www.diariocritico.com

Inaugurada la VI Cumbre UE-America Latina y Caribe

La presidenta argentina reprocha las leyes anti-inmigración y pide a Gran Bretaña diálogo sobre las Malvinas

La presidenta argentina reprocha las leyes anti-inmigración y pide a Gran Bretaña diálogo sobre las Malvinas

Zapatero muestra su compromiso con el "proyecto de unión de dos continentes"
Diariocrítico realiza hoy un gran despliegue de redacción y televisión en la Cumbre de jefes de Estado

El presidente español, Rodríguez Zapatero, ha inaugurado oficialmente la VI Cumbre UE-América Latina y Caribe renovando su compromiso "en este proyecto de unión de dos continentes". La inauguración de la cumbre, a la que asisten 60 países de Europa e Iberoamérica, contó también con una intervención de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en la que reclamó a Gran Bretaña la reapertura del diálogo sobre la sobre de las islas Malvinas y reprochó a Europa las leyes anti-inmigración. La cumbre arrancó con polémica por un desayuno informativo del presidente boliviano, Evo Morales, durante el que acuso al PP de financiar un intento de golpe de Estado en su país.
         En realidad, las incontinencias verbales del líder boliviano no tienen reflejo en esta cumbre, pero traerán, sin duda, fricciones a la política nacional. Acaso no tanto como cuando el venezolano Hugo Chávez acusó a Aznar de intentar un golpe de Estado en su país, pero removerá aguas que deberían quedar quietas ya.

         Por lo demás, la VI Cumbre UE-América Latina y Caribe, para la que España ha desplegado un enorme esfuerzo político y diplomático, arrancó en la mañana de este martes en Madrid con un mensaje de esperanza del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, para quien este marco debe "impulsar un salto cualitativo en nuestra relación", y en cuyo discurso incluyó varias referencias a la satisfacción de su Gobierno por el "trabajo realizado".

         "Cuando sumamos esfuerzos", dijo Zapatero al inicio de su intervención, "multiplicamos los resultados", y ahí está, por ejemplo, la respuesta internacional, pero sobre todo europea, por el terremoto de Haití, que ha puesto a prueba la solidaridad para unir esfuerzos entre Europa y América Latina. En ese punto, Zapatero comprometió su "voluntad de seguir comprometidos con Haití", al igual que con Chile.

         El Gobierno confía que con esta cumbre se abra un tiempo de concertación política a favor de los derechos humanos y en la lucha contra el cambio climático -que lidera México-. "Vamos a ver resultados", dijo Zapatero a las 60 delegaciones asistentes a la cumbre; a poner en marcha una fundación y a conseguir resultados positivos para abrir las relaciones comerciales entre ambos continentes con un importante acuerdo UE-Mercosur.

         "Nos sentimos comprometidos en este proyecto de unión de dos continentes", reiteró Zapatero, ya que "Latinoamérica es un continente de futuro" y "Europa debe ser cada día una unión más perfecta", porque "fortaleciendo nuestra unión" ganaremos en nuestra voluntad firme de defender el estado de bienestar. En definitiva, que "España ofrece todo su apoyo para el éxito de esta cumbre".


Kirchner pide diálogo sobre las Malvinas y otro trato migratorio

         Muy esperada era la intervención de la argentina Cristina Fernández de Kirchner, que se dirigió al plenario para explicar los asuntos que le preocupan desde su peculiar óptica. La presidenta argentina habló de nueva economía para hacer frente a la crisis y de nuevas relaciones comerciales, pero advirtió que "no es una cuestión de dádiva, sino de abordar las causas de la crisis y darle una respuesta". Es decir, y en definitiva, desde una relación de iguales.

         Una parte central de su discurso estuvo dedicada a pedir a Europa que evite las conductas restrictivas y leyes contra la inmigración. Porque hay que huir, según ella, del hecho histórico de que las sociedades tienden a buscar a "causantes de los problemas" y los países latinoamericanos ven "con preocupación" el trato discriminatorio que se estaría dando a la inmigración en Europa, o el intento de colocar a los inmigrantes como un "enemigo". "Esta presidenta es nieta de españoles: de mis cuatro abuelos, tres eran españoles", recalcó Kirchner en un evidente intento de mostrar cómo la emigración es un fenómeno de ida y vuelta.

         Otro punto central de su discurso ante el plenario de la VI Cumbre UE-América Latina y Caribe que se celebra este martes en Madrid fue el dedicado a pedir a Gran Bretaña que ambos países reabran las conversaciones sobre la soberanía de las islas Malvinas, un antiguo contencioso que colea aún entre ambos Estados. "Somos un país de paz", dijo, dirigiéndose a la representación británica, encabezada por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, William Hague. "Somos un país de paz", repitió, y no se puede cargar en la cuenta de Argentina actitudes o hechos realizados por gobiernos dictatoriales -la Junta Militar y la guerra de las Malvinas-.

         Advirtió Kirchner, en ese sentido, que "Todos los países están sujetos a las resoluciones de las Naciones Unidas" y que no puede haber un doble rasero, en este caso sobre el contencioso con Argentina.

         Finalmente, la última parte de su discurso la dirigió a la necesidad "esperanzadora" en el "multilateralismo", en la llamada a una economía realista no basada en la especulación. En este punto pidió un esfuerzo para intentar redefinir conceptos, políticas y conductas. "Es hora de cambiar", dijo, hacia una "sociedad más justa, equitativa y segura".



VI CUMBRE UNIÓN EUROPEA-AMÉRICA LATINA Y CARIBE


- Martes, 18 de mayo:


- Lunes, 17 de mayo:
- Domingo, 16 de mayo:
> ESPECIAL INFORMATIVO:

Todo sobre la 'VI Cumbre UE-América Latina y Caribe': las claves del encuentro
Todo sobre la 'VI Cumbre UE-América Latina
y Caribe': las claves del encuentro



Diariocrítico Cantabria
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios