www.diariocritico.com
Aguirre y sus meriendas

Aguirre y sus meriendas

   Los pacientes ingresados en el madrileño hospital de La Paz se han quedado, al parecer, sin merienda. El millar de enfermos que, bien a su pesar, se hospedan en el laberíntico y descomunal sanatorio contribuyen desde el pasado lunes, muy a su pesar también, al esfuerzo ahorrador que demandan los tiempos que corren: desde la una del mediodía, hora del almuerzo, hasta las ocho de la tarde, hora de la cena, no probarán bocado, a menos que, como los presos y los antiguos reclutas, reciban de sus familiares algo que meterse entre pecho y espalda.

   Quienes acusaban a Esperanza Aguirre de no arrimar el hombro en la actual coyuntura, como si se hubiera sublevado ella sola contra la austeridad como se sublevó contra la Ley Antitabaco o contra el aumento del IVA, deberán guardarse para mejor ocasión sus insidias: le acaba de meter un tajo brutal a lo que más quiere, la Sanidad Pública. Esperanza, que lo da todo por la Sanidad, incluso la propia Sanidad a cualquier subcontratista, no ha dudado un instante en sacrificar la merienda de los pacientes madrileños, un café y cuatro galletas María, en pos del ahorro. Es cierto que ha esperado a agosto, ese mes medio muerto, para ejecutar por sorpresa el escamoteamiento del tentempié vespertino, pero no lo es menos que en algún momento y por algún sitio había que empezar, y eso de rebañarles alimentos a los pobres en agosto era demasiado tentador.

   Siempre se dijo que cuando un pobre comía merluza era porque alguno de los dos, el pobre o la merluza, estaba malo. Pero eso era antes, cuando a los enfermos, que no a los pobres, se les guardaba alguna consideración y no se les percibía sólo como gente que sale demasiado cara. En la Sanidad de Madrid se considera un dispendio darles cuatro galletas a media tarde, y ya sabemos cómo se las gasta Esperanza Aguirre, esa mujer, con los dispendios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.