www.diariocritico.com
Zapatero, diez años de luces y sombras

Zapatero, diez años de luces y sombras

Este jueves, 22 de julio,  José Luis Rodríguez Zapatero celebra una década como secretario general del PSOE. Un aniversario cargado de recuerdos, de luces y sombras de un líder político que accedió al poder dentro de su partido de forma inesperada, ganando por la mínima – ocho votos- a todo un ‘dinasaurio’ como José Bono en un Congreso extraordinario histórico y apasionante en el que hubo nada menos que cuatro aspirantes. Además de Zapatero y Bono, la ahora dirigente de UPYD, Rosa Díez, y la dirigente guerrista Matilde Fernández.
En aquel 35º Congreso extraordinario Zapatero, un dirigente que aunque llevaba desde comienzo de los años ochenta como diputado por León no gozaba de una gran proyección política,  fue elegido contra todo pronóstico secretario general del PSOE. Fue la consecuencia de la derrota electoral que sufrió su antecesor, Joaquín Almunia, que a su vez había sustituido a Felipe González al frente del partido tras una convulsa etapa interna en la que el PSOE vivió por primera vez en su historia una ‘bicefalía’. José Borrrell había sido elegido candidato a las elecciones generales en primarias frente al propio Almunia, que no acabó de asimilar el triunfo del catalán.

Las rencillas internas afloraron y se destapó un escándalo que afectaba directamente a la época de cuando Borrell ocupó la secretaría de Estado de Hacienda. El candidato se vio obligado a dimitir y Almunia tuvo la vía libre para presentarse a las generales frente al líder del PP, José María Aznar, que ya saboreaba las mieles del poder.

La era Zapatero abrió un borrón y cuenta nueva en el PSOE. Aquel 22 de julio del año 2000 supuso todo un revulsivo para un partido que vivía sus horas más bajas después de quedarse ‘huefano’ de un líder como Felipe González, circunstancia de la que le costó mucho salir.

Durante estos diez años la vida de Zapatero ha dado muchas vueltas. De aquel grupo denominado Nueva Vía que le ayudó e impulsó a llegar a la cima quedan  pocos vestigios.

Su primera victoria en las urnas en 2004 fue analizada como una ‘chiripa’, como el casual resultado de un cúmulo de desaciertos del gobierno de Aznar que no supo gestionar la grave crisis abierta tras el brutal atentado del 11-M. 

Zapatero, también contra todo pronóstico, ganó las generales y se convirtió en Presidente del Gobierno. Tenía cuatro años por delante de oro para hacer y deshacer a su antojo. En aquella legislatura, el líder del PSOE tuvo casi todo a favor. España en una buena situación económica, con ritmos de crecimiento admirables, una tasa de empleo en alza, asiento en foros como el G-20 y un partido unido y feliz por haber logrado encontrar estabilidad y paz interna.

La renovación estaba en marcha. Hasta el punto de que algunos de los dirigentes de la llamada ‘vieja guardia’ se quitaron – o los quitaron- de en medio- como fueron los casos de Joaquín Leguina, o de Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Otros fueron excluidos de su círculo más íntimo poco a poco, como Jordi Sevilla, o Juan Fernando López Aguilar…No obstante, quedan en pie  algunos de sus primeros colaboradores, como José Blanco, que destaca por su fidelidad. El  vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento se ha convertido en pieza clave del Gobierno y del partido a lo largo de estos años, unos años buenos y menos buenos.

La retirada de las tropas de Irak y la tregua con ETA fueron sus dos grandes restos entre 2004 y 2008. Zapatero finalizó su primer mandato con un balance más positivo que negativo. El atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas con el que el Gobierno dio por "roto, liquidado y acabado" ese periodo de tregua ded la banda terrorista en enero de 2007 rompió abruptamente el espejo en el que se había estado mirando felizmente hasta ese momento el líder del PSOE.

Aquel famoso ‘talante’ de Zapatero quedó también  para la historia. Su segunda legislatura, ganada esta vez sin sobresaltos pero sin lograr la ansiada mayoría absoluta, ha estado marcada por la crisis económica, que el líder del PSOE no quiso o no pudo pronosticar a tiempo.

En estos dos años y medio que han transcurrido desde que se celebraron las elecciones de 2008 la situación ha cambiado tanto que dentro y fuera del propio PSOE se empieza a hablar de recambio. El desgaste de Zapatero ha sido brutal aunque lo cierto es que en la dirección del partido nunca se han llegado a plantear el relevo  y es improbable que se lo plantee, salvo que lo pidiera el propio Zapatero.

Su futuro es una incógnita. Desde su entorno familiar hay presiones para que abandone. En el partido se preparan para lo que pueda pasar. Pero nadie sabe a ciencia cierta que va ocurrir de aquí a la primavera de 2012. Un año y medio de espera que a más de uno le parecerá eterno.

- Lea más:


Zapatero cumple 10 años al frente del PSOE
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios