www.diariocritico.com

VI Cumbre UE-América Latina: las claves del encuentro

Arrancó en Madrid la reunión con Iberoamérica con más países participantes de la Historia

Arrancó en Madrid la reunión con Iberoamérica con más países participantes de la Historia

Europa persigue situarse como socio estratégico en el mercado iberoamericano

Casi sesenta países participan desde este lunes en Madrid en la mayor cumbre Unión Europea-América Latina de la historia de España: han llegado 30 países iberoamericanos, de los que una veintena vienen representados a nivel de Jefe de Estado o de presidente de Gobierno. La idea es la de cerrar diversos acuerdos comerciales en un momento en el que la crisis golpea al mundo, pero cuando los países latinoamericanos se están recuperando antes de lo previsto, con un crecimiento del 4 por ciento para 2010, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI). La cumbre se inició el fin de semana con una reunión bilateral con México y se desarrollará, en sesiones bilaterales o regionales, hasta el próximo miércoles.
         En un briefing informativo el pasado jueves en Moncloa, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega subrayó el enorme esfuerzo desarrollado por la presidencia española de la UE para situar a América Latina y el Caribe "en el corazón de Europa". En un día en Santander y en otros tres en Madrid se están celebrando dos cumbres bilaterales -con México, este domingo, y con Chile, en la mañana de este lunes-, tres cumbres regionales -Cariforum, UE-Comunidad Andina y UE-Centroamérica- y la importante cita comercial UE-Mercosur, además de la gran cumbre entre la Unión Europea y América Central y el Caribe que tendrá lugar este martes.

         Según subrayó la vicepresidenta De la Vega, el Gobierno de Rodríguez Zapatero confía en que en torno a la cumbre se puedan relanzar varias negociaciones comerciales que la Unión Europea negocia desde hace años con algunos bloques de países. Entre los proyectos que aparecen ya como fijos está la aprobación de un fondo de 110 millones de euros con cargo al presupuesto comunitario destinado a financiar infraestructuras al otro lado del Atlántico.


Un gran acuerdo de asociación

         Pero la estrella de la cumbre es, sin duda, la firma de un acuerdo de asociación entre la Unión y Centroamérica; un acuerdo que contendrá -por exigencia de los países comunitarios- de una cláusula para permitir a la UE suspender el acuerdo en caso de violación de derechos humanos o interrupción de la normalidad institucional o gobernabilidad en alguno de los países firmantes. Es el caso de Honduras, donde aún colea el golpe de Estado que quitó del poder al ya ex presidente Zelaya. La diplomacia europea y centroamericana negocian aún en qué condiciones se aplicaría esa cláusula y qué límites tendría.

         No obstante, el gran acuerdo que España quiere alcanzar es, al menos, la reapertura de las negociaciones con Mercosur, el gran mercado que forman Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, conversaciones que están suspendidas desde 2004. Zapatero confía en establecer, como mínimo, una hoja de ruta que lleve a una conclusión definitiva del acuerdo en plazo no demasiado lejano. No obstante, se enfrenta a las posiciones contrarias de ocho países europeos - Francia, Irlanda, Grecia, Hungría, Austria, Luxemburgo, Polonia y Finlandia-, preocupados fundamentalmente por la repercusión que ese acuerdo con Mercosur tendría sobre sus respectivas agriculturas.

         De cara a esa 'hoja de ruta' que España pretende impulsar vendría muy bien -reconocen medios gubernamentales- la firma de acuerdos comerciales previos con Perú y Colombia, países no inscritos en Mercosur, pero sobre los que España quiere incluir dentro de la política comercial común. No obstante, como siempre es la agricultura la que presenta mayor dificultad, en productos tan sensibles para Europa como los lácteos. También hay preocupación por el sector textil, que ha retrocedido en todos los países de la Unión ante el expansionismo chino.

         Estos aspectos deberían haber quedado despejados en las sesiones del lunes y del martes, de manera que en la sesión del miércoles, 19 de mayo, la cumbre entre la UE y Centroamérica se desarrolle con el camino ya abonado. Dentro de ese gran capítulo comercial, la Comisión Europa ya ha hecho sus cuentas: un acuerdo sólo con Mercosur supondría para los Veintisiete un beneficio anual de 4.500 millones de euros en forma de aumento de las exportaciones: es la apertura de dos mercados de 300 y 500 millones de personas, según subraya la presidencia europea.


Las cumbres regionales y bilaterales

         La gran cumbre UE-América Latina y Caribe es la estelar, con un desarrollo a lo largo de todo este martes, pero a la misma se llega después de que este lunes se hayan cerrado la de Chile -primera a la que asiste el nuevo presidente chileno, Sebastián Piñera-, UE-Cariforum y la importantísima cita UE-Mercosur, además de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores UE-ALC, preparatoria del cónclave del martes.

         En todas las citas bilaterales y regionales la UE está representada por el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy; el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el presidente de turno del Consejo de la UE, José Luis Rodríguez Zapatero. Después de la gran cumbre UE-ALC, el miércoles 19 de mayo se cerrarán los encuentros con las citas entre la UE y la Comunidad Andina y con Centroamérica.

         En este punto se ha llegado a un curioso acuerdo: el nuevo presidente de Honduras, Porfirio Lobo, no asistirá a la cumbre central UE-ALC para sí hacerlo -con consenso comunitario- a la cita con Centroamérica. En fin, que la diplomacia ha funcionado a fondo para evitar problemas como la conflictiva situación de Honduras: que ese país pueda estar representado, pero que al mismo tiempo se exprese el rechazo de la UE al golpe de Estado que echó del poder a Manuel Zelaya. La realidad es que una decena de países sudamericanos, liderados por Brasil, amenazaron a primeros de mayo con no viajar a Madrid si Lobo participaba en la cumbre UE, América Latina y Caribe. El presidente hondureño decidió finalmente renunciar a asistir a esa cita, y conformarse con estar presente en la de Centroamérica.


Importantes ausencias

         Como ya comentamos en nuestro diario e-Xclusivo días atrás, la gran cumbre UE-América Latina y Caribe tendrá algunas ausencias significativas, además de la ya comentada de Porfirio Lobo: no acudirá el presidente venezolano, ni el de Uruguay, José Mujica, a quien sus médicos le han recomendado descanso por estrés. Tampoco estará Raúl Castro, que no suele asistir a estos encuentros. La delegación cubana estará encabezada por el canciller Bruno Rodríguez, lo que, seguramente, evitará grandes discusiones sobre la situación en Cuba, una condena al régimen o una declaración a favor de los derechos humanos en la isla.

         También por parte europea habrá sonadas ausencias, como la del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. Y a fecha de este lunes no está aún confirmada la presencia de los primeros ministros de Reino Unido, David Cameron, y de Grecia, Yorgos Papandreu. Tampoco se sabe cuál será la presencia del Rey Don Juan Carlos, convaleciente tras su operación de pulmón. De hecho, la cena de gala de este lunes a los líderes de ambos continentes será presidida en el Palacio Real por los Príncipes de Asturias.


- Lunes, 17 de mayo:
- Domingo, 16 de mayo:
> ESPECIAL INFORMATIVO:

Todo sobre la 'VI Cumbre UE-América Latina y Caribe': las claves del encuentro
Todo sobre la 'VI Cumbre UE-América Latina
y Caribe': las claves del encuentro



Diariocrítico Cantabria
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios