www.diariocritico.com

Fernando Jáuregui

El 'caso Eguiguren'

El 'caso Eguiguren'

El 'caso Eguiguren'

 

Fernando Jáuregui

 

Conozco, aunque algo de pasada, a Jesús Eguiguren, indudable protagonista del último libro que he escrito junto con mi colega Manuel Angel Menéndez, por su carácter de principal negociador con ETA en la pasada Legislatura. Me sorprendía el silencio que había venido manteniendo este hombre, presidente del Partido Socialista de Euskadi, ante las reiteradas promesas del Gobierno del que es correligionario, en el sentido de que está cegada la vía de la negociación. Ahora, este silencio se ha roto, en medio de no poca confrontación pública tanto con Rubalcaba como con Patxi López, y hasta prepara el lanzamiento de un libro, que se ha visto retrasado parece que por presiones oficiales, en el que se cuentan sus andanzas negociadoras.

 

Comprendo que la posición de Eguiguren no es la más popular del mundo en estos momentos: mostrarse comprensivo con la evolución que está experimentando Batasuna resulta políticamente incorrecto. Pero yo, la verdad, pienso que lleva algo de razón este hombre convencido de que con la negociación se acabará con esa pesadilla, que se llama ETA y que nos consume a los españoles desde hace cuarenta años. También coincido con Eguiguren en que el debate interno que se ha abierto en lo que fuera el ‘brazo político’ de la banda terrorista merece, cuando menos, algo de atención previa a la descalificación ‘a priori’.

 

Cierto, el encuentro de este domingo en Bilbao entre los ‘batasunos’ y Eusko Alkartasuna, un partido en declive, produjo a casi todos una cierta decepción. No basta con desmarcarse de la violencia: hay que dar un recado público a ETA para que defina de una vez, si es que la tiene, su estrategia hacia la pacificación.

 

Pero pienso que lo importante ahora no es si hay o no contactos entre el Gobierno, o entre una parte del PSE, y el mundillo filoetarra, llámese Otegi o Díez Usabiaga; de esos contactos, en todo caso, no van a salir nuevas concesiones a ETA ni a lo que representa. Lo verdaderamente importante, a mi juicio, es la negociación...entre los herederos de la ilegal Batasuna y la propia ETA.

 

Esa negociación existe, porque los ‘batasunos’ consideran que el contagio con la banda del terror es ya infeccioso. Yo confío, como tantos, en que de todo este movimiento acabe saliendo algo positivo, sin que por ello tenga el Estado que hacer concesión alguna que pudiera resultar lesivo para el Estado de Derecho o para las víctimas de las acciones criminales de ETA. Ni tampoco tenga por qué abandonar la hasta ahora muy eficaz vía policial.

 

Estoy esperanzado, lo confieso, y creo más en la sinceridad algo brutal de los planteamientos de Eguiguren que en las no sé si falsas palabras de rechazo que oficialmente tiene que expresar el Gobierno de la nación. Aquí, tengo la impresión, cada cual está cumpliendo su papel según su leal saber y entender. Ahora, la pelota está en el tejado de ETA: ¿volverán los ciegos criminales a empeñarse en el error?

 

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.