www.diariocritico.com
El día que ZP se hizo de derechas y Rajoy de izquierdas

El día que ZP se hizo de derechas y Rajoy de izquierdas

Que el presidente Rodríguez Zapatero, piense o mejor dicho proclame a los cuatro vientos que la reforma laboral es necesaria para crear empleo, aunque sea por artículo 33 o mejor dicho por Decreto, y que Mariano Rajoy defienda el empleo público, no me digan que no es cambiar de ideología, por lo menos por unos momentos.

Los que durante mucho tiempo hemos abanderado y defendido la idea de que algunos miembros de la clase política tanto nacional, como autonómica, como municipal, han perdido el norte y que lo único que les preocupa es permanecer en su escaño contra viento  marea, y que las ideas pasaron a mejor vida, nos vuelven a dar otra vez  la razón.

Que nos impongan desde Bruselas, vía Berlín o París, el tipo de medidas tenemos que adoptar para reducir un déficit que nunca se tenía que haber producido, como consecuencia de malgastar el dinero de todos los ciudadanos en algunas obras, digamos finamente, que innecesarias o inútiles gracias al Plan E. O que principalmente los Ayuntamientos han pasado de cumplir su obligación de pago, y como algunas, o mejor dicho la gran mayoría de las empresas son pymes, sus regidores decidieron pagar en tres ves, es decir tarde mal y nunca. O que nuestros dirigentes políticos, que aparentan saber tanto y de todo, deciden tener asesores, no sabemos bien para que, bueno si lo sabemos, para colocar a sus “amigos”, con menos ideas que ellos. O no saber vivir sin el coche oficial o últimamente sin el avioncito. O que cada día, desgraciadamente, salga a la opinión pública un presunto nuevo caso de corrupción. O que algunos de sus Señorías, perciban dos o tres abultados sueldos. O que los sindicatos y la patronal sólo representen a sus dirigentes y no a los trabajadores, ni a los empresarios.

Pero desgraciadamente España, no es como el resto de Europa, ni por forma de vida, ni por la forma de trabajar, ni por competitividad empresarial, ni por los sueldos que reciben los trabajadores, ni en otras muchas cosas. Y ya se proclamó a los cuatros vientos con aquel célebre eslogan de Spain is diferent. Por eso para hacer las grandes y numerosas reformas que hay que hacer en nuestro país, tienen que ser realizadas por una nueva clase política con visión de miras, con conocimiento de las particularidades de la sociedad española y no como hasta ahora el copia y pega de otros modelos o sistemas. No nos engañemos, no podemos tener impuestos europeos, cuando los sueldos de los españoles son africanos

¿Para qué sirve una reforma del mercado laboral, si por otro lado se aumenta la presión fiscal y se penaliza el consumo con aumento del IVA? La respuesta es muy sencilla, para nada. ¿Por qué no se lucha contra las burbujas especulativas? Porque eso es intervencionismo, pero si se mira hacia otro lado cuando los mal llamados “lobbys de poder” cuando deberían llamarse “amigos del poder” crean un entramado de monopolios.

España no puede volver a permitirse, perder otro tren más, porque ya se han perdido muchos, quizás demasiados. Muchos ciudadanos queremos y pedimos un cambio de la clase política, empezando por una mayor transparencia en los partidos. Políticos con ideas, que conozcan la realidad social y económica, con alturas de miras y que sepan escuchar y dialogar, para encontrar puntos de acuerdos. Nos han pedido y hemos realizado muchos sacrificios, pero ya no queremos políticos profesionales, que basen su mensaje en el: y tu más.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios