www.diariocritico.com

Reacciones a la noticia de que Celestino Corbacho dejará su cartera ministerial

La marcha del ministro de Trabajo, interpretada como expresión de fracaso

La marcha del ministro de Trabajo, interpretada como expresión de fracaso

CiU sostiene que Corbacho debilitará a Montilla en el PSC

La crisis de Gobierno está ya sobre la mesa de Zapatero. El presidente, que la quiso hacer el pasado mes de junio, la paró por una filtración periodística, tal y como Diariocrítico adelantó en su día. Pero ahora la ha precipitado con su decisión de mandar de vuelta a Corbacho a Cataluña. Una decisión que ha provocado fuertes comentarios políticos, casi todos negativos. Las tensiones cada vez más fuertes en el seno del PSOE, basadas en el miedo a una cadena concatenada de debacles electorales, van a obligar a Zapatero a hacer una auténtica crisis de Gobierno de la que muchos ministros saldrán del Gabinete.
Según fuentes socialistas, Zapatero no hará la gran crisis de Gobierno hasta que no se conozcan los resultados de las primarias en Madrid. En ese momento sabrá si volverá a contar con Trinidad Jiménez como ministra -en el caso de que pierda su duelo con Tomás Gómez- o, por el contrario, la 'liberará' del nuevo Gabinete. Pero en todo caso no será una remodelación, dicen esos medios gubernamentales, sino un cambio de gran calado.

         De momento, el único nombre conocido que deja el Gabinete es el de Celestino Corbacho, ministro de Trabajo e Inmigración. La noticia no es nueva: ya era conocida al inicio del verano, aunque ha sido ahora cuando se ha precipitado todo a través de una conveniente filtración periodística. El hecho de que el que salga en primer lugar del Gabinete sea el ministro del (des)empleo ha originado una catarata de críticas hacia la política de Zapatero.

Desde la izquierda real se recalca que "la salida de Corbacho del Gobierno es la expresión del fracaso de la política económica de Zapatero", como ha afirmado este viernes el diputado de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) en el Congreso y candidato a las próximas elecciones catalanas, Joan Herrera, para quien Corbacho, que sale "en falso por la puerta de atrás ", es "el ministro de la pérdida de derechos de los trabajadores y ha sido el ministro que ha querido salir de la crisis abaratando el despido y los costes laborales".

         UGT y CCOO han ido más lejos, mostrando su "respeto" por la decisión de Corbacho, pero extendiendo la crítica a todo el Gobierno, especialmente a Zapatero. Así, el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha puntualizado que las "políticas de recortes" laborales son atribuibles "al conjunto del Gobierno", "empezando por el presidente", José Luis Rodríguez Zapatero.

         En Ferrol, en una rueda de prensa conjunta con CCOO para evaluar la convocatoria de huelga general del 29 de septiembre, Ferrer recordó que los sindicatos están en una etapa de "confrontación y rechazo de las políticas del Gobierno, las políticas de ajuste y recortes" y de una "reforma laboral lesiva para los trabajadores", que surgen "del conjunto del Gobierno" y de su presidente.


Sáenz de Santamaría: "Abandona el barco el ministro del Empleo"

Desde las posiciones conservadoras no merece mejor calificación la gestión personal de Corbacho ni la global del Gobierno de Zapatero. La portavoz popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado que "la salida de Corbacho pone de manifiesto el fracaso del presidente del Gobierno en solucionar el paro de este país". Y ha añadido que "no es casualidad que el primero que abandona el barco sea el ministro del empleo".

         "No es buena la imagen de descomposición del Gobierno, pero lo que en el PP nos preocupa es que nadie se haga responsable del problema del paro", dijo Sáenz de Santamaría tras la reunión de la Junta de Portavoces, calificando la salida de Corbacho del Gobierno como un "autocese" o "dimisión".

Básicamente, es la misma valoración que la de la secretaria general del PP y presidenta regional en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, para quien Corbacho "ha dejado a España con un nivel de parados que lamentablemente es récord histórico".

         Desde el nacionalismo catalán la salida de Corbacho no ha sido mejor enjuiciada. El líder de CiU, Artur Mas, ha aprovechado para torpedear, de paso, al president José Montilla, a cuya candidatura se incorporará el aún ministro de Trabajo: "Corbacho, como ministro de Trabajo, no tiene credenciales para reforzar una lista electoral, porque es el ministro de Trabajo, pero que lidera el paro en toda Europa y en todo el mundo desarrollado. Cuando alguien tiene una responsabilidad que es crear trabajo y disminuir el paro y resulta que se ha hecho justamente lo contrario, si esto tiene que servir para reforzar una lista puede ser más bien al contrario, puede ser para debilitarla".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios