www.diariocritico.com

Presupuestos Generales del Estado 2011

Presupuestos: el pago de los intereses de la deuda se 'comerá' el 2,5% del PIB

Presupuestos: el pago de los intereses de la deuda se 'comerá' el 2,5% del PIB

>> La financiación elevará el ratio de deuda pública sobre PIB hasta el 68,7%
>> Elena Salgado ha adelantado que va a haber más reformas si la situación lo requiere
>> El gasto de los ministerios se ha reducido en un 16%, un punto más de lo previsto
>> El Banco de España advierte de posibles signos de debilitamiento económico

El pago de los intereses de la deuda pública que España ha tenido que emitir para financiarse va a pasar finalmente factura como se preveía. El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para este año (PGE2011) contempla un importe de 27.400 millones de euros a devolver, que supone casi un 2,5% del PIB. Para ver la dimensión de la cifra, el departamento que dirige Elena Salgado prevé que los ingresos no financieros aumenten un 5,4% "por la mejora de la actividad económica y las medidas adoptadas por el Gobierno".
El Tesoro prevé emitir 192.000 millones de nueva deuda pública en 2011, según recoge el proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Esta cifra es un 14,4% inferior a las emisiones estimadas para 2010, que fue de 224.300 millones de euros, pero continúa siendo una cifra muy elevada que delata las necesidades de financiación del Estado español. Este incremento elevará el ratio de deuda pública sobre PIB hasta el 68,7% desde el 62,8% estimado para 2010.

Precisamente este jueves la economía española ha recibido un doble varapalo: Moody's ha rebajado la calificación de la deuda española y el Banco de España ha señalado en su informe mensual que la actividad económica "podría haberse debilitado" en el tercer trimestre.

Respecto a la composición de la cartera de deuda, los Presupuestos estiman que será bastante similar a la de los últimos años, aunque con un aumento del peso de los títulos a largo plazo (bonos y obligaciones) respecto a las letras a corto plazo. También contemplan emisiones en divisas por valor de 6.000 millones.

Hay que tener en cuenta que estas previsiones se basan en un escenario en el que el déficit público se reducirá al 6% el próximo año, previsión que cuestionan abiertamente los principales institutos de análisis nacionales e internacionales; básicamente, porque parte de un crecimiento de la economía del 1,3% en 2011, el doble de la media de las estimaciones de los economistas.


Presupuestos realistas

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha asegurado este jueves que las cuentas del Estado para el año que viene "son realistas" y van a marcar "una diferencia" porque van a ser los Presupuestos que ayudarán a que el país crezca a un ritmo del 1,3% en 2011.En una rueda de prensa tras entregar los Presupuestos en el Congreso, Salgado dijo que las cuentas son "austeras", que favorecen la cohesión social y que dan un impulso a la recuperación económica.

La ministra ha repasado el contexto en el que se presentan estos Presupuestos, justo cuando, en su opinión el país ha dejado atrás dos años de recesión y se está recuperando la confianza en la economía española gracias, en parte, a la adopción de medidas "duras", de ajuste y al inicio de un conjunto ambicioso de reformas.De la misma forma, ha asegurado que los Presupuestos están marcados por la necesaria reducción del déficit y la mejora de la competencia, ya que se trata de la única manera de proteger al país de la situación de los mercados financieros, que aún es "volátil" y cuenta con ciertos elementos de inestabilidad.

Pero en contraste con estas primeras afirmaciones, el mensaje de Salgado ha sido más contundente para adelantar que "habrá austeridad y más reformas",si no se cumplen los objetivos previstos, una posibilidad que ya adelantó su responsable del Tesoro. El Gobierno va a centrar sus esfuerzos en la reducción del déficit y la mejora de la competitividad. "Es la única manera de proteger al país de la situación de los mercados que todavía es volátil", ha explicado Salgado.

Las cifras de los Presupuestos

Cambios fiscales

El proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) incluye una subida del tipo marginal del IRPF de un punto para las rentas superiores a 120.000 al año y de dos puntos porcentuales a los contribuyentes con ingresos mayores a 175.000 euros.

Así, quienes ganen entre 120.000 y 175.000 euros brutos tributarán al 44% y los que cobren de 175.000 euros en adelante lo harán al 45%. Esta medida afectará a unos 100.000 contribuyentes y supondrá recaudar entre 170 y 200 millones de euros más.

También en materia fiscal, el Ejecutivo ha modificado la tributación de las retribuciones plurianuales y se fija en 300.000 euros el límite a los rendimientos a los que se puede aplicar la reducción del 40%.

El Gobierno introduce también cambios en la tributación de las sicavs, eliminando la posibilidad que tenían ahora los partícipes de diferir el pago por la percepción de dividendos.

Finalmente, se modifica la Ley del Impuesto sobre Sociedades para que las pymes que pierdan dicha condición por superar el límite de 8 millones de euros de cifra de negocios, puedan seguir aplicando el régimen especial de tributación del que se benefician.

Según explicó Salgado, el impacto recaudatorio total de este conjunto de medidas fiscales se situará en unos 300 millones de euros. Si a esto se suma la ya anunciada supresión de la deducción por vivienda a quienes ganen más de 24.170 euros al año y otras modificaciones menores para equipara el tratamiento fiscal entre la compra y el alquiler, el Estado ingresará unos 500 millones más.

Con este documento, también se equiparan los límites de la deducción por alquiler de vivienda a los de la deducción por adquisición de vivienda habitual y se incrementa del 50% al 60% la reducción del rendimiento neto por arrendamiento de bienes inmuebles destinados a vivienda. Además, se reduce de 35 a 30 años la edad del arrendatario a efectos de aplicar la reducción del 100%.

Recortes del gasto

El documento contempla asimismo el recorte del gasto público no financiero del 7,9%. Los gastos de funcionamiento (excluidos procesos electorales) disminuyen un 6,7%. El tijeretazo del gasto de los ministerios en su conjunto se ha reducido en un 16%, un punto porcentual más a lo que se anunció inicialmente. Según dijo Salgado el recorte se realizará a excepción de áreas como educación o I+D+i.

Por otro lado, el departamento que dirige Salgado prevé que ingresos no financieros aumenten un 5,4% "por la mejora de la actividad económica y las medidas adoptadas por el Gobierno".

Subida a las pensiones mínimas

El anteproyecto de Presupuestos también prevé una subida del 1% de las pensiones mínimas. El incremento de las pensiones mínimas, que cobran algo más de 2,5 millones de personas, contrasta con la congelación del resto de prestaciones que el Ejecutivo anunció dentro del plan de recorte del gasto público.

Previsiones macro

La deuda pública de la Administración central pasará del 47,8% del PIB este año al 51,5% el que viene. Para el conjunto de las Administraciones, el Ejecutivo prevé un aumento del 68,8% del PIB al 68,7% del PIB. En este sentido, Salgado destacó que la media europea está en torno al 80%.

Por otro lado, Salgado anunció que el déficit de las Administraciones Públicas en 2009 fue del 11,1% del producto interior bruto (PIB), una décima menos que lo anunciado anteriormente.

Pese a ello, el cuadro macroeconómico se mantiene casi en línea con lo anunciado por el Ejecutivo anteriormente. Así, el PIB descendería un 0,3% este año y crecería un 1,3% el próximo. En cambio, la previsión del porcentaje de desempleados para 2011 es del 19,3%, frente al 18,9% inicial. En este sentido, Salgado declaró que la recuperación va algo más lenta de lo que creían.

Para este año, el Gobierno prevé un saldo negativo del 9,3% del PIB, que pasaría al -6% en 2011.

Además, el Gobierno también ha decidido aplazar la entrada en vigor de la ampliación a un mes de los permisos por paternidad por "una cuestión económica".

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) establecen el límite máximo de gastos y la estimación de ingresos durante el ejercicio, además de los límites máximos de prestación de garantías y de endeudamiento que sean aplicables. Se aprueban por Ley en las Cortes Generales. Los PGE constan de los presupuestos correspondientes a la Administración General (Departamentos del Gobierno y Secciones presupuestarias) y a la Administración Institucional (Organismos Autónomos, Entes Públicos de Derecho Privado y Sociedades Públicas).

Este documento tiene que pasar ahora el trámite parlamentario, para su aprobación el Gobierno contará previsiblemente con el apoyo del PNV y Coalición Canaria. El debate se prevé más duro que en otras ocasiones debido al actual contexto económico. Así, las cuentas del Estado tienen que cerrar el año que viene con un déficit equivalente al 6% del Producto Interior Bruto, dentro del esfuerzo que ha pedido la Unión Europea de reducir al máximo los números rojos tras los planes expansivos que se adoptaron para combatir la crisis.Para 2013, España tiene que cumplir con el objetivo de un 3% del PIB en lo que respecta a déficit.


- Lea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios