www.diariocritico.com
Reducirlas o hacerlas desaparecer

Reducirlas o hacerlas desaparecer

No es ningún secreto, tampoco estamos inventando la pólvora; cualquier Estado, en cualquier lugar del mundo, tiene dos prioridades: la seguridad y el desarrollo, cuándo se da prioridad a la seguridad y cuándo al desarrollo he ahí el manejo sabio y prudente del estadista que está en el gobierno; considerando que no hay seguridad sin desarrollo y viceversa, así de simple.

En nuestro país hemos tenido unas Fuerzas Armadas -modestas pero muy profesionales, con capacidad disuasiva- ligadas a su pueblo; su origen lo dice todo, no han sido de elite, ni corruptas, ni represivas; salvo contadísimas excepciones que más bien, se podría decir, se cometieron algunos excesos.

Los militares han estado vinculados a la suerte de su pueblo, por ello han sido admirados y respetados y obviamente tienen un bien ganado prestigio; en recientes sondeos publicados por la prensa, los ubican en segundo lugar con más del 50% de aceptación, esos resultados no son gratuitos.

Los militares han estado presentes para palear los problemas más álgidos, especialmente de las poblaciones pobres, llámese cordón fronterizo, suburbios (población urbano marginal), trabajando codo a codo con indígenas; creando universidades (la ESPE, una de las universidades técnicas más prestigiadas del país), colegios y escuelas,  lo mismo en la atención médica, en el socorro cuando ha habido desastres naturales, todo esto para ayudar al Estado que normalmente ha llegado tarde, mal o nunca a resolver los problemas. Las FF.AA. han estado presentes en todo el país, con el único afán de servir a sus compatriotas y obviamente cumpliendo sus misiones señaladas en la Constitución.

Concomitantemente a sus actividades profesionales, las FF.AA. han trabajado con entusiasmo en todo lo señalado, dentro del programa institucionalizado  llamado de “Apoyo al desarrollo”. El pasado 22 de abril, el presidente Correa aseguró que era necesario revisar el presupuesto de las FF.AA. porque “en esta nueva época la única guerra es contra la pobreza, la inequidad, el desempleo, la corrupción”, fácil y demagógico argumento, que no es nuevo, para debilitar a las FF.AA; tengo la sospecha que aquí hay un plan para reducirlas o hacerlas desaparecer, ojalá me equivoque.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios