www.diariocritico.com
Im-presentables del jueves, 10 de junio 2010

Im-presentables del jueves, 10 de junio 2010

Ciao Zapatero

Berlusconi ha protagonizado un sonado desplante diplomático al dejar solo a Zapatero en plena rueda de prensa tras su reunión en el Palacio de Chigi, sede del Gobierno en Roma. Así, sin más, tras la introducción de Zapatero y la suya propia, el original primer ministro italiano ha abandonado la rueda de prensa cuando empezaba el turno de preguntas. El presidente del Gobierno, desconcertado, ha salido detrás de él y ha continuado la rueda de prensa en una sala contigua.

Pero en el ‘paquete’ del abandono había más. Segundos antes, el primer ministro italiano, fiel a su estilo, se acercó a Zapatero y recordando la audiencia que el presidente español tuvo con el Papa dijo que se despedía de él "como un santo", porque ya había sido bendecido por el Pontífice. Le estrechó afectuosamente la mano y, a renglón seguido y sin mediar otra palabra, abandonó su atril dejando fuera de juego a Rodríguez Zapatero durante unos segundos que se le hicieron eternos.

Las críticas de la prensa no han tardado en llegar después del incidente, por lo que el portavoz del Gobierno italiano, Paolo Bonaiut, ha dado la cara por su ‘jefe’ y ha señalado que Berlusconi abandonó la sala por cortesía. Cortesía incomprensible porque nunca se abandona a un jefe de Estado solo ante la prensa.

Vea también:





¿Qué hay tras ciertas esquelas?

Luis García Cereceda era un empresario de éxito, popular en la sociedad madrileña, querido por los que le trataron. Un emprendedor que no tuvo tanta suerte en algunos momentos de su vida familiar. Ahora que el fundador de Lugarce, propietario del restaurante Zalacaín y tantas otras cosas acaba de fallecer, una extraña guerra se está produciendo entre sus sucesores. Una guerra que, como la que se evidencia en la incomprensible esquela aparecida este jueves en el diario El País, revela que no todo es armonía ni cordura entre ciertos familiares del prohombre. Esquelas como esta, y ciertos programas televisivos de auténtica basura, parecen tratar de manchar la imagen del fallecido, un hombre que, con todas sus virtudes y defectos, creó, casi desde la nada, un imperio para sus descendientes, muchos puestos de trabajo y una reputación empresarial con la que ahora, al parecer, juegan miembros de su propia familia.

- Puede ver la esquela bajo estas líneas:


Vea también:

El líder ultra de las mechas rubias

Ultra, xenófobo... así es Geert Wilders, líder de la ultraderecha que acaba de triunfar en las elecciones holandesas colocándose como tercera fuerza política y posible llave para gobernar el país. Sólo es de esperar ahora, los que todavía creemos en los predicados que no discriminan ni apartan a ningún ciudadano por su origen o su raza, que las principales fuerzas políticas que han resultado ganadoras, liberales y laboristas, sepan llegar a un gran acuerdo de Estado para evitar tener que sentarse con este individuo.

Y es que Wilders, el político de las mechas rubias que ven en la fotografía, ha pasado de 9 a 24 escaños con este discurso: "Nadie podrá ya ningunearnos. Holanda ha votado por menos Islam, menos inmigración y más seguridad. Lo sabíamos y el votante también. Es un día fantástico para nuestro Partido por la Libertad, y glorioso para Holanda", dijo, cerca de la medianoche, cubierto por una lluvia de confetis. De muchos colores, valga la contradicción...

__________________________________________________________

ENVÍENNOS SU IM-PRESENTABLE

¿Tiene usted un im-presentable? Diariocrítico quiere abrir su im-presentable a la opinión de nuestros lectores. ¿Tiene usted un candidato? Envíenoslo a este correo [email protected] o mándenoslo en vídeo a través de nuestro Canal Ciudadano  

¿Quiénes son im-presentables para nosotros?

Pues gentes que sin duda merecedoras de respeto, que habitualmente se comportan con normalidad, pero que, ocasionalmente, hacen cosas im-presentables. Gentes conocidas, populares, que a veces se ‘pasan' unos cuantos pueblos. Pretende ser una sección amable. Una cosa es ser (ocasionalmente) im-presentable y otra merecer la condena de la sociedad por acciones repudiables y aborrecibles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios