobierno.
 
El propio Zapatero, tras el debate, se esforzó en tranquilizar a los barones y líderes regionales del partido a los que había convocado a un almuerzo en Ferraz que, hasta que él llegó, presidieron Manuel Chaves, el vicesecretario general, José Blanco,  y la secretaria de Organización,  Leire Pajín.  A la cita faltaron, José Montilla, que a las cuatro de la tarde tenía sesión de control en el Parlamento catalán, y el secretario general de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, que no pudo volar a Madrid por culpa de la nube de cenizas del volcán islandés.
 

No crear confusión con "mensajes contradictorios"

Zapatero se sumó a la reunión a la hora del café con el tiempo justo de pedirles que pusieran todo su empeño en reducir el déficit en las Comunidades y Ayuntamientos donde gobiernan y  para exhortarles a que se vuelquen en hacer “pedagogía” de las medidas. La Moncloa ha trasladado a Ferraz la recomendación de que los dirigentes y cuadros medios del partido no deben entrar en detalles de las medidas en los actos a los que acudan para “no crear confusión” o entrar en “contradicciones”  entre ellos hasta que éstas no sean concretadas y aprobadas por el Consejo de Ministros, cosa que sucederá como pronto el viernes de la semana que viene. En Moncloa creen que el  papel del partido se debe limitar a defender la decisión que ha tomado el Gobierno para reducir el abultado déficit público explicando a la ciudadanía que el presidente ha preferido optar por esa vía – rebajar sueldo a los funcionarios y congelar algunas pensiones- como el ‘mal menor’ para no tener que tocar el ‘Estado de Bienestar’  -la sanidad o la educación-  o recortar las prestaciones por desempleo, lo que hubiera desencadenado una tormenta mayor.
 

"No se baja ninguna pensión"

Uno de los mensajes en los que cree el Gobierno que deben insistir, sin más detalles, es en que “no se baja ninguna pensión. En 2011, la mitad de los pensionistas cobrará lo mismo y la otra mitad recibirá una pensión más alta”, insisten. A la vez van a poner de relieve el escaso interés del PP en ‘arrimar el hombro’ y apoyar al Gobierno. “El PP es el partido del ‘no’”, remachan.
 
Pero, mientras durante el almuerzo con Zapatero los barones se mostraron comprensivos con las medidas ante la preocupante situación económica que atraviesa el país y  los fuertes ataques que ha sufrido el euro, dentro del PSOE no todos son tan ‘comoprensivo’ y hay división de opiniones. Muchos diputados se quedaron asombrados ante la dureza del ‘tijeretazo’, malestar que algunos hicieron patente nada más acabar de presentar las medidas el presidente Zapatero en el pleno del Congreso. Así, mientras la mayoría de la bancada socialista le dedicaba en pie una cerrada ovación, más de una docena de diputados no aplaudieron y permanecieron sentados en sus escaños, entre ellos,  Alfonso Guerra, Francisco Fernández Marugán y la ex ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo
 

Ejecutiva, el lunes y reunión de grupo parlamentario, el martes

Precisamente, el paquete de medidas será objeto de debate, primero el lunes en la Ejecutiva del PSOE que presidirá Zapatero. Y después, en la reunión que mantendrá el Grupo Socialista el martes en el Congreso, que se promete vibrante y tenso, aunque habrá una llamada generalizada al cierre de filas para no dar 'carnaza' al PP.
 
Los dirigentes de Izquierda Socialista (IS), no obstante,  van dispuestos a poner de relieve su descontento por el hecho de que no se haya dado ‘una de cal y otra de arena’, según ha adelantado a este diario el diputado de esta corriente crítica del PSOE, Juan Antonio Barrio de Penagos, con el que Diariocrítico mantendrá un chat el próximo lunes.
 
En IS consideran que “ante el carácter inevitable” con el que el Gobierno ha presentado el drástico ajuste, ahora hay que complementarlo con otras medidas dirigidas a las rentas más altas, a las grandes fortunas y a las SICAV, como también pide IU. Barrio de Penagos cree que Zapatero debe aprovechar la presidencia de turno de la UE para impulsar en la reunión del G-20,  que se celebra en Toronto  (Canadá) en junio, una reforma del sistema financiero porque, desde su punto de vista, "el ciudadano no puede estar viendo que se mete la tijera en lo suyo" y, "sin embargo, lo de los mercados y los bancos siempre queda aparcado para otro momento o no llega nunca".
 

Nuevas medidas.....pero en los PGE de 2011

En el PSOE, sin embargo, no descartan que el siguiente paso del Gobierno sea abordar modificaciones fiscales en este sentido, pero piensan que se dejarán para negociarlas con los grupos de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2011 para atraerse así a los grupos más remisos a apoyarlos, como ERC o IU. Una formula que podría estar estudiándose es la creación de un impuesto nuevo que sustituya al de Patrimonio, -que el Gobierno decidió suprimir en esta legislatura- pero dirigido solo a las grandes fortunas.
 
Por el momento, en el PSOE están a la espera de ver como enfoca y concreta todo este polémico paquete de medidas antidéficit el ministerio de Elena Salgado. Mientras tanto, los líderes regionales se pondrán manos a la obra para intentar aplacar el enfado ciudadano contra el Gobierno que se palpa en la calle ante el temor de que les pase factura en las próximas elecciones municipales y autonómicas.


- Lea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios