www.diariocritico.com
Montilla se ha metido en un lío

Montilla se ha metido en un lío

Me he resistido dos o tres días hasta escribir este artículo a la espera de que se clarificara el tema de la famosa manifestación del sábado en Barcelona. Hasta este jueves a la mañana he mantenido la idea de que Montilla encontraría un motivo sobrado para desvincularse y evitar su presencia, pero ahora parece que no tiene vuelta atrás. Intentaré poner un poco de orden, que no sé si de juicio, en este entuerto:

Primero: Òmnium Cultural, asociación surgida en los años 60, en pleno franquismo, para potenciar la lengua y la cultura catalana, lo que incluso le valió el cierre gubernativo durante unos años, hace unos meses que está tramando una gran manifestación “por el derecho a decidir”. Ya sabemos qué quiere decidir, no nos engañemos: decir si queremos ser independientes, o quedarnos como somos. No se trata de ningunos juegos florales ni de un concurso de redacción de colegio.  

Segundo: En pleno fragor por el rapapolvo del Tribunal Constitucional al Estatuto aprobado en referéndum por la inmensa mayoría de los catalanes que acudieron a las urnas –esto es lo que cuenta en democracia, no la abstención- Montilla se suma a la manifestación que ni él ni los socialistas habían convocado.  

Tercero: Para hace valer el valor institucional al de su alta representación, Montilla reivindica encabezar la senyera pero no una pancarta que le incomoda y que no es el propósito que le lleva a sumarse a la manifestación que, recuerdo, no había convocado él.  

Cuarto: Òmnium Cultural, que es quien tiene la paternidad de la movilización, se mantiene en sus trece y recuerda que el lema unitario bajo el que desfilarán seiscientas entidades es “Som una nació. Nosaltres decidim!” ¿Hace falta traducción?: ·”Somos una nación, nosotros decidimos”. Al final, no obstante, y como Òmnium Cultural se nutre de subvención oficial, se busca el compromiso para que todos se sientas cómodos, o sea ninguno.

Quinto: ¿Decidimos, qué? Nuestro grado de compromiso con España. ¿Con un Estado de mentalidad federal que nos reserva un papel motor en armonía con otros pueblos, o una España con mentalidad centralista que mete en el mismo saco a Cataluña que la Rioja, a Murcia, o a Castilla-la Mancha?.  
Sexto. Sea dicho con el máximo respeto. Mientras no me demuestren lo contrario, me da la sensación de que nadie ha muerto en España por ser riojano, murciano o manchego. En esta España que se ha desangrado y que ha sacrificado a sus mejores hijos, te han matado por comunista, por anarquista, por liberal, por conservador, por monárquico, o por falangista, no creo que por ser riojano, murciano o manchego. Repito que sea dicho con el máximo respeto. Por catalán, sí.  

Séptimo: la manifestación del domingo no es territorio propicio para los socialistas. Se apuntan a la manifestación porque de buena fe y legítimamente, quieren expresar su rechazo al recorte que el TC ha hecho del Estatuto, pero no ésta la intención de la marcha.  

Octavo: Duran Lleida ya ha advertido que la manifestación puede ser un aquelarre de independentistas. Aquellos que votaron no al Estatuto, o que se quedaron en casa, armarán la bronca y comprometerán al presidente.   Noveno: en condiciones normales, el presidente de la Generalitat, socialista, se habría quedado en casa con el argumento, que yo creía que haría servir a última hora, de que se había desvirtuado el sentido original de la protesta y que no se podía poner en cuestión el prestigio de su alta representación.  
Décimo: Montilla y los socialistas, que no creo que sean quienes movilicen a más seguidores a la marcha, conseguirán el titular de cierta prensa madrileña el domingo: por arriba de la página, Montilla rodeado de banderas independentistas -la estelada- y por abajo una gran bandera española y el titular “todos los españoles con la “roja” –selección plagada de catalanes, por cierto-.  

Montilla, al intentar ponerse a la cabeza de la manifestación, está cayendo en su propia trampa. El derecho a decidir no tiene nada que ver con la indignación por la sentencia del Tribunal Constitucional, tiene más calado. Su partido lo ve y sus ministros -Carme Chacón y Celestino Corbacho- han sido más inteligentes en verlo venir. O es que les prima antes ser ministros de España que militantes del socialismo catalán, que también puede ser. En todo caso su problema es pretender tener dos madres.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios